SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Contacto Terapéutico

Contacto Terapéutico

Resumen:

Delores Krieger, enfermera certificada, Ph.D, y Dora Kunz, curandera natural, desarrollaron el Contacto Terapéutico (TT), a principios de los años de 1970. El Contacto Terapéutico es una adaptación de varias religiones y tradiciones de curación seculares y que, por lo común, se utiliza en los cuidados de enfermería para muchas afecciones.

Los profesionales del Contacto Terapéutico mantienen sus manos a una corta distancia del paciente sin hacer contacto físico. El propósito de esta técnica es detectar el campo de energía del paciente, permitiéndole al profesional del Contacto Terapéutico corregir cualquier desbalance que se pueda percibir. La empresa Nurse Healers Professional Associates, Inc. es la principal organización que realiza capacitaciones sobre el Contacto Terapéutico y enseña una técnica estandarizada. El tratamiento del Contacto Terapéutico consta de cuatro pasos: centralización (calmar la mente y concentrar la atención en el paciente), valoración del campo de energía del paciente en busca de irregularidades, intervención para facilitar el flujo simétrico energético a través del campo y evaluación/cierre para verificar los efectos y concluir el tratamiento. Por lo general, las sesiones del tratamiento duran de cinco a treinta minutos. En la actualidad, no existe una certificación formal o valoración con base en la competencia para este tipo de terapia.

Algunas veces, el concepto de energía de vida o fuerza de vida se ha comparado con los principios espirituales y no con los científicos. Algunos críticos argumentan que ello se debe a las raíces religiosas de esta práctica y por lo tanto, se debe tratar como una religión y no como una terapia en el cuidado de la salud. Quienes son escépticos han buscado cómo eliminar el Contacto Terapéutico como una práctica en el cuidado de enfermería, debido a los cuestionamientos que subyacen alrededor del mecanismo de acción. No obstante, los resultados prometedores de varios estudios en seres humanos, experiencias clínicas positivas e informes de casos han provocado que se aumente la utilización del Contacto Terapéutico.

Diferentes variaciones han surgido del tratamiento original, pero los aspectos de centrar la mente y la intención siguen siendo las bases fundamentales de esta técnica. Janet Mentgen instituyó el contacto en la década de los años 80 con base en los principios del Contacto Terapéutico, el cual le brinda al paciente empoderamiento, auto-cuidado y la posibilidad de concentrarse en el efecto de la relación profesional-paciente.

Teoría:

Se desconoce la forma en que el Contacto Terapéutico puede afectar el cuerpo humano. Se ha establecido una teoría de que el Contacto Terapéutico afecta a los pacientes a través de la conexión de los campos energéticos dentro y fuera del cuerpo. Se cree que la energía estimula los mecanismos internos para tratar los síntomas físicos. Se considera que el sistema nervioso autónomo es particularmente sensible al Contacto Terapéutico seguido de los sistemas muscoesquelético, circulatorio y linfático. Se considera que los trastornos endocrinos femeninos son más sensibles que aquellos que afectan a los hombres. Los pacientes catatónicos y maníacos han reportado que responden al Contacto Terapéutico. La mayoría de los estudios científicos del Contacto Terapéutico han analizado los efectos sobre el dolor y la ansiedad.

Un controvertido estudio que publicara la American Medical Association en 1998 informó que un grupo de profesionales de Contacto Terapéutico no pudieron sentir los campos energéticos. El estudio fue difundido profusamente y catalogado como un hito, aunque ha sido objeto de críticas por parte de algunos profesionales del Contacto Terapéutico, dado que éste no midió las mejorías en los síntomas del paciente o en su satisfacción.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Artritis, fracturas óseas, curación de huesos, cáncer, enfermedad cardiovascular preparación para el alumbramiento, síndrome de fatiga crónica, distonia, epilepsia, aflicción, enfermedad cardiaca, esclerosis múltiple, cuidados paliativos, síndrome de Parkinson, cuidado de post-parto, estimulación del flujo de leche materna, rehabilitación, sarcoidosis, sinusitis, mejoría del sueño, trauma (recuperación), bienestar durante el embarazo.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Dolor (B)

    El Contacto Terapéutico puede reducir el dolor y mejorar la movilidad de las articulaciones en las personas que sufren de osteoartritis, disminuir el dolor y la ansiedad causada por quemaduras y mejorar el dolor crónico en las articulaciones y músculos en pacientes ancianos. Investigaciones preliminares reportan que los pacientes que reciben Contacto Terapéutico pueden necesitar menos analgésicos después de una cirugía. Sin embargo, la mayoría de los estudios del Contacto Terapéutico no han sido bien diseñados y el Contacto Terapéutico no se ha comparado sucintamente con los tratamientos comunes para el dolor como drogas para el alivio del dolor. Se necesita una mayor investigación antes de llegar a una conclusión sólida.

  • Trastornos siquiátricos en niños (B)

    Existe alguna evidencia de que el Contacto Terapéutico puede reducir la ansiedad en niños con enfermedades que amenazan la vida, reducir el estrés en adolescentes con enfermedades siquiátricas y ayudar al relajamiento de infantes prematuros. Se requiere investigación adicional antes de recomendar el Contacto Terapéutico como tratamiento estándar para los trastornos siquiátricos en niños.

  • Estrés (ansiedad) (B)

    Existe alguna evidencia de que el Contacto Terapéutico puede reducir la ansiedad en mujeres embarazadas con dependencia de sustancias químicas, reducir el estrés en el lugar de trabajo y en adolescentes con enfermedades siquiátricas. Se requiere investigación adicional a fin de determinar la efectividad del Contacto Terapéutico en la reducción del estrés y la promoción de la relajación.

  • Demencia por Alzheimer (C)

    Estudios preliminares indican que el Contacto Terapéutico puede reducir los síntomas del comportamiento de demencia como la exploración y divagación, dar golpes ligeros y golpear ruidosamente, la ansiedad, la agitación y la vocalización en las personas que sufren de demencia. Se necesitan estudios bien diseñados antes de llegar a una conclusión firme.

  • Síndrome de túnel carpiano (C)

    El Contacto Terapéutico puede ofrecer beneficios limitados en el tratamiento del síndrome de túnel carpiano. Se requieren estudios adicionales para determinar su efectividad.

  • Fibromialgia (C)

    Estudios preliminares indican que el Contacto Terapéutico podría ser una opción de tratamiento efectivo en el alivio del dolor en pacientes con fibromialgia. Se necesita una mayor investigación antes de hacer una recomendación.

  • Dolor de cabeza (C)

    El Contacto Terapéutico puede reducir el dolor en pacientes con dolor de cabeza por tensión. Se necesita mayor estudio a fin de hacer una recomendación.

  • Trastornos del sistema nervioso central (C)

    Alguna evidencia indica que el Contacto Terapéutico puede afectar algunas de las propiedades del sistema nervioso central. Sin embargo, se requiere investigación adicional para determinar si el Contacto Terapéutico tiene algún efecto en los trastornos del sistema nervioso central.

  • Depresión (C)

    El Contacto Terapéutico puede ser beneficioso cuando se usa junto con terapias estándares para el tratamiento de la depresión. Se requiere investigación adicional.

  • Bienestar en los pacientes con cáncer (C)

    Investigaciones preliminares indican que el contacto terapéutico puede mejorar el bienestar en los pacientes con cáncer avanzado. Se reportan mejorías en el dolor, la ansiedad, la depresión y la fatiga en pacientes que reciben masaje terapéutico y contacto curativo. Se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

  • Curación de heridas (C)

    Aunque algunos estudios reportan una mejoría en la curación de heridas con el contacto terapéutico; otros no muestran ningún beneficio.

  • Diabetes (C)

    El Contacto Terapéutico podría ser inefectivo en los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes. No existe evidencia suficiente para recomendar el Contacto Terapéutico como tratamiento efectivo contra la diabetes.

  • VIH/SIDA (C)

    No existe suficiente evidencia para demostrar los beneficios del Contacto Terapéutico en el sistema inmunológico o bienestar emocional de pacientes con SIDA; se recomienda mayor investigación.

  • Hipertensión (presión arterial alta) (C)

    Se ha indicado que el contacto terapéutico puede aliviar la ansiedad y el estrés y por tanto, reducir la presión arterial. Sin embargo, la evidencia es insuficiente para probar su efectividad en el tratamiento de la hipertensión. Se requiere mayor investigación.

  • Mastectomía adjunta (C)

    El Contacto Terapéutico puede afectar los resultados físicos y emocionales de las mujeres sometidas a mastectomía. Sin embargo, la evidencia es insuficiente para recomendar el Contacto Terapéutico a favor o en contra de este uso.

  • Dolor en miembro fantasma (C)

    Existe muy poca evidencia de que el Contacto Terapéutico puede aliviar el dolor en miembro fantasma posterior a una amputación. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Se cree que el Contacto Terapéutico es seguro para la mayoría de las personas. Las sesiones de tratamiento deben ser más breves para los niños que para adultos. El Contacto Terapéutico no se debe usar para afecciones potencialmente graves en vez de terapias más probadas. Pueden ocurrir agitación, ansiedad, mareo, nausea e irritabilidad. También se han asociado con el Contacto Terapéutico el dolor de cabeza por tensión y el llanto. Algunos profesionales del Contacto Terapéutico creen que esta terapia no se debe practicar en personas con fiebre o inflamación, y se debe evitar en zonas del cuerpo con cáncer. Algunas personas creen que si el proveedor de Contacto Terapéutico está pasando por dificultades emocionales, estos sentimientos se pueden pasar al paciente.

Referencias:

  • Blankfield RP, Sulzmann C, Fradley LG, et al. Therapeutic touch in the treatment of carpal tunnel syndrome. J Am Board Fam Pract 2001;14(5):335-342.
  • Denison B. Touch the pain away: new research on therapeutic touch and persons with fibromyalgia syndrome. Holist Nurs Pract 2004;18(3):142-151.
  • Frank LS, Frank JL, March D, et al. Does therapeutic touch ease the discomfort or distress of patients undergoing stereotactic core breast biopsy? A randomized clinical trial. Pain Med 2007 Jul-Aug;8(5):419-24.
  • Giasson M, Bouchard L. Effect of therapeutic touch on the well-being of persons with terminal cancer. J Holist Nurs 1998;16(3):383-398.
  • Gordon A, Merenstein JH, D'Amico F, et al. The effects of therapeutic touch on patients with osteoarthritis of the knee. J Fam Pract. 1998;47(4):271-277.
  • Gregory S, Verdouw J. Therapeutic touch: its application for residents in aged care. Aust Nurs J 2005 Feb;12(7):23-5.
  • Ireland M. Therapeutic touch with HIV-infected children: a pilot study. J Assoc Nurses AIDS Care 1998;9(4):68-77.
  • Larden CN, Palmer ML, Janssen P. Efficacy of therapeutic touch in treating pregnant inpatients who have a chemical dependency. J Holist Nurs 2004;22(4):320-332.
  • Lin Y-S, Taylor AG. Effects of therapeutic touch in reducing pain and anxiety in an elderly population. Integrative Medicine 1998;1(4):155-162.
  • Müller-Oerlinghausen B, Berg C, Droll W. [The efficacy of Slow Stroke Massage in depression] Psychiatr Prax 2007 Sep;34 Suppl 3:S305-8.
  • Peters RM. The effectiveness of therapeutic touch: a meta-analytic review. Nursing Science Quarterly 1999;12(1):52-61.
  • Post-White J, Kinney ME, Savik K, et al. Therapeutic massage and healing touch improve symptoms in cancer. IntegrCancer Ther 2003;2(4):332-344.
  • Rosa L, Rosa E, Sarner L, et al. A close look at therapeutic touch. JAMA 4-1-1998;279(13):1005-1010.
  • Turner JG, Clark AJ, Gauthier DK, et al. The effect of on pain and anxiety in burn patients. J Adv Nurs 1998;28(1):10-20.
  • Woods DL, Craven RF, Whitney J. The effect of on behavioral symptoms of persons with dementia. Altern Ther Health Med 2005;11(1):66-74.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad