SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Intoxicación con hipoclorito de sodio

Por A.D.A.M. -

Definición

El hipoclorito de sodio es un químico que se encuentra comúnmente en blanqueadores, purificadores de agua y productos de limpieza.

La ingestión de hipoclorito de sodio puede llevar a una intoxicación. De la misma manera, la inhalación de los vapores de esta sustancia puede causar también intoxicación, especialmente si el producto se mezcla con amoníaco.

Esto es únicamente para información y no para el uso en el tratamiento o manejo de una exposición real a tóxicos. Si usted experimenta una exposición, debe llamar al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o a un centro de toxicología local a la línea 1-800-222-1222. 

Nombres alternativos

Clorox; Solución Carrel-Dakin; Blanqueador

Elemento tóxico

Hipoclorito de sodio.

Dónde se encuentra

El hipoclorito de sodio se encuentra en:

  • Sustancia química utilizada para agregarle cloro a las piscinas
  • Desinfectantes
  • Algunas soluciones blanqueadoras
  • Purificadores de agua

Nota: es posible que esta lista no los incluya a todos.

Síntomas

El hipoclorito de sodio diluido en agua generalmente causa sólo una irritación estomacal leve. Ingerir cantidades más grandes puede ocasionar síntomas más serios. El blanqueador de uso industrial contiene una concentración mucho más alta de hipoclorito de sodio, la cual puede causar lesiones serias.

NUNCA mezcle amoníaco con hipoclorito de sodio (blanqueadores o productos que contengan blanqueador), ya que este error doméstico común produce un gas tóxico que puede provocar asfixia y problemas respiratorios graves.

Los síntomas de la intoxicación con hipoclorito de sodio pueden incluir:

  • Enrojecimiento y ardor en los ojos
  • Dolor torácico
  • Coma
  • Tos (por los vapores)
  • Delirio
  • Sensación de náuseas
  • Presión arterial baja
  • Dolor en la boca o garganta
  • Posibles quemaduras en el esófago
  • Irritación cutánea de la zona expuesta, quemaduras o ampollas
  • Shock
  • Latidos cardíacos lentos
  • Dolor abdominal o estomacal
  • Vómitos

Cuidados en el hogar

Busque asistencia médica inmediata. NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el Centro de Toxicología o un profesional de la salud.

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele agua o leche inmediatamente, a menos que un proveedor de atención médica haya dado otras instrucciones. NO suministre leche o agua si la persona presenta síntomas que dificulten la deglución (como vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental).

Si la persona inhaló el tóxico, trasládela inmediatamente a un sitio donde pueda tomar aire fresco.

Antes de llamar a emergencias

Determine la siguiente información:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida

Sin embargo, NO espere para buscar ayuda si esta información no está disponible de inmediato.

Centro de Toxicología

En los Estados Unidos, llame al 1-800-222-1222 para comunicarse con un centro de toxicología local. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser una emergencia. Puede llamar por cualquier razón las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

La persona será admitida al hospital. El proveedor de atención médica medirá y vigilará sus signos vitales, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán como resulte apropiado.

La persona puede recibir:

  • Soporte para las vías respiratorias, incluso oxígeno, una sonda (tubo) a través de la boca (intubación) y respirador artificial (ventilador)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Colocación de una cámara a través de la garganta (endoscopia) para visualizar las quemaduras en el esófago y el estómago
  • Radiografía del tórax
  • ECG (electrocardiograma o rasteo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicinas para tratar los síntomas

Nota: el carbón activado no es efectivo para tratar (absorber) el hipoclorito de sodio.

Para una exposición de la piel, el tratamiento puede incluir:

  • Irrigación (lavado de la piel), posiblemente cada par de horas por varios días
  • Remoción quirúrgica de la piel quemada (desbridamiento)
  • Transferencia a un hospital que se especialice en el cuidado de las quemaduras

Puede ser necesario hospitalizar a la persona para continuar con el tratamiento. Se puede requerir una cirugía si el esófago, el estómago o el intestino han desarrollado hoyos (perforaciones) a causa del ácido.

Expectativas (pronóstico)

Ingerir, oler o tocar un blanqueador de uso doméstico probablemente no cause ningún tipo de problemas significativos. Sin embargo, pueden ocurrir problemas más graves con blanqueadores de uso industrial o al mezclar el blanqueador con amoníaco.

El pronóstico de la persona depende de qué tan rápido haya sido diluido y neutralizado el hipoclorito de sodio. Hay buenas probabilidades de recuperación si se aplica el tratamiento apropiado poco después de haber ingerido el tóxico. Sin el tratamiento oportuno, es posible que se presente daño considerable en la boca, la garganta, los ojos, los pulmones, el esófago, la nariz y el estómago, según cómo haya ocurrido la exposición.

Referencias

Agabiti N, Ancona C, Forastiere F, et al. Short term respiratory effects of acute exposure to chlorine due to a swimming pool accident. Occup Environ Med. 2001 Jun;58(6):399-404.

Lambert H, Manel J, Gabrion I. Poisoning by household products. Rev Prat. 2000 Feb 15;50(4):365-71.

Wax PM, Young A. Caustics. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 153.

 

Publicidad