SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Sobredosis de Campho-Phenique

Por A.D.A.M. -

Definición

Campho-Phenique es un medicamento de venta libre utilizado para tratar las boqueras o fuegos (herpes febril) y las picaduras de insectos.

La sobredosis de Campho-Phenique ocurre cuando alguien toma una cantidad mayor a la normal o recomendada de este medicamento. Esto puede suceder de forma accidental o intencional. Inhalar una gran cantidad de vapores de Campho-Phenique también puede causar síntomas.

Este artículo es sólo para fines de información. NO lo utilice para tratar o manejar una sobredosis real. Si usted o alguien con quien se encuentra sufre una sobredosis, llame al número local de emergencias (como 911 en los Estados Unidos) o al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) a la línea 1-800-222-1222.

Elemento tóxico

El Campho-Phenique contiene tanto alcanfor como fenol.

Para obtener información sobre productos que contengan alcanfor solamente, ver el artículo sobredosis de alcanfor.

Dónde se encuentra

Tanto el alcanfor como el fenol forman parte del Campho-Phenique. Sin embargo, el alcanfor y el fenol se pueden encontrar por separado en otros productos.

Síntomas

A continuación se encuentran los síntomas de una sobredosis de Campho-Phenique en distintas partes del cuerpo.

PULMONES Y VÍAS RESPIRATORIAS

  • Respiración irregular

VEJIGA Y RIÑONES

  • Producción de orina baja o inexistente

OJOS, OÍDOS, NARIZ Y GARGANTA

  • Ardor en la boca o garganta

CARDIOVASCULARES

  • Desmayo
  • Presión arterial baja
  • Pulso rápido

SISTEMA NERVIOSO

  • Agitación
  • Coma
  • Mareos
  • Alucinaciones
  • Rigidez muscular o espasmos musculares incontrolables
  • Convulsiones
  • Estupor
  • Fasciculaciones de los músculos faciales

PIEL

  • Uñas y labios azulados
  • Enrojecimiento de la piel (por una aplicación tópica exagerada)
  • Sudoración (profusa)
  • Piel amarilla

ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Sed excesiva
  • Náuseas y vómitos

Cuidados en el hogar

Busque ayuda médica cuanto antes. NO le provoque el vómito a la persona, a menos que el Centro de Toxicología o un proveedor de atención médica le indiquen hacerlo.

Antes de llamar a emergencias

Tenga la siguiente información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • El nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Cuándo se ingirió
  • La cantidad ingerida

Centro de Toxicología

Se puede llamar al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) al 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones. Ellos le darán instrucciones adicionales.

Este es un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros locales de toxicología de los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO es necesario que se trate de una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

Lleve el envase consigo al hospital, de ser posible.

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, lo que incluye la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Se dará tratamiento para los síntomas.

La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Exámenes de sangre y orina
  • Soporte respiratorio, que incluye una sonda a través de la boca hasta los pulmones y un ventilador (respirador)
  • Radiografía de tórax
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (a través de una vena)
  • Laxantes
  • Medicamentos para tratar los síntomas
  • Sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciarlo (lavado gástrico)

Expectativas (pronóstico)

El hecho de sobrevivir las primeras 48 horas por lo general significa que la persona se recuperará. Las convulsiones pueden comenzar repentinamente, tan solo minutos después de la exposición.

Mantenga todos los medicamentos en contenedores a prueba de niños y fuera de su alcance.

Referencias

Lee, DC. Hydrocarbons. In: Marks, JA. ed: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 158.

Wax PM, Beuhler MB. Hydrocarbons and volatile substances. In: Tintinalli JE, Kelen GD, Stapczynski JS, Ma OJ, Cline DM, eds. Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 7th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2004:chap 193.

Yin SY. One pill can kill: pediatric ingestions. In: Markovchick VJ, Pons PT, Bakes KM, eds. Emergency Medicine Secrets. 5th ed. St. Louis, MO: Elsevier Mosby; 2011:chap 75.

 

Publicidad