SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Persisten las heridas psíquicas del 9/11

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -

Los psicólogos esperan que la angustia emocional se vea renovada por las 'reacciones al aniversario'

MIÉRCOLES, 7 de septiembre (HealthDay News) -- John Feal solo tenía que mirar hacia abajo cada mañana para recordar la devastación del 11 de septiembre de 2001.

Serie de la década del 11-9

Feal era un supervisor de construcción que acudió a ayudar en la Zona Cero el día tras los ataques terroristas. Mientras trabajaba entre los escombros, 3,600 kilos (8,000 libras) de acero se movieron, y Feal perdió la mitad de su pie izquierdo, aplastado por el peso.

Después de más de un año de terapia física y mental, Feal fundó un grupo de defensoría para los primeros respondientes. También recibió una medalla de honor del Congreso del estado de Nueva York para premiar a los civiles que hacen más de lo que el deber indica, por su trabajo de defensoría y por donar un riñón a un total desconocido.

A medida que se acerca el décimo aniversario y el mundo se prepara para revivir ese día, Feal parece enfrentarse a la memoria con calma.

"No sé si es una bendición o una maldición, pero no puedo bloquear el 11/9", señaló. "Todos los días me despierto mirando mi medio pie, y es un recordatorio de todo lo que me ha pasado... puedo contenerlo, porque he aceptado la historia. No me quedo en el pasado en lo absoluto".

Los expertos en salud mental afirman que casi cualquier reacción ante el hito histórico (ya sean memorias vívidas, ira, un duelo abrumador o una sensación de resolución) se puede considerar normal.

Pero también esperan que un fenómeno muy conocido, la "reacción de aniversario", que tiende a despertar sentimientos asociados con el duelo profundo, entre en máximo efecto en los próximos días, incluso entre los estadounidenses típicos, que ese día solo perdieron una sensación general de seguridad y paz.

Las imágenes televisivas de la caída de las Torres Gemelas, que ya se han emitido durante semanas en las retrospectivas de la catástrofe de las distintas cadenas, pueden evocar fácilmente el trauma agudo del evento, igual que detalles inocuos como un cielo azul claro y sin nubes o el sonido de un avión.

"Con frecuencia, se trata del resultado de sentir, una vez más, el terror, la tristeza o la indignación", apuntó Jeffrey Jay, psicólogo con consulta privada de Washington, D.C., que atendió a los supervivientes del 11/9 en el Pentágono. "A veces, las reacciones de aniversario llegan rápidamente, pero también se disipan relativamente rápido. Pero la intensidad sorprende y preocupa a las personas", explicó.

"Puede llevar a la persona a sentir lo que sucedió de forma muy profunda, pero tiende a no durar mucho", añadió Jay.

Heridas profundas

Sin embargo, eso no quiere decir que los efectos mentales más sutiles de los ataques terroristas no hayan calado en muchos de los afectados más cercanamente. El mes pasado, Jay ayudó a una antigua empleada del Pentágono a darse cuenta de que una variedad de síntomas insidiosos por los que había buscado atención médica muchas veces en realidad se debían al trauma psicológico de hace diez años.

"Pensaba que era la menopausia o un virus. Tenía muchos síntomas físicos", dijo Jay, y anotó que ahora la mujer está jubilada del Pentágono. "Se sintió extremadamente agradecida, lloró al comprender que esto se remonta al 11/9. Las personas siguen sufriendo, y no siempre está claro qué sucede".

Sin embargo, diez años más tarde, está claro que el trauma emocional causa estragos en muchos de los que fueron testigos presenciales de los horrores de ese día. Un estudio de enero de 2010 llevado a cabo por la Facultad de salud pública Mailman de la Universidad de Columbia halló que casi el 96 por ciento de los evacuados de las Torres Gemelas reportaban al menos un síntoma actual de estrés postraumático, y que 15 por ciento resultaron positivos en pruebas del TEPT en un plazo de dos a tres años tras el desastre.

El TEPT es un trastorno psiquiátrico que ocurre tras experimentar o ser testigo de eventos que amenazan con la muerte o lesiones graves, y que conllevan sentimientos intensos de miedo, desamparo o terror. Es el tercer trastorno de ansiedad más común en EE. UU.

"El cáncer es la enfermedad por antonomasia del 11/9", aseguró Feal, cuya organización sin fines de lucro, la FealGood Foundation, crea concienciación sobre muchos efectos de salud continuos de los ataques y la limpieza subsiguiente. "Pero para mí, el TEPT será el principal asesino de los respondientes al 11/9. El estrés, complicado con la devastación financiera, afecta al sistema inmunitario y eso acelera la muerte".

Por supuesto, la otra cara de la moneda es la sorprendente elasticidad psíquica que muestran algunos (como Feal), que convirtieron la terrible situación en oportunidades de curar y ayudar a los demás.

Jay Winuk cofundó MyGoodDeed.org, una organización sin fines de lucro que ayuda a establecer el 11 de septiembre como un día reconocido de servicio, en honor de su hermano menor Glenn, que murió cuando la torre sur colapsó. Glenn Winuk, de 40 años, era abogado y bombero voluntario. Perdió la vida intentando evacuar a otras personas.

Winuk, que vive en el condado de Putnam en Nueva York, cree que el décimo aniversario es gratificante, porque vuelve a enfocar la atención en las casi 3,000 personas que murieron ese día, cada una con su propia historia inspiradora.

"Al mismo tiempo, es muy agridulce", dijo Winuk, profesional en relaciones públicas. "Pienso en mi hermano todos los días, y lo extraño. Pero no es como si el décimo aniversario me devolviera algo que perdí. [Pero] mi hermano fue víctima de un asesinato en masa por parte de terroristas, y eso cambia la vida de alguien".

Del dolor sale la sanación

Billie A. Pivnick, psicólogo asesor de Thinc Design, se asoció con el Museo Nacional del 11 de Septiembre. Afirmó que respuestas como la de Winuk y Feal podrían ofrecer una capa adicional de protección contra el daño psicológico omnipresente que surge de un trauma como este.

"Lo que participar en estas organizaciones hace es ayudar a convertir un desamparo pasivo en una maestría activa", apuntó Pivnick, quien también tiene un consultorio privado en la ciudad de Nueva York. "Revertir esa sensación de desamparo evita, hasta donde es posible, quedarse atrapado en el trauma".

Sentirse "atrapado" en las emociones posteriores al 11 de septiembre (tener pesadillas, revivir mentalmente los eventos del día de forma constante, o evitar escrupulosamente todo recuerdo) probablemente no sea la norma de los supervivientes, familiares o primeros respondientes, apuntó Karla Vermeulen, subdirectora del Instituto de Salud Mental en los Desastres de la Universidad Estatal de Nueva York, en New Paltz.

Pero para aquellos que se sienten atrapados, el consejo de Vermeulen es que busquen consejería y eviten la exposición excesiva a las imágenes de los ataques y sus consecuencias emitidas por los medios de comunicación.

"Puede tener un efecto acumulativo del cual nadie realmente se da cuenta", advirtió. "Sea consciente de ello y limite la exposición, sobre todo en los niños".

Winuk planifica visitar la Zona Cero el 11 de septiembre, como ha hecho cada año desde 2001, además de ayudar a preparar los eventos de servicio voluntario en 24 ciudades en asociación con la HandsOn Network. Siente que la forma en que aborda el aniversario, tanto a nivel personal como público, es la mezcla correcta para su propia salud.

"Me siento bien trabajando en esto porque es una observancia que mira al futuro", dijo Winuk. "Como alguien que ha sufrido una pérdida, creo que si las acciones de Glenn tienen como resultado ayudar a incluso una persona, eso me hace sentir bien".

Más información

Para más información sobre cómo afrontar el trauma psicológico, visite la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

Para leer el artículo de HealthDay sobre los problemas de salud persistentes de los primeros respondientes del 11/9, haga clic aquí.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad