SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Fumar marihuana es habitual entre las adolescentes embarazadas, según una encuesta

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -

Los médicos expresan su preocupación sobre los daños para el feto en desarrollo

LUNES, 17 de abril de 2017 (HealthDay News) -- Los resultados de una encuesta estadounidense muestran que el 14 por ciento de las adolescentes embarazadas fuman marihuana, lo que añade una preocupación más a los daños del embarazo adolescente.

Esta encuesta nacional de gran tamaño encontró que más del doble de las chicas embarazadas de 12 a 17 años consumen marihuana que sus pares no embarazadas. Y una cantidad significativamente mayor consume la droga que las mujeres embarazadas de entre 20 y 29 años, dijo la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.

Las evidencias con respecto a los efectos de la marihuana en el feto en desarrollo son limitadas, pero el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) recomienda que las mujeres embarazadas dejen de consumirla.

"Algunos de los estudios que existen sugieren que el consumo de marihuana provoca riesgos en el embarazo", apuntó la Dra. Judy Chang, profesora asociada de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas de la Universidad de Pittsburgh.

Esos riesgos incluyen "que los bebés sean más delgados, que los niños presenten algunos problemas con sus habilidades de pensamiento y aprendizaje, [y] que los niños tengan más dificultades para hacer tareas cerebrales más complejas en la adolescencia", comentó Chang, que no participó en la encuesta.

Los embarazos en la adolescencia ya se asocian con unos bebés de menor tamaño en parte porque las madres jóvenes son menos propensas a recibir una atención prenatal que las mujeres con una edad mayor. También son más propensas a fumar durante el embarazo, según la ACOG.

Los nuevos hallazgos proceden de la Encuesta nacional de uso de medicamentos y drogas de 2002 a 2015, que exploró el consumo de marihuana entre 410,000 mujeres de 12 a 44 años de edad. Aproximadamente 14,400 participantes de la encuesta estaban embarazadas en el momento de responderla.

Se preguntó a todas las participantes si estaban embarazadas y sobre su consumo de marihuana durante el mes anterior. Los cómputos finales se basaron en los autorreportes, lo que podría significar que los resultados reflejen un consumo más bajo del verdadero.

"Encontramos que casi el 4 por ciento de [todas] las mujeres embarazadas reportaron haber consumido marihuana durante el mes anterior", dijo Volkow.

El consumo de marihuana fue mucho más bajo para las adultas mayores de 26 años (menos de un 2 por ciento) que para las de 18 a 25 años o las adolescentes de 12 a 17 años.

Además, las negras eran más propensas a consumir marihuana durante el embarazo que las blancas o las hispanas, encontró la encuesta.

Volkow dijo que su equipo se "sorprendió" por la diferencia entre las adolescentes embarazadas y las no embarazadas que consumían marihuana: el 6 por ciento de las adolescentes no embarazadas frente a un poco más del 14 por ciento de las que sí lo estaban.

"Aunque no podemos establecer causalidad, es muy probable que las adolescentes que sean generalmente más propensas a tomar riesgos quizá tengan más probabilidades de consumir marihuana y tener sexo sin protección", dijo Volkow.

La encuesta también reveló que el consumo de marihuana en el embarazo fue más habitual durante el primer trimestre, "cuando los fetos podrían tener la mayor susceptibilidad a los daños por las drogas", dijeron los investigadores.

Eso "podría indicar que algunas mujeres podrían estar consumiendo marihuana para manejar las náuseas, y/o que no sabían que estaban embarazadas", comentó Volkow.

Los hallazgos no sorprendieron a Chang.

"Los estudios muestran un aumento de la aceptación y del consumo de marihuana por parte de los adolescentes y un aumento del consumo entre las mujeres embarazadas", indicó. "De modo que no es sorprendente ver un aumento en el consumo entre las adolescentes embarazadas".

Pero la propia investigación de Chang y otros estudios encontraron que "incluso cuando las pacientes embarazadas dicen que están consumiendo marihuana para tratar las náuseas matutinas, el consumo en realidad empezó antes de quedar embarazadas", añadió.

Independientemente de la razón subyacente, Chang sugirió que la preocupación por el impacto que pueda tener a largo plazo amerita que se le dé una mayor atención científica.

"Sabemos que la marihuana afecta al cerebro. Eso es lo que provoca sus efectos", señaló. "Lo que sugieren esos otros estudios es que podría haber un riesgo de que fumar marihuana durante el embarazo cause daños cerebrales en el bebé en desarrollo".

Volkow se mostró de acuerdo. El componente de la marihuana que provoca la intoxicación (el cannabinoide THC [tetrahidrocannabinol]) también podría influir en el desarrollo neural y en la maduración cerebral, dijo.

La investigación previa sugiere que la exposición en el útero a cantidades incluso bajas de THC podría aumentar el riesgo de adicción a largo plazo del recién nacido, dijo Volkow.

Los resultados de la encuesta aparecen en la edición del 17 de abril de la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre el consumo de marihuana y el embarazo, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad