SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La mayoría de los padres confía en las vacunas

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -

Aún así, demasiados confían aún en la mala información de los famosos, según asegura encuesta

MARTES, 19 de abril (HealthDay News/HolaDoctor) -- Alrededor del 93 por ciento de los padres afirmó que sus hijos ya se habían puesto o se pondrían todas las vacunas recomendadas y más de las tres cuartas partes dijeron que confiaban en los consejos de sus médicos sobre las vacunas, según dos encuestas recientes.

Los pediatras y los expertos en enfermedades infecciosas dicen que se trata de una buena noticia. Tras años de publicidad exagerada sobre una supuesta relación entre el autismo y la vacuna SPR contra el sarampión, las paperas y la rubéola (una aseveración que se ha desacreditado por completo), parece que los padres siguen los consejos de los expertos médicos y protegen a sus hijos de enfermedades potencialmente devastadoras.

"Es tranquilizador que tantos padres confíen mucho en los médicos de sus hijos, más que en ninguna otra fuente", apuntó el Dr. Gary Freed, autor del estudio, y director de la unidad de evaluación e investigación en salud infantil de la Universidad de Michigan.

Pero aún hay motivo de preocupación. Alrededor del 24 por ciento de los padres encuestados afirmó que confiaban hasta cierto punto en lo que los famosos dicen sobre las vacunas.

Una prominente escéptica sobre las vacunas es Jenny McCarthy, la modelo y actriz estadounidense cuyo hijo sufre de autismo. McCarthy sigue promoviendo la teoría sobre el autismo y la SPR, a pesar de que la revista British Medical Journal se retractó del estudio que establecía la relación entre ambos, según informes noticiosos.

"Los famoso no tienen experiencia en las vacunas infantiles ni en enfermedades infecciosas", señaló Freed. "Existe el peligro de que los medios presenten a los famosos como expertos en cualquier tema sobre el que tengan una opinión y les den una plataforma para compartir sus opiniones, que se presentan como equivalentes a las de expertos reales".

En la primera encuesta, que aparece en la edición de mayo de la revista Pediatrics, los investigadores usaron datos de una muestra nacionalmente representativa de 2009 de unos 1,550 padres de niños menores de 17 años.

Alrededor del 76 por ciento de los padres afirmó que confiaba "mucho" en el médico de su hijo, el 22 por ciento afirmó que confiaba "un poco" y apenas el dos por ciento dijo que no confiaba en el médico.

Los padres también confiaban en otros proveedores de atención de la salud y en expertos gubernamentales en vacunación, aunque no tanto como en los médicos.

El dos por ciento de los padres dijo que confiaba "mucho" en los famosos, el 24 por ciento dijo que confiaban un poco en los famosos como fuente de información sobre las vacunas, y el 74 por ciento afirmó que no confiaba en los famosos "para nada". Las mujeres y los hispanos eran más propensos a confiar en los famosos.

Otra encuesta de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. que aparece en la misma revista usó datos de una encuesta de 2009 de padres de niños menores de seis años.

Casi el 75 por ciento de los padres informó que su hijo más pequeño había recibido todas las vacunas recomendadas, mientras que el 19 por ciento afirmó que su hijo recibiría las vacunas.

Alrededor del 79 por ciento de los padres tenía confianza o mucha confianza en la seguridad de las vacunas y alrededor del 80 por ciento afirmó que pensaba que las vacunas eran importantes para la salud de un niño.

Pero los padres siguen preocupados. Casi el 22 por ciento estaba algo o muy de acuerdo en que le preocupaba que "demasiadas vacunas dañarían potencialmente el sistema inmunitario de un niño", según el estudio.

Cuando se les preguntó con qué número de vacunas para sus hijos se sentían cómodos en una sola consulta, el 42 por ciento de los padres dijo que con dos, el 34 por ciento dijeron que entre tres y cuatro, y el 23 por ciento afirmó que "lo que el médico recomiende".

Los autores sugieren que los pediatras escuchen las inquietudes de los padres y los guíen a los recursos informativos adecuados.

"Es alentador que en esta encuesta la inmensa mayoría dijo que administraría todas las vacunas. Es algo maravilloso", afirmó el Dr. David Kimberlin, profesor de pediatría de la Universidad de Alabama en Birmingham y miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de la Academia Estadounidense de Pediatría. "La interferencia que parece cuestionar la seguridad de las vacunas se descarta cada vez más, y de forma muy pública".

Aún así, Kimberlin dijo que los padres deben seguir planteando sus inquietudes sobre la seguridad de las vacunas.

Aunque pensar en pinchar al bebé muchas veces en una consulta resulte inquietante, es importante seguir la programación recomendada sobre las vacunas, enfatizó Freed.

"La programación está diseñada para proteger a los niños de las enfermedades en los momentos en que están en mayor riesgo", explicó Freed. "Si las vacunas se retrasan, se retrasa la protección del niño y se le pone en riesgo de enfermedades que amenazan la vida".

Por lo general, la vacuna contra la pertussis o tos ferina se administra a los dos, cuatro, seis y doce meses, y luego un refuerzo a los cuatro años. Esa progresión tiene un motivo, afirmó Freed.

En los adultos, la tos ferina puede causar tos perruna que dura semanas, pero se puede tratar con antibióticos y rara vez es potencialmente mortal. Pero en los bebés, la pertussis puede ser letal.

Varios bebés murieron en California el año pasado durante el peor brote de pertussis en 50 años. Los que corren mayor riesgo son los bebés demasiado pequeños para ser vacunados.

Minnesota y Salt Lake City experimentan un brote de sarampión. El sarampión puede causar neumonía, inflamación cerebral e incluso la muerte.

"No hay más que observar el mayor brote de pertussis en California en 50 años y el brote de sarampión en Minnesota para ver lo que sucede cuando nos descuidamos", señaló Kimberlin.

Más información

Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. para consultar la programación recomendada de vacunas para niños y adultos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad