SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Venezuela: crisis que se multiplican

Por -
Venezuela:  crisis que se multiplican
CRÉDITO: GETTY IMAGES

En un clima de condena mundial y caos social, la crisis violenta que vive Venezuela abre una vez más la pregunta sobre el respeto por el otro, la tolerancia y la aceptación de las diferencias en el pensamiento, tema que atraviesan la historia del mundo y de cada uno de nosotros como seres humanos. HolaDoctor habló con un experto.

Desde hace unos 20 días miles de venezolanos se han volcado a las calles para manifestar y mostrar su descontento con diferentes problemáticas de su país,  que van desde el deterioro de la economía hasta el aumento de la inflación y la inseguridad, en un clima de constantes enfrentamientos políticos.

Con un saldo de seis fallecidos, incluida una reina de belleza de 22 años, y la ratificación de la detención del líder de la oposición, Leopoldo López , los venezolanos atraviesan una crisis que enfrenta cada vez más los sectores más dispares de la población.

"Lo que Venezuela vive es el desencadenamiento de varias crisis superpuestas. Política, económica, y social. La primera, y creo que es la más importante, es la política", explicó a HolaDoctor, el sociólogo y periodista político argentino Fabian Quintá. 

"En Venezuela se vive lo que el politólogo Guillermo O'Donell denomina 'Democracias de Baja Intensidad', en las cuales, la división de poderes,  la igualdad ante la ley, el respeto por las minorías, las libertades individuales y la de prensa y/o opinión, se ven anuladas o reducidas fuertemente por la mayoría en el Gobierno, lo cual genera abusos de todo tipo", explica el experto.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó la violencia en Venezuela y pidió al Gobierno de Nicolás Maduro "atender los reclamos legítimos" de su pueblo, en lugar de desviar la atención expulsando a diplomáticos estadounidenses con "falsas acusaciones".

¿Crisis o no?

Si bien a nivel mundial se habla de crisis, los funcionarios del gobierno venezolano intentan minimizar la situación y reducirla a una acción de grupos violentos aislados.

Por su parte, el canciller venezolano, Elías Jaua, dijo que en Venezuela no hay ninguna crisis, pero sí una violencia focalizada, causada por grupos violentos, y agregó que ninguna de las 13 personas que permanecen detenidas tras las marchas de estos días está procesada por manifestarse.

¿A qué se llama crisis? Una crisis es un cambio en el desarrollo de algún suceso o sujeto, cambio que puede ser tanto físico como simbólico y que desencadena una reacción. 

Existen eventos sociales, como la crisis desatada en Venezuela que pueden desatar una crisis psicológica, de la misma forma que un maltrato físico, un hecho de violencia particular y hasta desastres naturales.

 A lo largo de su vida una persona puede enfrentarse a diversas clases de crisis; una de las más comunes es la de salud, que tiene lugar cuando se experimenta un cambio importante en el curso de una enfermedad o las llamadas crisis existenciales que tienen que ver con etapas de la vida, por ejemplo la crisis de la mediana edad.

Desde un punto de vista psicológico, las crisis no siempre son negativas sino que muchas veces pueden verse como necesarias y hasta una oportunidad de desarrollo de una persona, o incluso una sociedad que busca un cambio y una nueva organización.

Las crisis pueden ser vista como un salto cualitativo en un crecimiento en espiral, hacia adelante, y cualquier obstáculo que se presente, por pequeño e insignificante que parezca, representa un desafío que, de ser resuelto y superado, nos llevará a una nueva etapa en el espiral de nuestro crecimiento.

Una oportunidad de cambio

Para una sociedad, una crisis también es una oportunidad de cambio. Venezuela sufre una gran crisis política, económica y social.

" A esta situación en el ámbito político, se le agrega una economía desquiciada. Venezuela es uno de los pocos países de la región que no se ha podido beneficiar de manera duradera (obras de infraestructura, mejoramiento de su perfil productivo) de la bonanza que ha vivido la región desde el 2002.

La crisis económica agrava la situación. "Una inflación anual del 50%, desabastecimiento, mercado negro, genera aún más presión...y e eso hay que agregarle una tercera crisis que es la social. No es casualidad que hayan sido los jóvenes de clase media los que hayan salido a protestar, porque esto se inició con un pedido de seguridad en las universidades, donde los alumnos eran asaltados, incluso, adentro de las aulas", explica el sociólogo quien escribe para agencias de noticias y medios latinoamericanos.

Por otra parte, en general son los jóvenes los que ponen el empuje y el cuerpo a este tipo de manifestaciones.

"Los jóvenes en general trabajan poco o no trabajan tienen más empuje y tiempo para protestar. Y son, por una cuestión lógica de empuje, quienes quieren cambiar la sociedad. Sobre toda en una en la que no ven una posibilidad de crecimiento (crisis de las expectativas)". agrega.

Aprender a convivir

La aceptación de las diferencias, la no discriminación,  el respeto por la opinión del otro,  se ponen en juego día a día tanto de nuestra vida como individuo tanto como en nuestra vida social y es un desafío el aprender a convivir con los demás, ya sea en el seno de una familia o en sociedad.

 "En cualquier sociedad donde se generan este tipo de conductas, se vive una separación que se dirime siempre de manera violenta, ya sea física o simbólica, durante la vida cotidiana", dijo Quintá, quien comenta que un ejemplo de convivencia democrática es el que actualmente tienen  Uruguay, o Brasil, "donde el gobierno y la oposición tienen puntos de acuerdo en común, otros de rechazo, pero saben que se van a alternar, tarde o temprano en el poder, y que uno esté 'arriba' no implica que el otro deba ser sojuzgado siempre", termina el investigador.

Más información

¿Necesito ir al psicólogo?

¿Quién tiene salud mental?

Depresión: ¿síntoma o enfermedad?

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad