SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

VIH a los 50: la infección no se detiene

Por -
VIH a los 50: la infección no se detiene

Cuando se informa —y se piensa— en el VIH, el portador tipo es una persona joven, tal vez gay, con múltiples parejas o adicto a drogas intravenosas. Sin embargo, si bien el mayor riesgo está concentrado en estos grupos, el virus del sida es democrático: puede infectar a cualquiera. De hecho, de las 1.2 millones de personas que viven con VIH/SIDA en el país, 313,200 son adultos mayores de 55 años.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) salta toda barrera, una de ellas la generacional. En el país, ha ido aumentando el número de personas mayores de 55 que se infectan, y esta población está en un riesgo mayor de desarrollar Sida, la última fase de la infección, ya que ni siquiera sabe que puede ser portadora y menos piensa en hacerse una prueba.

Los mayores de 50 representan el 5 por ciento de las cerca de 50,000 nuevas infecciones anuales.

Es que, según explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), este grupo no creció con la palabra "condón" tallada en la mente. Se trata de una generación "pre-sida", acostumbrada a utilizar otros métodos de barrera, especialmente para prevenir el embarazo, sin pensar demasiado en enfermedades de transmisión sexual.

Por eso, los que están sexualmente activos —viudos, divorciados que vuelven a la arena amorosa u otras situaciones—no tienen la información necesaria para protegerse o simplemente creen que están más allá de infectarse con el VIH. 

Los CDC también destacan además estos factores de riesgo en esta etapa de la vida:

  • Las mujeres en la menopausia, que ya no tienen que preocuparse por un embarazo, suelen "relajarse" sobre los métodos de prevención. Además, la mayor sequedad vaginal puede generar pequeñas lesiones internas que eventualmente le pueden abrir la puerta al VIH.
  • Las medicaciones para la disfunción eréctil permiten a los hombres continuar activos en la vida sexual que de otra manera sería imposible.
  • Aunque visitan a sus médicos con más frecuencia, los adultos de más de 50 años hablan menos de sus hábitos sexuales, o si utilizan drogas, lo que vuelve más laberíntico el diagnóstico.

Tener el VIH en el otoño de la vida también puede generar un estigma mayor que el que vive un joven.

La buena noticia es que hay tratamientos disponibles que permiten transformar a la infección por VIH en una condición crónica, que no derive en un complejo cuadro de Sida.

De hecho, muchas personas que llevan décadas portando el virus ya han superado los 50 años: según ONUSIDA, 4.2 millones de personas con VIH a nivel mundial tienen más de esa edad.

Para información sobre recursos, tratamientos y consejería, se puede llamar al 1-800-CDC-INFO (232-4636), que ofrece información sobre VIH y centros de salud cercanos. También la persona interesada se puede comunicar con el 1-800-458-5231, una red de recursos nacional de los CDC.

El número 1-800-448-0440 es de AIDSInfo, una línea específica para información sobre tratamientos y ensayos clínicos.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad