SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Yoga, promisorio para el trastorno bipolar

Por -
Yoga, promisorio para el trastorno bipolar
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Si padeces trastorno bipolar o conoces a alguien que lo padezca está información te puede interesar. Investigadores de la Escuela de Medicina de Alpert de la Universidad de Brown y el Hospital Butler, en Estados Unidos, han documentado los beneficios que tiene la práctica de yoga para tratar la condición, lo que podría ayudar a los especialistas a desarrollar un tratamiento adicional a la farmacoterapia.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que provoca cambios extremos en el estado de ánimo. Esta afección también se llama enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca. De acuerdo a la Academia Americana de Psiquiatría en Niños y Adolescentes, hasta una tercera parte de los 3.4 millones de niños y adolescentes con depresión en Estados Unidos, pueden estar experimentando el inicio temprano del trastorno bipolar y aproximadamente habría 5.7 millones de adultos que lo padecerían.

Los hallazgos publicados en Journal of Psychiatric Practice y dados a conocer en un comunicado por la Universidad de Brown, refieren que existe una clara evidencia de que el yoga parece ser una práctica de gran alcance y muy positiva para algunos individuos con trastorno bipolar.

Dicha conclusión se desprende del análisis de las respuestas a un cuestionario respondido por 70 personas con la condición, sobre el impacto del yoga en su vida. “La gran mayoría de las respuestas fueron positivas y uno de cada cinco encuestados calificó el yoga como un cambio de vida. Una persona incluso dijo: el yoga me ha salvado la vida. ... Yo no podría estar vivo hoy fuera si no fuera por el yoga”, comentó Lisa Uebelacker, autor principal del estudio.

Otros 29 encuestados dijeron que el yoga disminuye la ansiedad y promueve la calma o proporciona otros beneficios emocionales. Cuando se les preguntó cómo el yoga afecta a los síntomas de manía, 23 de los encuestados dijeron que les ayuda a calmarse. Otros beneficios mencionados, fue la distracción de pensamientos depresivos y una mayor claridad de pensamiento, añadió.

Entre los posibles riesgos de practicar yoga mencionados por los encuestados, advirtieron sobre la posibilidad de lesiones físicas o dolor. Y algunos se sintieron frustrados con su desempeño.

La encuesta, es la primera etapa de un programa de investigación sobre el yoga y el trastorno bipolar. El próximo paso es la realización de un ensayo clínico piloto con suficiente poder estadístico para identificar rigurosamente beneficios y riesgos, dijo Uebelacker.

Para muchos pacientes bipolares, los síntomas persisten durante décadas a pesar de los fármacos. Los estudios actuales de yoga, señaló Lisa Uebelacker, son parte de un programa más amplio para determinar qué más puede ayudar a las personas que ya están sometidos a las terapias convencionales. "Estamos buscando formas alternativas para lidiar con el sufrimiento que es parte de la vida cotidiana de las personas por lo que hay otras opciones además de la medicación y la psicoterapia en curso", concluyó.

Más sobre el yoga

De acuerdo con el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, por sus siglas en inglés), el yoga, además de desarrollar la condición física, la fuerza y la flexibilidad, mejora la calidad de vida, reduce el estrés, la ansiedad, el insomnio, la depresión y el dolor de espalda. También se ha descubierto que reduce la frecuencia cardiaca y la presión arterial.

Según una encuesta publicada por el NCCAM, el yoga es el sexto tratamiento alternativo más utilizado en los Estados Unidos y más de 13 millones de adultos la practican.

Los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., citan que una práctica adecuada del yoga combina: posturas físicas hacia las cuales los participantes fluyen, y luego sostienen, antes de proceder a la siguiente postura; un enfoque en técnicas de respiración que hace que los participantes sean más conscientes de sus cuerpos; meditación y relajación profundas, lo que permite a los participantes enfocarse en su espiritualidad.

De acuerdo con la Harvard Medical School, el yoga puede trabajar para mejorar el estado de ánimo de la misma manera que otras técnicas de ejercicio y relajación. Estas técnicas funcionan mediante la liberación de sustancias químicas cerebrales que mejoran el estado de ánimo, incluyendo a los neurotransmisores y a las endorfinas, y mediante la liberación de sustancias químicas del sistema inmunológico que pueden contrarrestar la depresión. Ejercitarse, como en el yoga, también aumenta la temperatura del cuerpo, lo que puede generar sentimientos de calma. El yoga también puede mejorar la capacidad del cuerpo para responder al estrés.

Trastorno bipolar

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés), el trastorno bipolar es una enfermedad mental severa. Las personas que la sufren experimentan cambios de ánimo poco comunes. Pueden pasar de ser muy activos y felices a sentirse muy tristes y desesperanzados. Y, así, empezar el ciclo otra vez. Frecuentemente tienen estados de ánimo normales entre uno y otro ciclo. A las sensaciones de euforia y actividad se les llama manías. A las de tristeza y desesperanza se les llama depresión.

Las causas de este trastorno no son del todo claras. Pueden ser genéticas, o sea que pueden tener una tendencia familiar. Otra causa puede ser una estructura anormal de las funciones del cerebro.

El trastorno bipolar suele empezar en los últimos años de la adolescencia o al inicio de la edad adulta pero niños y adultos también pueden sufrirlo. La enfermedad, generalmente, dura toda la vida.

Si no se trata, el trastorno bipolar puede dañar las relaciones personales, causar bajo rendimiento en la escuela o en el trabajo e incluso el suicidio. Sin embargo, existen tratamientos eficaces para tratar los síntomas: medicinas y "terapia de conversación". La combinación de ambas suele ser lo que mejor funciona.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad