SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La cuestión de la aspirina

Por Consumer Reports -
La cuestión de la aspirina
CRÉDITO: THINKSTOCK


Es sorprendente el grave efecto que los ataques al corazón y los derrames cerebrales están causando en los estadounidenses. Cada año 715 mil personas sufren de un ataque al corazón causando 125 mil muertes, mientras que los derrames cerebrales afectan a más de 795 mil personas, matando a casi 130 mil.

Tomar diariamente una dosis baja de aspirina, lo que se conoce también como "terapia de aspirina", puede ayudar a prevenir esas condiciones bloqueando la formación de coágulos de sangre que pueden obstruir las arterias y que desencadenan los ataques al corazón y los derrames cerebrales. Estos coágulos pueden ser especialmente peligrosos en la gente que presenta un estrechamiento en las arterias debido a la formación de placa. A esto se le llama aterosclerosis.

Hay una fuerte evidencia derivada de las pruebas clínicas de que una aspirina diaria puede reducir el riesgo de un derrame cerebral y de que se repita un ataque al corazón y hasta evitarlo en algunas personas. Pero muchas personas que se podrían beneficiar tomando aspirina no lo hacen.

Por ejemplo, un estudio publicado en el 2007, en la revista Journal of General Internal Medicine, encontró que el 20% de las mujeres y el 14% de los hombres que eran candidatos para la terapia de aspirina no la estaban tomando, lo que podría potencialmente causar miles de muertes prematuras cada año. Y el sitio Web médico Uptodate.com estima que si toda la gente hospitalizada por un ataque al corazón empezara a tomar aspirina, se podrían salvar de 5 mil a 10 mil vidas adicionales.

Pero la aspirina también tiene su lado negativo, puede causar úlceras, sangrado estomacal e intestinal y en raras ocasiones derrames cerebrales hemorrágicos, causados por un sangrado en el cerebro, que pondrían en riesgo la vida.
La aspirina también puede causar reacciones alérgicas severas, zumbido en los oídos, malestar y acidez estomacal y cierta evidencia reciente la asocia a la degeneración macular que causa pérdida de la visión. Así que es importante que cada persona que esté considerando la terapia de aspirina determine si los beneficios son mayores que los riesgos. En general, entre más alto es el riesgo cardiovascular, es más probable que la aspirina sea una buena idea.

La lista-A de la aspirina

Por lo general, para la gente que está en ciertos grupos tiene sentido tomar una aspirina diaria. Cualquier persona que haya sido diagnosticada con alguna enfermedad del corazón – formación de placa en las arterias que alimentan el corazón, la cual reduce o bloquea el flujo de sangre—o que ya haya sobrevivido a un ataque al corazón o sufrido un derrame cerebral o un ataque isquémico transitorio (TIA, por su siglas en inglés) debe de tomar diariamente una aspirina de 81miligramos durante el tiempo que la pueda tolerar de una manera segura.

Esa es la recomendación de varias organizaciones médicas, incluyendo el Colegio Estadounidense de Cardiología (American College of Cardiology) y la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, American Heart Association).

“Para la gente que previamente ha tenido un ataque al corazón o un derrame cerebral o que tiene una enfermedad cardiovascular, los datos de que los beneficios de la aspirina superan los riesgos son muy claros” dice Samia Mora, M.D., cardióloga del hospital Brigham and Women’s Hospital de Boston.

Por ejemplo, para la gente que ha tenido un ataque al corazón o derrame cerebral, las investigaciones muestran que una aspirina diaria reduce en un 20% el riesgo de que el evento se repita y el riesgo de muerte se reduce en un 10%. Aún así usted debe de hablar con su doctor antes de empezar una terapia de aspirina, para asegurarse de que sea apropiado para usted. Para algunas personas la aspirina no sería la primera mejor opción, incluyendo aquellas que son alérgicas a la aspirina o que tienen un riesgo de morir debido a un sangrado. Esas personas probablemente necesiten un medicamento alterno o en el caso de una alergia, someterse a una terapia de desensibilización para lograr que la aspirina sea más tolerable. 

Evaluando su riesgo

Las cosas son más inciertas en cuanto al uso de la aspirina cuando es para la gente con un riesgo moderado o alto pero que no ha sido diagnosticada con problemas del corazón o no ha sufrido un ataque al corazón ni un derrame cerebral.

Esto incluye la gente que fuma, que no hace ejercicio, o que tiene sobrepeso y también la gente que tiene hipertensión, el colesterol alto, diabetes, o antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares prematuras. Algunos estudios han encontrado que una aspirina diaria disminuye la posibilidad de un ataque al corazón o de un derrame cerebral para dicha gente, pero puede tener menos beneficios de los que tiene para la gente con problemas del corazón o que previamente ha sufrido un ataque al corazón o un derrame cerebral y el riesgo de sangrado sigue siendo el mismo. En general, la gente que tiene riesgos múltiples de enfermedades cardiovasculares—por ejemplo, los que fuman, tienen diabetes y presión alta—se beneficiarían más de tomar aspirina que la gente que tiene solo un factor de riesgo, o que no tiene ninguno.

Para ayudar a decidir si el riesgo de tomar la aspirina vale la pena, los expertos médicos han desarrollado, basándose en varios factores, una manera de estimar el riesgo de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral en un período de 10 años. (Para calcular su riesgo puede entrar gratuitamente al sitio ConsumerReports.org/heartrisk).

Pero los expertos no se ponen de acuerdo en cuanto a qué tan alto debe de ser el riesgo antes de considerar la aspirina. El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés), un grupo independiente que asesora al gobierno, actualmente dice que para los hombres entre los 45 y 79 años de edad y las mujeres entre los 55 y 79 años, que tengan un alto riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral en la siguiente década, los beneficios de tomar la aspirina superan los riesgos. Pero lo que este grupo considera “alto riesgo” cambia con la edad, de un 3 a 4% para la gente que tiene menos de 59 años y de un 11 a 12% o más para la gente entre los 70 y 80 años.

Tanto el Colegio Estadounidense de Cardiología como la Asociación Americana del Corazón (AHA) ofrecen una recomendación un poco más simple, aconsejan que los hombres y las mujeres consideren la aspirina si tienen más de 50 años, y si su riesgo de tener un ataque al corazón o derrame cerebral dentro de los próximos 10 años es mayor a un 10%. Aún así otros expertos, entre ellos Steven Nissen, M.D., director del departamento de medicina cardiovascular de la Clínica Cleveland en Ohio, dice que dichas personas no deben de tomar una aspirina diaria a menos que su riesgo sea mayor al 20% en los siguientes 10 años.

¿Ya está confundido? Varias pruebas clínicas que se están llevando a cabo habrán de ayudar a aclarar exactamente quién se beneficia de la aspirina aparte del grupo de la Lista A, del que se habló en la primera sección, que definitivamente se benefician. Se espera que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) emita recomendaciones actualizadas en el 2014 que tomen en cuenta los nuevos estudios que han salido desde sus recomendaciones originales en el 2009. Mientras tanto, una buena regla es que cualquier persona con un riesgo del 10% o más alto de sufrir un primer ataque al corazón o un derrame cerebral, hable con su proveedor de salud acerca de la aspirina “La evidencia disponible sugiere que una vez que su riesgo es mayor al 10%, los beneficios de la aspirina se inclinan a su favor”, dice Mora, pero aun así dependerá de cada caso.

Qué hay que hacer

* Si usted tiene problemas del corazón o ha sufrido un ataque al corazón o un derrame cerebral y actualmente no está tomando aspirina, hable con su doctor acerca de si debe empezar a hacerlo. Si usted no está en ese grupo y tiene más de 45 años, calcule su riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral en los próximos 10 años, luego hable con su doctor para ver si tiene sentido que lo empiece a hacer.
* Si usted toma una aspirina diaria, no la tome junto con otros analgésicos como el ibuprofeno (Advil y genéricos) y naproxeno (Aleve y genéricos), porque la combinación incrementa el riesgo de sangrado. Si necesita un analgésico, considere el acetaminofeno (Tylenol y genéricos).
* No deje la terapia de aspirina de repente. Algunas evidencias indican que al hacerlo podría incrementar su riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral. Una razón común por la que se deja de tomar la aspirina es en anticipación de tener una cirugía, pero esto tal vez no sea necesario en todos los casos. Es mejor consultarlo con su doctor.
* No empiece con la terapia de aspirina por razones que no sean cardiovasculares. Los estudios observacionales han encontrado que la gente que toma aspirina tiene tasas más bajas de ciertos tipos de cáncer, como el colorrectal, de pulmón,de próstata y posiblemente el cáncer de piel. Entonces si ya está tomando la aspirina para reducir el riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral probablemente también se pueda beneficiar de tener un riesgo menor de cáncer. Pero no hay suficiente evidencia que justifique el empezar un régimen diario de aspirina solo para disminuir el riesgo de cáncer. En marzo, la Sociedad Estadounidense de Cáncer recomendó que incluso a la luz de la reciente investigación que asocia el uso de la aspirina con la reducción del riesgo de melanoma, no se debe de tomar aspirina teniendo como objetivo principal la prevención del cáncer.

¿Resistencia a la aspirina?

Algunas investigaciones indican que ciertas personas pueden ser resistentes a los beneficios para el corazón que la aspirina tiene. Pero no está claro si esto es un fenómeno real o si otros factores, como no tomar las dosis o tomar la pastilla con capa entérica que inhibe la absorción de la aspirina, expliquen porqué la aspirina es ineficaz para dichas personas.

Hay varias pruebas disponibles que ayudan a identificar a la gente que podría ser resistente a la aspirina, pero pueden dar resultados contradictorios, lo que hace a estas pruebas poco confiables.

Y aún cuando a usted la prueba le salga positiva, los investigadores no están seguros si sea mejor cambiar a un medicamento diferente para adelgazar la sangre. Así que estamos de acuerdo con los expertos de que por el momento es mejor que la gente no se haga la prueba de resistencia a la aspirina.

“La evidencia de un efecto clínico de resistencia es muy débil”, dice Steven Nissen, M.D., director del departamento de medicina cardiovascular de la Cleveland Clinic de Ohio. Por esta razón, él dice, “muy rara vez hacemos la prueba de la resistencia a la aspirina”.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad