SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más púberes reciben vacunas recomendadas

Por Denise Mann, Reportero de Healthday -
Más púberes reciben vacunas recomendadas

Pero expertos en salud señalan que aún quedan cosas por mejorar entre los niños de once y doce años

LUNES, 5 de septiembre (HealthDay News) -- Cada vez más niños de once y doce años reciben sus vacunas recomendadas, lo que podría indicar que la resistencia a la inmunización de los niños se reduce en EE. UU.

"Estamos mejorando, pero aún falta mucho", aseguró el Dr. Lance Rodewald, director de la división de servicios de inmunización del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Aunque las tasas de vacunación han mejorado en los adolescentes, aún no alcanzan las metas fijadas por la campaña Gente Sana 2020 del gobierno, dijo.

Para el estudio, que aparece en la edición de septiembre de la revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, los investigadores analizaron datos de la entrevista telefónica de la Encuesta de inmunización de 2009 - Adolescentes, para ver cuántos adolescentes habían recibido las vacunas recomendadas.

Estas inmunizaciones incluían tres vacunas infantiles recomendadas (sarampión, hepatitis B y varicela) y cuatro vacunas recomendadas para los once o doce años: la vacuna contra el tétanos y la difteria (Td) y/o la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (Tdap); la vacuna meningocócica (MCV4); y para las niñas, la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que protege de un virus relacionado con el cáncer del cuello uterino.

La mayoría de jóvenes estaban al día con sus vacunas para los once años, y las tasas habían aumentado para la vacunación en adolescentes entre los nacidos a finales de los 90, en comparación con los que habían nacido antes, mostró el estudio.

Los investigadores hallaron que 68 por ciento habían recibido una o ambas vacunas contra el tétanos para los once o doce años de edad, frente a 34 por ciento de los adolescentes nacidos entre 1991 y 1996. El 50 por ciento había recibido la vacuna meningocócica, frente a ocho por ciento de los nacidos entre 1993 y 1996. Alrededor de 30 por ciento de las niñas habían recibido la vacuna contra el VPH, frente a once por ciento de las nacidas entre 1994 y 1996.

Los CDC recomiendan que las consultas médicas de rutina se usen para oponerse al día con las vacunas, pero no todos los proveedores de atención de salud lo hacen. Aunque más de la mitad de los niños de once a doce años había asistido a al menos una consulta médica para una vacuna, casi el 20 por ciento no había recibido las vacunas Td y/o Tdap; 61 por ciento no había recibido la vacuna meningocócica, que evita infecciones como la meningitis; y 62 por ciento no había recibido la vacuna contra el VPH, mostró el estudio.

En años recientes, ante la alarma de muchos padres respecto a las vacunas, muchos funcionarios de salud pública se han preocupado sobre un potencial resurgimiento de enfermedades que habían sido casi eliminadas por las vacunas. En gran parte, la opinión contra las vacunas fue fomentada por un estudio que ha sido desacreditado y que relacionaba la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola (SPR) con un riesgo de autismo. En 2010, el investigador británico responsable del estudio fue acusado de fraude, y la revista que lo publicó hizo una retracción.

Las vacunas también obtuvieron un voto de confianza de un informe reciente del Instituto de Medicina (IOM) que mostraba que las vacunas infantiles son seguras, y que las malas reacciones solo ocurren raras veces. El comité del IOM declaró que no hay evidencia que respalde una conexión entre ciertas vacunas y el riesgo de autismo o diabetes tipo 1 en los niños.

Pero siguen existiendo algunos desafíos, planteó Rodewald, sobre todo para lograr que los padres acepten las recomendaciones sobre la vacuna contra el VPH. "Los padres piensan que sus hijas de once o doce años claramente no participan de conductas que las pongan en riesgo de VPH, pero la cuestión es proteger a las niñas mucho antes de ese periodo arriesgado", señaló.

Un estudio reciente de los CDC mostró que la tasa de aumento en la vacuna contra el VPH entre adolescentes era menos de la mitad observada en otras vacunas.

El Dr. Armando G. Correa, profesor asistente de pediatría del Colegio de Medicina Baylor en Houston, apuntó que el número de vacunas recomendadas a los niños de once y doce años sobrepasa por mucho el recomendado en el pasado. Los adolescentes no asisten a tantas consultas rutinarias como los niños más pequeños, así hay menos oportunidades para administrar vacunas, comentó. Esto significa más vacunas y menos consultas para administrarlas.

"La mejor forma de hacer una diferencia en las tasas de cobertura es aprovechar cualquier oportunidad para vacunar a los adolescentes", sugirió. Por ejemplo, si un adolescente llega con una lesión, asegurarse de que esté al día con sus vacunas, y si no es así, vacunarlo, aconsejó.

Los médicos más jóvenes nunca han visto algunas de las enfermedades más antiguas que las vacunas previenen, y quizás no se den cuenta de los letales que son. "Esas enfermedades pueden ser graves, potencialmente letales, y las vacunas no solo protegen al adolescente, sino a quienes le rodean", enfatizó Correa.

Los adolescentes mismos constituyen un obstáculo contra la vacunación, lamentó. "Tienen opiniones propias y podrían negarse a la vacuna debido al temor al dolor o a los efectos secundarios, y de cualquier forma piensan que son indestructibles", apuntó.

A pesar de esos obstáculos, "el asunto va mejorando", afirmó.

Más información

Para más información sobre la programación de vacunas recomendadas para los adolescentes, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad