SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Virtudes terapéuticas del ozono

Por Violeta Merlo -
Virtudes terapéuticas del ozono
CRÉDITO: HOLADOCTOR

El ozono no sólo nos protege de los peligros rayos ultravioleta que atraviesan la atmósfera, su uso con fines terapéuticos es más común de lo que pensamos en la recuperación de pacientes con padecimientos degenerativos y para aliviar el dolor crónico. Aquí te decimos qué es la ozonoterapia y algunos de sus usos.

Ozono médico u ozono medicinal son las denominaciones más comunes para la mezcla de oxígeno y ozono que se utiliza en la ozononoterapia.

El Doctor Froylán Alvarado, presidente de la Asociación Mexicana de Ozonoterapia A.C. explicó que el tratamiento se basa en las vías de acción y efectos que tiene el ozono en el ámbito biológico:

Antioxidante

La ozonoterapia es capaz de estimular las enzimas celulares antioxidantes, por lo que retarda los procesos de envejecimiento celular.

Antivírico y germicida

El ozono médico aporta beneficios inactivando o eliminando todo tipo de microorganismos patógenos como bacterias, hongos y virus.

Oxigenación

Es una fuente muy importante de oxígeno, capaz de estimular la circulación sanguínea y acelerar el metabolismo celular, mejorando la circulación y las funciones celulares en general.

Revitalizante y regenerador

Demostrada su capacidad, el ozono médico, aporta beneficios en la recuperación funcional de numerosos pacientes afectados por patologías médicas y enfermedades degenerativas. Estimula las defensas del organismo. Promueve la cicatrización de úlceras y la regeneración de tejidos articulares deteriorados como en la artrosis.

Anti inflamatorio

Tratamiento del dolor mediante aplicación local de ozono médico. Sus beneficios actúan neutralizando los mediadores neuroquímicos de la sensación dolorosa, facilitando la metabolización y eliminación de mediadores inflamatorios.

Usos y padecimientos

Se utiliza principalmente en medicina interna y ortopedia para el alivio y control de enfermedades como: artritis reumática, contracturas musculares, lesiones de columna, fibromialgias, así como enfermedades degenerativo crónicas como: diabetes, aterosclerosis, parkinson, alzheimer, colitis crónica, fístulas rectales, fibrosis uretral y como coadyuvante en el tratamiento de cáncer y VIH (Sida), entre otras.

Entre los padecimientos que se pueden tratar con la terapia de ozono se encuentran: pie diabético, ulceraciones de origen vascular, úlceras diabéticas, insuficiencia arterial y venosa, llagas por decúbito y gangrena, herpes simple y zóster, hipodermitis induractivas, entre otras.

La ozonoterapia está contraindicada en casos de intoxicación alcohólica aguda, infarto cardiaco, alergias al ozono y embarazo. Estas contraindicaciones son debido al pequeño aumento de la presión arterial.

Vías de aplicación

La mezcla gaseosa de oxígeno-ozono se puede aplicar de múltiples maneras. En forma local mediante una campana de vidrio o una bolsa plástica acorde a las distintas partes del cuerpo (pierna, brazo, etc.). Además se inyecta por vía intravenosa, subcutánea, intradiscal, intramuscular e intrarticular. Otro método para suministrarlo es a través de autohemotransfusión que consiste en la extracción de sangre a la cual se le agrega el oxígeno-ozono, se mezcla con la sangre y sin sacar la aguja, se la vuelve a inyectar en la corriente sanguínea. La insuflación rectal se realiza aplicando directamente el gas por medio de una sonda fina, como si fuera un enema.

Este artículo es de carácter informativo y no sustituye el tratamiento alopático u otros remedios farmacológicos. En todos los casos consulta con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad