SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

¿Fumar durante el embarazo podría afectar al riesgo de autismo de un nieto?

Un estudio muestra una asociación a lo largo de las generaciones, pero la investigación no puede demostrar causalidad

JUEVES, 27 de abril de 2017 (HealthDay News) -- Cuando una mujer deja de fumar durante su embarazo, probablemente piense en los posibles efectos para su bebé.

Pero un nuevo estudio británico apunta a que fumar en el embarazo podría incluso afectar a la salud de los nietos de la mujer; en concreto, al riesgo de autismo.

"Ya sabemos que proteger a un bebé del humo del tabaco es una de las mejores cosas que una mujer puede hacer para que su hijo empiece la vida de forma saludable", dijo la coautora del estudio, Jean Golding, de la Universidad de Bristol. "Ahora hemos encontrado que no fumar durante el embarazo también podría dar a sus futuros nietos un mejor inicio".

El estudio no puede demostrar una relación de causalidad, pero una experta en autismo estadounidense que revisó los hallazgos dijo que la conclusión de los investigadores no es inverosímil.

Aunque el hallazgo es nuevo, "el mecanismo por el cual podría ocurrir esto ha sido el centro de estudio durante cinco años", comentó Alycia Halladay, directora científica de la Autism Science Foundation.

Halladay cree que cuando una mujer fuma durante el embarazo, esto podría afectar a los óvulos en desarrollo de un feto femenino en el útero. Y eso, a su vez, podría afectar a las probabilidades de los hijos de su hija de tener un riesgo de autismo más alto, sugirió.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron datos de más de 14,500 niños nacidos en Reino Unido en los 90.

El estudio encontró que las personas con una abuela materna que fumó durante el embarazo tenían un riesgo un 53 por ciento más alto de tener autismo.

Los hallazgos también mostraron que las chicas cuya abuela materna fumó durante el embarazo tenían un 67 por ciento más de probabilidades de tener rasgos asociados con el autismo, por ejemplo síntomas como unas malas habilidades de comunicación social y conductas repetitivas.

Los investigadores se mostraron de acuerdo con Halladay: la exposición al humo de los cigarrillos en el útero podría afectar a los óvulos en desarrollo de un feto femenino, provocando cambios que finalmente podrían afectar al desarrollo de sus propios hijos.

Aun así, los autores del estudio enfatizaron que se necesita más investigación para determinar cuáles son esos cambios moleculares, y averiguar si las mismas asociaciones se producen en otros grupos de personas.

Otro experto estadounidense dijo que los hallazgos eran intrigantes.

"Hay muchísimas razones por las que las personas no deberían fumar", dijo el Dr. Andrew Adesman. "Este estudio ofrece más razones: las mujeres que fuman durante el embarazo ponen a sus nietas en un riesgo más alto de sufrir un trastorno del espectro autista".

Pero "el aumento general en el riesgo relacionado con fumar es bastante modesto", añadió Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York.

"Aunque la exposición prenatal de una mujer al humo de cigarrillo parece estar asociado décadas después con el trastorno del espectro autista en sus descendientes, las mujeres que fuman o que fueron expuestas ellas mismas al humo de cigarrillo antes de nacer deberían consolarse al saber que su riesgo de tener un hijo con el trastorno del espectro autista sigue siendo muy bajo", dijo Adesman.

Por su parte, Halladay dijo que normalmente ha sido difícil para los científicos evaluar cómo afectan las conductas a las múltiples generaciones de la descendencia, de modo que la mayoría de las investigaciones sobre esto "se han realizado con modelos animales".

Pero la base de datos del Reino Unido usada en el nuevo estudio "tiene los datos para evaluar la exposición de los abuelos", cree Halladay.

Dado que la base de datos que usaron los investigadores era tan detallada, dijeron que pudieron descartar otros factores posibles que podrían explicar el vínculo.

Los trastornos del espectro autista afectan a alrededor de uno de cada 68 niños en Estados Unidos, y a los chicos con mucha más frecuencia que a las chicas.

El estudio se publicó el 27 de abril en la revista Scientific Reports.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad