SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

El cambio climático podría afectar a la salud mental de los estadounidenses, según un informe

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -

Los desastres relacionados con el clima que se anticipan fomentarán la ansiedad y la depresión, advierte un grupo de psicólogos

JUEVES, 30 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Mientras la administración de Trump procede a deshacer ciertas políticas sobre el cambio climático, un destacado grupo de psicólogos de EE. UU. ha publicado un informe en el que afirma que las tendencias al calentamiento y los eventos climáticos extremos relacionados podrían causar estragos en la salud mental.

"Los impactos del cambio climático no se restringirán a los que se vean directamente afectados", advirtió Susan Clayton, coautora del nuevo informe de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) y ecoAmerica, una organización sin fines de lucro.

El cambio climático presenta "una amenaza mucho más general para nuestro bienestar a través de impactos directos e indirectos en la salud mental", dijo Clayton, profesora de psicología en el Colegio de Wooster, en Ohio.

El informe enfoca la atención en los efectos físicos del cambio climático, como la enfermedad pulmonar y cardiaca, la desnutrición y un mayor riesgo de asma y enfermedades transmitidas por los insectos, como el Zika.

Pero los efectos psicológicos podrían ser más difíciles de cuantificar. Cuando las inundaciones pasen o los incendios incontrolados se apaguen, el sufrimiento humano podría persistir, dijeron los investigadores.

Por ejemplo, en las áreas de la Costa del Golfo devastadas por el huracán Katrina en 2005, el suicidio y/o la ideación suicida aumentaron en más del doble. Casi la mitad de la población desarrolló un trastorno de la ansiedad o del estado de ánimo, como la depresión, mientras que 1 persona de cada 6 experimentó un trastorno de estrés postraumático (TEPT), según investigaciones anteriores citadas en el nuevo informe.

De forma similar, se encontró que casi un 15 por ciento de los residentes afectados por el huracán Sandy en 2012 tenían síntomas de TEPT, según el informe.

Las víctimas de desastres naturales que deben mudarse debido a la pérdida del trabajo o la vivienda con frecuencia sienten una falta de control, de seguridad, de identidad y de autonomía, anotó el informe.

Esa vulnerabilidad emocional se extiende a cambios más sutiles relacionados con el clima, como una peor calidad del aire, el inicio de una sequía, el declive sostenido en la disponibilidad de los alimentos (la llamada seguridad alimentaria) y el aumento en el estrés relacionado con el calor. Todo esto afecta a la salud mental, advirtió el grupo de psicólogos.

Según los autores del informe, el resultado es una amplia variedad de personas en riesgo de desarrollar un sentimiento de indefensión, fatalismo, resignación y terror a medida que el cambio climático afecte al entramado social y la identidad de sus comunidades.

El informe llega poco después de unas controversiales medidas de la administración de Trump por deshacer las protecciones ambientales de EE. UU. instauradas por la Casa Blanca de Obama.

Los esfuerzos por combatir el cambio climático son esenciales, según los autores del informe. Globalmente, la incidencia de olas de calor se triplicó entre 2011 y 2012. Y se proyecta que las temperaturas en alza provoquen que los niveles del océano hayan aumentado entre 8 pulgadas (20 centímetros) y más de 6.5 pies (casi dos metros) para el año 2100, señaló el informe.

Esto supondrá una amenaza para casi 8 millones de estadounidenses que viven ahora en regiones costeras, comentaron los autores del informe.

Respecto a la salud mental, una amplia revisión de la investigación existente indicó que entre un 7 y un 40 por ciento de los supervivientes a desastres naturales desarrollan algún tipo de patología de salud mental. Además de ansiedad y depresión, esto puede incluir el abuso de sustancias.

El informe también resaltó el daño psiquiátrico para los niños enfrentados al estrés y la incertidumbre. Se teme que estén en riesgo de cambios conductuales que pudieran socavar el bienestar de su desarrollo e interferir con la memoria, la toma de decisiones y el logro académico.

Además de trabajar para las soluciones climáticas, Clayton dijo que la mejor estrategia individual de defensa es fortalecer las conexiones sociales.

"Las conexiones sociales son muy importantes para el bienestar de los individuos en las mejores épocas, y son un indicador clave de resiliencia tras los eventos negativos", añadió.

Infórmese sobre el impacto probable del cambio climático en su comunidad, y entérese de cómo prepararse, aconsejó.

"Estar informado le hará sentirse con, y en realidad tener, un mayor control", dijo Clayton.

El optimismo también puede ayudar, anotó. "El cambio climático es una amenaza importante. Pero hemos afrontado amenazas importantes antes", enfatizó.

El informe fue publicado el 30 de marzo.

Más información

Para más información sobre el cambio climático y la salud mental, visite la Asociación Americana de Psicología.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad