SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Fármaco para la diabetes no eleva riesgo cardíaco

Por HolaDoctor -
Fármaco para la diabetes no eleva riesgo cardíaco
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Dos estudios presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) celebrado en Amsterdam señalan que una nueva clase de fármacos orales para el tratamiento de la diabetes conocidos como inhibidores de la DPP-4 (gliptinas) no aumentan el riesgo de ataque al corazón, pero puede estar relacionado con insuficiencia cardíaca.

En uno de los ensayos clínicos, conocido como SAVOR-TIMI-53 del fármaco saxagliptin (comercializado por AstraZeneca y Bristol-Myers Squibb como Onglyza) participaron 16,500 pacientes con diabetes tipo 2 y con historia de enfermedad cardiovascular establecida o con múltiples factores de riesgo de eventos cardiovasculares, a quienes se les administró de manera aleatoria el medicamento o un placebo, además de otro tratamiento estándar para su enfermedad con un seguimiento de 4 años.

En el otro estudio, llamado Examinar sobre el fármaco alogliptin (comercializado por Takeda Pharmaceuticals America Inc. como Nesina) participaron 5,400 pacientes con diabetes tipo 2 durante un promedio de 18 meses. Se administró aleatoriamente a los pacientes con diabetes tipo 2 el fármaco o un placebo además de otros tratamientos cardiovasculares.

Ambos estudios, realizados independientemente uno del otro, presentados ante la ESC y publicados en el New England Journal of Medicine, encontraron resultados similares en su investigación sobre el perfil de seguridad cardiovascular de la nueva generación de medicamentos DPP-4 para la diabetes, las tasas de eventos adversos no aumentaron en comparación con el placebo. 

Sin embargo, hubo una diferencia estadísticamente significativa en las hospitalizaciones de insuficiencia cardiaca con los pacientes tratados con saxagliptin (Onglyza): 3.5% en el grupo que tomó el medicamento en comparación con el 2.8% del grupo control.

"Creo que lo que logramos con este ensayo es una gran claridad con respecto al riesgo de ataque al corazón", dijo el Dr. Deepak Bhatt, director del programa integrado de intervención cardiovascular del Hospital Brigham and Women's, en Boston. "Pero este hallazgo sobre la insuficiencia cardíaca fue inesperado. Por ello, es importante ser un poco cautelosos en su interpretación”, estableció.

El descubrimiento, señaló el especialista, requiere un estudio más para verificar los resultados y entender qué pacientes podrían ser susceptibles a la insuficiencia cardíaca. "Lo que tenemos que hacer y, de hecho, lo que estamos haciendo, es profundizar en eso y ver exactamente quién podría estar en riesgo de insuficiencia cardiaca", dijo el Dr. Bhatt.

Los inhibidores de la dipeptidil o DPP-4, también conocidos como “gliptinas”, son hipoglicemiantes orales que aumentan los niveles de las incretinas, las cuales inhibe la liberación de glucagón y reducen los niveles de glucosa en sangre.

En 2009, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) aprobó el uso de la saxagliptin contra la diabetes tipo 2 en adultos, en enero de 2013, autorizó el uso de alogliptin, el fármaco mostró su seguridad y efectividad en 14 ensayos clínicos con más de ocho mil 500 pacientes, según la FDA.

Cifras y datos sobre la diabetes

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay más de 347 millones de personas con diabetes y prevé que las muertes por diabetes se multipliquen por dos entre 2005 y 2030.

Advierte que la diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta) representa el 90% de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.

Por su parte, la Asociación Americana de Diabetes (ADA por sus siglas en inglés) indica que en la diabetes de tipo 2, el organismo no produce suficiente insulina o las células ignoran la insulina. La insulina es necesaria para que el organismo pueda utilizar el azúcar. El azúcar es el combustible esencial para las células del organismo y la insulina transporta el azúcar en la sangre hacia las células. Cuando la glucosa se acumula en la sangre en lugar de penetrar en las células, con el paso del tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar los ojos, los riñones, los nervios o el corazón.

La diabetes de tipo 2 es más común entre los afroamericanos, los latinos, los nativos americanos y los asiáticos americanos/ de las islas Pacífico, así como los ancianos.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad