SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Un estudio sugiere un vínculo entre los antiácidos y las infecciones con súper gérmenes

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -

Los brotes recurrentes de C. difficile fueron más comunes entre los que tomaban los fármacos para reducir el ácido estomacal

LUNES, 27 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Los pacientes que toman ciertos antiácidos podrían ser más propensos a sufrir brotes recurrentes de una infección común con un "súper germen", sugiere un nuevo estudio.

Los inhibidores de la bomba de protones, como Prilosec, Prevacid y Nexium, o los llamados bloqueadores H2, como Zantac, Pepcid y Tagamet, se vincularon con un aumento del 50 por ciento de desarrollar múltiples infecciones con la Clostridium difficile, encontraron los investigadores.

Pero el estudio no probó que esos antiácidos provoquen las infecciones recurrentes con la C. difficile, solo que parece existir una asociación.

Y un especialista que no participó en el estudio dijo que los hallazgos no le harán cambiar sus patrones de emisión de recetas.

La C. difficile puede provocar diarrea y una inflamación del colon potencialmente letal. En Estados Unidos, cada año más o menos medio millón de personas se enferman con la C. difficile. En años recientes, esas infecciones se han hecho más comunes, más graves y más difíciles de tratar, según la Clínica Mayo.

"Los medicamentos para suprimir el ácido gástrico se recetan comúnmente y se consumen sin receta para la enfermedad del reflujo gastroesofágico [ERGE], la enfermedad de la úlcera péptica o la dispepsia funcional, pero a veces también se recetan para indicaciones innecesaria, lo que conduce a un uso excesivo de esos fármacos", señaló el investigador líder del estudio, el Dr. Sahil Khanna, profesor asistente de medicina en la división de gastroenterología y hematología de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

La infección recurrente con la C. difficile es un problema importante, con un riesgo de hasta un 50 a un 60 por ciento de que las personas hayan tenido tres o más infecciones, dijo Khanna.

Lo más común es que la C. difficile afecte a los adultos mayores o en centros de atención a largo plazo, y normalmente ocurre tras el uso de antibióticos, señaló.

Pero estudios recientes han mostrado unas tasas crecientes de infección en individuos más jóvenes y más sanos sin antecedentes de uso de antibióticos ni exposición a centros de atención de la salud, advirtió Khanna.

Especuló que la supresión del ácido estomacal podría afectar a las bacterias que viven en los intestinos en esas personas, dejando las puertas abiertas para la C. difficile.

También es posible que los que toman supresores del ácido estén en un peor estado de salud que los que no los toman, lo que a su vez podría hacerles más susceptibles a infecciones como la C. difficile, planteó Khanna.

Cree que la mejor forma de prevenir las infecciones recurrentes con la C. difficile en esos pacientes es controlar el mal uso de esos medicamentos.

"Los pacientes con C. difficile se deben reexaminar para evaluar la necesidad de usar medicamentos para suprimir el ácido gástrico", aconsejó Khanna.

El informe aparece en la edición en línea del 27 de marzo de la revista JAMA Internal Medicine.

Un especialista que no participó en la investigación no cree que médicos ni pacientes deban preocuparse por estos hallazgos.

"Mi consejo para los pacientes es que no cambien nada ni se preocupen: no hay alarmas que ameriten más discusión", dijo el Dr. David Bernstein, jefe de hepatología en Northwell Health in Manhasset, Nueva York.

Según la experiencia clínica, "no vemos esto como un problema, porque muchas personas toman estos medicamentos", comentó Bernstein. "No cambiaría nada de lo que hacemos médicamente ni diría nada a los pacientes en base a lo que este metaanálisis encontró".

Para llegar a sus conclusiones, Khanna y sus colaboradores analizaron 16 estudios que incluyeron a más de 7,700 pacientes con C. difficile. Entre ellos, un 20 por ciento desarrollaron infecciones recurrentes.

Este tipo de estudio se conoce como metaanálisis porque intenta evaluar estudios ya publicados con la esperanza de encontrar un hilo común que pueda aplicarse a todos. El punto débil de estos estudios es que mezclan hallazgos desarrollados usando distintos métodos e intentan hacer que encajen.

Esos investigadores encontraron que un 22 por ciento de los pacientes que tomaban supresores del ácido experimentaron infecciones recurrentes con la C. difficile, en comparación con un 17 por ciento de los que no tomaban esos fármacos.

Más información

Para más información sobre la C. difficile, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad