SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

En los estados que autorizan la marihuana médica, hay un mayor consumo ilícito de la droga, según un estudio

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -

El trastorno por consumo de cannabis también está aumentando con mayor rapidez en los estados con leyes que la legalizan

MIÉRCOLES, 26 de abril de 2017 (HealthDay News) -- Un efecto no intencionado de las leyes sobre la marihuana medicinal podría ser un aumento más marcado en el consumo ilícito de la droga, informa un nuevo estudio de EE. UU.

El consumo ilícito de marihuana aumentó significativamente más en los estados que aprobaron leyes sobre la marihuana medicinal en comparación con otros estados, encontraron los investigadores al comparar tres encuestas nacionales llevadas a cabo entre 1991 y 2013.

Los estados con leyes sobre la marihuana medicinal también experimentaron un aumento en las personas que no pueden parar de consumir marihuana aunque esté interfiriendo con varios aspectos de sus vidas, dijeron los investigadores. Esto se conoce como trastorno por consumo de cannabis.

Esas leyes "parecen enviar el mensaje de que esta droga es segura y de alguna forma aceptable", dijo la investigadora líder, Deborah Hasin, de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Con ese mensaje implícito, más personas se sienten libres de usar la marihuana como usarían el alcohol, como un medio de relajarse o de afrontar problemas como la ansiedad o la depresión, señaló Hasin, profesora de epidemiología.

La proliferación de los dispensarios de marihuana medicinal también podría fomentar el consumo ilícito, planteó Rosalie Pacula, directora del Centro Bing de Economía de la Salud de la RAND Corporation.

Los estados con marihuana medicinal que restringen la cantidad de dispensarios y que regulan el sistema de forma estricta parecen tener unos patrones de consumo ilícito de la droga distintos que los de estados como California y Colorado, donde las leyes equivalieron a un "sistema de legalización de facto", dijo Pacula, que no participó en el estudio.

"Lo que ha conducido a un efecto de generalización en este mercado recreativo es la comercialización de la industria de la marihuana medicinal", añadió.

California aprobó su primera ley sobre la marihuana médica en 1996. Hoy en día, un total de 29 estados han aprobado la marihuana medicinal, y ocho estados han legalizado el consumo recreativo de la droga.

Hasin y sus colaboradores estiman que las leyes de marihuana medicinal han conducido a que 1.1 millones adicionales de adultos consuman marihuana, y a que 500,000 adultos más tengan un trastorno por cannabis diagnosticable.

Los investigadores utilizaron datos de más de 118,000 adultos, recolectados en tres encuestas nacionales que abarcaron entre 1991 y 2013.

En 1991, ningún estadounidense vivía en estados con marihuana medicinal, pero en 2012 más de un tercio vivían en estados que habían aceptado la marihuana medicinal.

Los estudios mostraron que el consumo ilícito en los estados que han promulgado leyes sobre la marihuana medicinal tendía a superar a los estados sin legalización en 1.4 puntos de porcentaje, en promedio. Los estados con marihuana medicinal también superaban a los demás estados en los trastornos por el consumo de cannabis en 0.7 puntos de porcentaje, en promedio.

El aumento en los trastornos por el consumo de cannabis podría deberse a la creciente potencia de la marihuana que se ha dado bajo la legalización, dijo Hasin.

Esas tendencias podrían hacerse incluso más pronunciadas en los estados que han legalizado del todo el consumo recreativo de la marihuana, añadió.

"Parece que todo lo que podríamos ver con las leyes sobre la marihuana medicinal se acentuaría con las leyes sobre la marihuana recreativa", comentó Hasin.

Pero estos nuevos hallazgos contradicen a otros estudios que no han mostrado un aumento en el consumo de marihuana entre los adolescentes tras la implementación de los programas de marihuana medicinal, dijo Paul Armentano, subdirector de NORML, un grupo que defiende la reforma de las leyes sobre la marihuana.

"La experiencia del mundo real en EE. UU. con la regulación de la marihuana médica... encuentra que el cannabis puede producirse y dispensarse legalmente de una manera responsable que afecta positivamente a las vidas de los pacientes, pero que no impacta de forma inadvertida o adversa en la salud pública ni en la seguridad pública", afirmó Armentano.

Pacula añadió que las personas deben tener cuidado al interpretar el nuevo estudio, porque usa datos nacionales para evaluar tendencias estatales. Las leyes sobre la marihuana medicinal varían de un estado a otro, de forma que aplicar datos nacionales podría pasar por alto unas diferencias geográficas importantes.

"Cuando se evalúan los efectos de una ley estatal en una muestra que no es representativa del estado, puede resultar engañoso", dijo Pacula.

Por ejemplo, el estudio muestra una reducción en el consumo de marihuana en California entre 1991 y 2002, anotó.

"De inmediato eso nos debe decir que ocurre algo raro", dijo Pacula. "Me gustaría que este estudio se replicase con datos específicos según el estado".

El estudio aparece en la edición del 26 de abril de la revista JAMA Psychiatry.

El Dr. Wilson Compton, subdirector del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU., concurrió en que las diferencias en las leyes estatales importan, lo que incluye la cantidad de dispensarios permitidos según la ley y qué tan estrictamente se les regula.

Compton comparó esas leyes con las leyes que regulan el alcohol en los estados.

"La densidad de los puntos de venta de alcohol se asocia con la cantidad de problemas que vemos por el alcohol", señaló Compton, coautor de un editorial que acompañó al estudio.

Más información

Para más información respecto a las leyes estatales sobre la marihuana, visite la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad