SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La felicidad, una fórmula matemática

Por -
La felicidad, una fórmula matemática
CRÉDITO: THINKSTOCK

Todos decimos que queremos ser felices, pero ¿cuál es el secreto de la felicidad? ¿De qué cosas depende? Una nueva investigación del University College London en el Reino Unido asegura haber logrado descifrar la fórmula de la felicidad mediante una ecuación matemática.

Para lograr establecer este sistema matemático, los investigadores entrevistaron a más de 18 mil personas para intentar predecir cuán felices se sentían, basándose en una serie de recompensas y beneficios que obtenían y analizando las expectativas que tenían. 

“Esperábamos ver que las recompensas afectarían la felicidad de momento a momento pero estuvimos sorprendidos de encontrar qué tan importante son las expectativas en determinar la felicidad”, explicó el doctor Robb Rutledge, líder del estudio, en un comunicado de la universidad. 

En la primera parte de la experimentación, los investigadores pidieron a 26 participantes realizar un ejercicio de toma de decisiones, y al elegir una opción ganaban o perdían dinero en el momento. 

Al mismo tiempo que llevaban a cabo el proceso, los científicos medían la actividad neuronal y les preguntaban ¿Qué tan feliz eres ahora? 

Para realizar el estudio, que ha sido publicado en la reciente edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los investigadores realizaron una serie de resonancias magnéticas cerebrales a 26 voluntarios. 

Después de realizar los estudios cerebrales, los científicos observaron que la actividad en dos áreas concretas del cerebro (el núcleo estriado ventral y la ínsula) era reflejada y se correspondía con el nivel de felicidad. A partir de estos datos diseñaron la fórmula de la felicidad, que relaciona las expectivas y las recompensas y crearon una aplicación conocida en inglés como el “The Great Brain Experiment” y la aplicaron en más de 18 mil personas. 

Las expectativas juegan un papel

Según el estudio, la felicidad no sólo depende de la satisfacción del individuo, sino también de las expectativas. “Nuestra ecuación hizo un buen trabajo explicando la felicidad. En este amplio espectro de voluntarios encontramos una relación sorprendentemente consistente entre satisfacción, expectativas y felicidad. 

"Las expectativas también afectan a la felicidad, incluso antes de aprender el resultado de una decisión. Por ejemplo, si tienes planes de reunirte con un amigo en tu restaurante favorito, esas expectativas positivas pueden aumentar la felicidad tan pronto como realices el plan. La nueva ecuación captura estos diferentes efectos de las expectativas y permite predecir la felicidad sobre la base de los efectos combinados de muchos acontecimientos del pasado”, asegura Rutledge. 

Pero también los expertos aseguran que si tienes bajas expectativas, la felicidad sería más fácil de lograr. “Se dice que serás más feliz si tus expectativas son bajas. Encontramos que hay algo de verdad en esto: las bajas expectativas hacen que sea más probable que el resultado exceda lo que se espera y tenga un impacto positivo en la felicidad”, explica el experto. 

La felicidad en las pequeñas cosas 

Una de las cosas que llamó la atención es que la misma ecuación predecía qué tan felices serían los sujetos con cosas importantes pero también con cosas poco significativas como un juego de celular. mientras realizaban el juego en su celular, aunque solo ganaban puntos y no dinero, por lo que la felicidad no estaba basada en las recompensas monetarias.

“En las situaciones reales, las recompensas asociadas con las decisiones de vida que son importantes y llevan su proceso, como comenzar un nuevo trabajo o casarse, no se perciben hasta después de un largo periodo de tiempo, y nuestros resultados sugieren que las expectativas relacionadas con esas decisiones, buenas o malas, tendrán un gran efecto en la felicidad”, agregó el comunicado.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad