SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tiene 100 orgasmos al día y lo hacen sufrir

Por -
Tiene 100 orgasmos al día y lo hacen sufrir
CRÉDITO: CAPTURA DE PANTALLA

A raíz de una lesión que sufrió en su columna al levantarse de una silla, un hombre empezó a sufrir de un síndrome de excitación genital persistente. La condición le provoca varios orgasmos al día, que limitan su vida social y afecta a su familia.

Hace alrededor de dos años que la vida de Dale Decker se convirtió en una pesadilla. Contrariamente a lo que se pueda creer, o a las bromas que se suelen hacer al respecto, el hecho de tener múltiples orgasmos sin buscarlo ni desearlo, más que ser algo placentero es un momento que se quiere mantener bien lejos.

Este hombre de 37 años originario de Two Rivers, en Wisconsin, empezó a experimentar orgasmos espontáneos e involuntarios en septiembre de 2012, cuando al levantarse de una silla sufrió algún tipo de lesión en un disco lumbar. En el camino hacia el hospital, mientras lo llevaban en la ambulancia para ser atendido, tuvo 5 orgasmos espontáneos.

La lliteratura científica indica que un traumatismo en los nervios de la pelvis pueden disparar hipersensibilidad en esa área. En su caso, la complicación lo obligó a quedarse aislado en su casa por miedo a tener un orgasmo en público, tal como le sucedió en un almacén mientras compraba comestibles, y había 150 personas mirándolo.

También recuerda con amargura en un video publicado en Daily Mail lo duro que fue para él estar “de rodillas rezando junto al féretro en el funeral de mi padre, diciéndole adiós, mientra se me desencadenaban nueve orgasmos, uno tras otro”.

Decker vive en Two Rivers con su esposa Abril y sus dos hijos, y la mujer hace todo lo que puede para apoyar a su esposo, que por el momento no puede trabajar ni mantener a su familia. La situación se volvió también muy tensa para la pareja, que decidió dormir en camas separadas porque él tiene episodios nocturnos que la perturban. Rara vez tienen relaciones sexuales porque la situación emocional de ambos es muy delicada.

Por el momento los especialistas no han logrado darle una respuesta a su condición, conocida como síndrome de excitación genital persistente. Es más frecuente en mujeres, tal como explicó a Daily Mail la ginecóloga de Nueva York Dena Harris.

Mucha gente sostiene que esta condición tiene que ver con una actitud mental, cuando en realidad se trata de un caso clínico sin muchos especialistas capaces de abordarlo. Por el momento, Decker no han logrado que alguien lo asista y su situación es preocupante: según la doctora Harris, muchos que han pasado por situaciones similares han recurrido al suicidio como la única forma de librarse de ese flagelo que arruinó sus vidas.

El doctor David Goldmeier, experto en medicina sexual del Imperial College de Londres, explica que el desorden de excitación genital permanente es una enfermedad que provoca largos periodos de excitación que no está asociada con el deseo. No se puede frenar ni contener, puede persistir por días u horas y es muy estresante para la quien la padece.

Esta condición suele ser más habitual en mujeres, y en los hombres lo más frecuente es el priapismo, que según explica la Clínica Mayo, es una enfermedad dolorosa en la que el pene permanece erecto durante varias horas. Se trata de una condición de emergencia que debe ser tratada por un médico, y las causas pueden ser neurológicas, vasculares, o por lesiones en la espina dorsal, como le ocurrió al hombre de Wisconsin.

El priapismo se desencadena cuando la sangre no retorna desde el pene al cuerpo en forma normal, y queda retenida sin recibir oxigenación. Esto puede llegar a dañar los tejidos del pene, causar disfunción eréctil y vascular y hasta gangrena. Se revierte mediante un drenaje de la sangre retenida en el pene y con medicación.

Hay otro tipo de priapismo que no requiere tratamiento ni  presenta riesgos de dañar el tejido del pene. Se intenta activar la circulación presionando la zona del perineo y aplicando hielo para poner fin a la erección. En algunos casos es necesaria una cirugía en la que se inserta una cánula temporaria para impedir que fluya sangre hacia el pene, que luego es reabsorbida por el propio organismo.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad