SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Chicos tímidos: no hablan pero entienden todo

Por LIc. Verónica Wolman psicóloga -
Chicos tímidos: no hablan pero entienden todo
CRÉDITO: THINKSTOCK

Un nuevo estudio logró establecer la conexión timidez y lenguaje en los chicos y asegura que el hecho de que no hablen mucho no significa que no entiendan o que sus capacidades cognitivas se vean disminuidas. Qué es la timidez y cómo superarla.

"Los chicos que sufren de limitaciones verbales no deberían ser subestimados. Los padres y maestros deberían tomar nota de estos resultados ya que necesitan ser quienes estimularán el desarrollo de sus capacidades expresivas", explica uno de los investigadores del estudio Soo Rhee, de la Universidad de Colorado, uno de los líderes del estudio. 

Cómo se realizó la investigación

 El estudio, publicado en la revista de Child Development, se basó en el análisis de 816 chicos , entre los cuales 408 eran mellizos de entre 14 y 24 meses de edad, que es justamente el momento en que los niños desarrollan sus habilidades de lenguaje y expresión más rápidemente. 

Los niños fueron evaluados en su capacidad de repetir sonidos, responder preguntas, seguir directivas, y los investigadores buscaron patrones comunes de conducta y los analizaron a través del tiempo, prestando especial atención a los chicos que mostraban rasgos de timidez y al desarrollo de su lenguaje. 

Lo interesante de las conclusiones es que los niños tímidos es que entienden mucho más de lo que la falta de vocabulario y expresión puede dar a entender. 

¿Qué es la timidez? 

La timidez, un rasgo de la personalidad que influye nuestro comportamiento día a día y afecta nuestras relaciones interpersonales, además de ponerle un límite al desempeño social del individuo. 

Analizando el término desde el origen de la palabra, la palabra timidez viene del latino timidus, que significa temeroso. 

Para la Real Academia Española el concepto se refiere a un rasgo de personalidad, expresando que tímida es aquella persona encogida, corta de ánimo y a quien le cuesta muchísimo relacionarse. 

"Etiquetar a una persona como tímida no lo ayuda. El niño muchas veces cree que con esta descripción de sí mismo algo no está bien con él y eso lo hará incrementar la timidez. Quizás lo peor sería decirle a un niño 'no seas tímido. No te quedes quieto", explicó el Dr. Williams Sears del Instituto Nacional de Salud Mental en una entrevista sobre el tema publicada en los medios, quien participó en un estudio sobre la timidez en el que analizaron la conducta de 10 mil niños de 13 a 18 años. 

La mitad de esos adolescentes reconoció que eran tímidos y de esa mitad, el 12% reconoció haber tenido síntomas de fobia social en algún momento de su vida. 

Entre los síntomas de fobia social están el miedo constante y excesivo de ser observado y juzgado por los demás, la timidez o incomodidad en una situación social, el miedo a hablarle a otros, un sentimiento de incomodidad en situaciones sociales, dolor de estómago, palpitaciones, náuseas, sudor, mareo y deseos de llorar. 

Se puede decir que existen dos tipos de timidez: la esperable para cierta edad y situaciones, que no llegan a afectar la vida del individuo y la crónica, que se instala como un rasgo de personalidad y puede ser consecuencia de un trastorno más preocupante conocido como fobia social. 

La fobias son un trastorno de ansiedad caracterizado por una reacción humana natural desproporcionada ante un estímulo determinado, un temor fuerte e irracional con síntomas físicos y mentales ante algo que representa poco o ningún peligro real, según indica la Asociación Americana de Psiquiatría. 

La fobia social se define por una limitación de las actividades de la persona por la ansiedad y el miedo irracional que le produce el contacto con otras personas, situaciones de evaluación y posible crítica de otros y la exposición ante los demás. Cuando se prolonga en el tiempo, la fobia requiere de tratamiento psicológico y en algunos casos también requiere la ingesta de algunos medicamentos para la ansiedad. 

Cómo vencer la timidez 

  • Practica las conductas sociales, mirar a los ojos, el lenguaje corporal, las conversaciones posibles, hacer preguntas y responder con aquellas personas con las que te sientas cómodo. Luego, inténtalo con desconocidos o situaciones que puedan ponerte nervioso. 
  • Ensaya y repasa lo que vas a decir en alguna situación que has estado evitando por la timidez. Siéntete orgulloso por haberlo intentado y ponte objetivos graduales que poco a poco irás superando. 
  • Comienza actividades en las que debas relacionarte con personas con las que compartes intereses. A las personas tímidas muchas veces les preocupa lo que los demás piensen de ellas
  • Date una oportunidad. Busca actividades donde puedas relacionarte con personas que comparten tus intereses. 
  • Date tiempo para ir conociéndolas e ir cogiéndoles confianza. A las personas tímidas a menudo les preocupa no estar a la altura o qué pensarán de ellas los demás y eso los limita en sus acciones. Intenta que estos miedos no te paralicen e impidan disfrutar de las cosas que te gustan. 
  • Aprende a defender tus opiniones y expresarte en forma apropiada si alguien hiere tus sentimientos o quieres dejar clara tu posición. 
  • Nunca dejes de ser quien eres. Si bien puedes mejorar tus habilidades verbales y expresivas, si eres una persona callada y de pocas palabras no dejes de ser quién eres. Prueba diferentes formas de relacionarte pero siempre sintiéndote cómodo con ello. Tus amigos lo apreciarán y te sentirás mejor contigo mismo.

Más información

Fobias y miedos: ¿qué es normal?

Todo sobre ataques de pánico

Trastornos bipolares: hay solución

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad