SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La circuncisión y el VIH

Por HolaDoctor -
La circuncisión y el VIH

Distintas investigaciones han documentado que la circuncisión masculina reduce drásticamente el riesgo de que los hombres adquieran el VIH durante las relaciones sexuales de pene-vagina. De todas formas existe controversia sobre el procedimiento.

Introducción

La circuncisión masculina se relaciona con un riesgo menor de infección por VIH en hombres, según conclusiones de estudios internacionales y de tres ensayos clínicos. Es posible, pero todavía no se ha evaluado adecuadamente, que la circuncisión masculina también pueda reducir la transmisión del VIH de hombres a mujeres.

La circuncisión también se ha relacionado con otros beneficios para la salud. Aunque la circuncisión masculina conlleva algunos riesgos, las complicaciones graves son poco comunes. De todas formas aún hay controversia sobre este procedimiento médico, ya que esta ligado a creencias religiosas y culturales.

Qué es la circuncisión

La circuncisión es la extirpación del prepucio, la piel que recubre al glande (la parte final del pene), dejándolo al descubierto. Es un procedimiento que se puede realizar al nacer, o en cualquier momento de la vida. Según la Organización Mundial de la Salud, el 30 por ciento de los hombres a nivel mundial está circuncidado.

La circuncisión se relaciona con costumbres religiosas y culturales. La historia registra las primeras referencias a la circuncisión en el siglo V antes de Cristo. El historiador Heródoto describe la circuncisión como de origen egipcio.

Los judíos practican la circuncisión por religión al octavo día del nacimiento. Pero fue en Inglaterra en el siglo XIX cuando se instauró la circuncisión neonatal como medida preventiva contra la masturbación, y para prevenir la sífilis.

La circuncisión y el riesgo de trasmisión de VIH

Según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), a diferencia de otras partes de la piel, la que recubre al prepucio (la parte externa delpene) tiene más células susceptibles de infectarse con el VIH, llamadas células de Langerhas. Muchas veces el prepucio se desgarra durante una relación sexual, lo que lo vuelve una zona más vulnerable.

Las enfermedades que provocan úlceras como los herpes o la sífilis, elevan el riesgo de infección.

Estudios de observación

Los CDC indican que en el 2000 se publicó una revisión sistemática y un meta análisis sobre la circuncisión masculina y la transmisión heterosexual del VIH en África. Se realizaron 19 estudios transversales, 5 estudios de casos y controles, 3 estudios de cohortes y 1 estudio de parejas. Se observó lo siguiente:

  • El riesgo relativo de infección por VIH fue 44% menor en los hombres circuncidados.
  • La relación más pronunciada se observó en hombres con alto riesgo, como pacientes de clínicas para el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (ETS), entre los cuales el riesgo relativo fue 71% menor en los hombres circuncidados.
  • Los países africanos y asiáticos con una prevalencia de circuncisión masculina menor del 20%, tienen una prevalencia de infección por el VIH mucho mayor que la de los países de estas regiones en los cuales más del 80% de los hombres están circuncidados.

Ensayos clínicos

En 2005 y 2006 se realizaron 3 ensayos en Sudáfrica, Kenia y Uganda, los cuales arrojaron los siguientes resultados: los hombres circuncidados en Sudáfrica tuvieron una reducción del 76 por ciento del riesgo de infección por el VIH; el 60 por ciento en Uganda, y el 55 por ciento en Kenia.

La circuncisión en Estados Unidos

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición analizó datos entre 1999 y 2004 y halló que el 79% de los hombres reportaron estar circuncidados. Esta cifra incluye un 88% de hombres blancos no hispanos, 73% de hombres negros no hispanos, 42% de hombres mexicoamericanos y 50% de hombres de otras razas y grupos étnicos.

Los CDC indican que, según la Encuesta Nacional de Altas Hospitalarias (NHDS, por sus siglas en inglés), el 65% de los recién nacidos en 1999 fueron circuncidados y la proporción total de recién nacidos circuncidados permaneció estable entre 1979 y 1999.

En otra encuesta, la Muestra Nacional de Personas Hospitalizadas (NIS, por sus siglas en inglés), se observa que las tasas de circuncisión se incrementaron del 48% entre 1988 y1991 al 61% entre 1997 y 2000. La circuncisión fue más común entre recién nacidos de familias de estado socioeconómico más alto, los nacidos en el noreste o región central de Estados Unidos y los de raza negra.

La Academia Nacional de Pediatría manifiesta sobre la circunsición que “es una posición válida que los padres consideren los aspectos culturales, religiosos y tradiciones étnicas además de los factores médicos al tomar este tipo de decisiones”. Esta opinión de la Academia fue reconfirmada en el 2005. Sin embargo, en la actualidad están revisando sus recomendaciones a la luz de los nuevos análisis y ensayos.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad