SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hablar del final de la vida no acelera la muerte

Por Randy Dotinga, Reportero de Healthday -
Hablar del final de la vida no acelera la muerte

Los pacientes no son más propensos a morir si hablan sobre la atención para el final de la vida

MIÉRCOLES, 28 de septiembre (HealthDay News) -- Una investigación reciente sugiere que las personas enfermas que hablan sobre las instrucciones anticipadas no mueren antes que sus contrapartes que no tienen conversaciones sobre la atención para el final de la vida.

El estudio solo observó a los pacientes que estaban leve o moderadamente enfermos, no a aquellos que esperaban morir pronto. Y el estudio no prueba definitivamente que dichas conversaciones no afecten las tasas de muerte.

Pero los hallazgos sugieren que "tener una conversación o completar unas instrucciones no provoca daño. Podemos fomentar la autonomía sin preocuparnos de que hacemos daño a los pacientes", afirmó la autora del estudio, la Dra. Stacy M. Fischer, profesora asistente de la Facultad de medicina de la Universidad de Colorado.

Fischer y colegas iniciaron su estudio luego del debate sobre la atención de salud de 2009, después de que una cláusula que permitía financiación para conversaciones sobre instrucciones anticipadas bajo el programa de Medicare se sometiera al escrutinio, según la información de respaldo del estudio. Aunque esa cláusula existía durante la administración de George W. Bush, la administración de Obama la eliminó de la Ley de atención asequible para que el tema no confundiera el debate más amplio sobre la atención de salud asequible, de acuerdo con el estudio. La controversia también introdujo el término "paneles de muerte" al público. Los reportes de los medios de comunicación afirmaron que dichos paneles, supuestamente para permitir a los médicos tomar decisiones sobre quién viviría y quién moriría, en realidad no existían en la propuesta de reforma en la atención de salud del Presidente Obama.

Las conversaciones normales sobre las instrucciones anticipadas pueden ser difíciles. La Dra. Jennifer Mack, profesora asistente de la Facultad de medicina de la Harvard que está familiarizada con los hallazgos, apuntó que a veces los pacientes y las familias no tienen opiniones positivas respecto a las conversaciones sobre las instrucciones anticipadas. "Creen que los médicos que traen el tema a colación no necesariamente tienen sus intereses en mente, sino una agenda en particular", lamentó.

Mack añadió que algunas personas podrían preocuparse sobre la "profecía autocumplida", la idea de que "si le decimos al paciente que tiene dos semanas de vida, el paciente se lo cree".

Fischer dijo que deseaba abordar la preocupación de que la discusión sobre los "paneles de muerte" implica que las instrucciones anticipadas "de alguna forma llevarán a las familias o proveedores de atención a dejar de administrar cuidados".

Los autores del estudio examinaron los expedientes médicos de 458 pacientes de hospitales de Colorado a quienes se preguntó mientras estaban en el hospital si habían participado en conversaciones sobre las instrucciones por anticipado. Los investigadores se enfocaron en 356 personas que se pensaba tenían un riesgo de muerte bajo (297 personas) o mediano (59 personas) durante el año siguiente. El estudio excluyó a aquellos que se esperaba murieran en cualquier momento, ya que ese hecho hubiera "fomentado esas conversaciones", apuntó Fischer.

Los investigadores hallaron que 45 por ciento de los 356 pacientes dijeron que habían tenido conversaciones sobre las instrucciones anticipadas, aunque apenas diez por ciento tenían documentos de instrucciones anticipadas incluidos en sus expedientes médicos. Seis por ciento tenían testamentos vitales, nueve por ciento tenían documentos que conferían representación legal duradera a otra persona, y siete por ciento tenían otros tipos de documentos similares.

Alrededor de una cuarta parte de los participantes murieron durante el periodo de seguimiento del estudio entre 2003 y 2009. Los investigadores hallaron que tener una conversación sobre las instrucciones anticipadas no aumenta ni reduce el riesgo de muerte de un paciente.

Los investigadores escribieron que el estudio ofrece "datos limitados para contrarrestar las afirmaciones engañosas de las personas opuestas al proceso de planificación de la atención por adelantado".

Mack dijo que el estudio parece sólido, aunque el número de sujetos es relativamente bajo. "Intentar proveer datos para abordar algunas de esas suposiciones probablemente sea algo bueno", afirmó.

El estudio aparece en la edición en línea del 28 de septiembre de la revista Journal of Hospital Medicine.

Más información

Para más información sobre las instrucciones anticipadas, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad