SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hablemos de pavo

Por Consumer Reports -
Hablemos de pavo

En nuestro primer análisis de laboratorio de carne de pavo molida comprada en las tiendas minoristas a nivel nacional, más de la mitad de los paquetes de carne molida cruda y hamburguesas arrojaron resultados positivos respecto a la presencia de bacterias fecales.


Algunas muestras contenían otros gérmenes, que incluye la salmonella y Staphylococcus aureus, dos de las principales causas de enfermedades transmitidas por alimentos en los Estados Unidos. En general, el 90% de las muestras tenían una o más de las cinco bacterias consideradas en nuestro estudio.

Otro motivo de preocupación fue que casi la totalidad de los organismos que causan enfermedades en nuestras 257 muestras demostraron ser resistentes a uno o más de los antibióticos utilizados con frecuencia para combatirlos. 

Se suministra antibióticos a los pavos (y otros animales de consumo, entre los que están incluidos los pollos y los cerdos) para el tratamiento de enfermedades agudas; pero los animales saludables también reciben medicamentos todos los días en sus alimentos y agua para aumentar su peso y prevenir enfermedades. Muchos de los medicamentos son similares a los antibióticos importantes en la medicina humana.

Esa práctica, predominante especialmente en grandes corrales de engorde e instalaciones de producción en masa, está acelerando el aumento de superbacterias resistentes a los medicamentos, una grave preocupación en materia de salud. Es probable que las personas enfermas por causa de dichas bacterias tengan que probar varios antibióticos antes de que uno haga efecto.

Entre nuestros hallazgos se encuentran:

  • El 69% de las muestras de carne de pavo molido albergaba Enterococcus y el 60%, Escherichia coli. Dichas bacterias están asociadas con la contaminación fecal. Aproximadamente el 80% de las bacterias Enterococcus fueron resistentes a tres o más grupos (o clases) de antibióticos estrechamente relacionados, así como lo fue más de la mitad de los E. coli.
  • Tres muestras estaban contaminadas con Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), que puede causar infecciones mortales.
  • La carne molida de pavo con la etiqueta “sin antibióticos”, “orgánico” o “criado sin antibióticos” tiene tantas probabilidades de albergar bacterias como aquellos productos sin esas indicaciones. (Después de todo, incluso la carne de aves orgánicas pueden contagiarse con bacterias durante el sacrificio o procesamiento). 

La buena noticia es que es mucho menos probable que las bacterias en esos productos sean súper bacterias resistentes a los antibióticos. Para obtener más información sobre nuestros resultados, visite ConsumerReports.org/turkey0613.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA), que regula la aprobación de antibióticos de consumo humano y animal, analiza los niveles de bacterias en carne de pavo molida y otras carnes al por menor, como lo hemos hecho. En 2011, la agencia encontró incluso índices más altos de contaminación que nosotros.

Del establo a la hamburguesa

Los pavos criados de forma convencional se alimentan principalmente de maíz y harina de soya, más un suplemento de vitaminas y minerales. Con frecuencia, reciben antibióticos aprobados por la FDA que se pueden administrar en dosis bajas sin prescripción. Antes de que las aves sean sacrificadas, se deben retirar los antibióticos para garantizar que no hayan quedado residuos en el sistema de los animales.

Sin embargo, es posible que el daño ya esté hecho. Aunque con el tiempo los antibióticos matan las bacterias de corral vulnerables, las bacterias que son inmunes a sus efectos pueden desarrollarse y expandirse. Estas bacterias pueden intercambiar material genético con otras y de esta manera acelerar aún más la resistencia a los antibióticos. Las bacterias en los pavos pueden desarrollar resistencia a medicamentos similares que ni siquiera se les suministra a los pavos.

Algunas bacterias que terminan en la carne de pavo molida, como el E. coli y el Staphylococcus aureus, pueden causar no solo intoxicación alimenticia sino también infecciones urinarias, del torrente sanguíneo y otras infecciones.

Para leer el informe completo puedes ir a Consumer Reports.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad