SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Adiós al Punto G, bienvenido CUV

Por -
Adiós al Punto G, bienvenido CUV
CRÉDITO: THINKSTOCK

Investigadores franceses y mexicanos han llegado a conclusión de que es hora de decirle adiós al Punto G y pensar en una zona mucho más amplia y compleja, que denominaron CUV, que abarca el clítoris, la uretra y la vagina para poder explicar el orgasmo femenino.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de las Universidades de L' Aquila y Tor Vergara en Roma, publicado en la última edición de la revista científica Nature Urology, determinó que el llamado Punto G y la llamada eyaculación femenina no existen. 

Según informa el estudio, para poder explicar el orgasmo femenino no alcanza con pensar en un punto determinado, sino que es necesario pensar en la estimulación de toda una zona erógena que es mucho más amplia y compleja, e incluye no sólo el clítoris, la uretra y la vagina sino también todos los tejidos, músculos, glándulas involucradas y hasta el mismo útero.

Las zonas de excitación femeninas, no son tejidos pasivos, sino estructuras muy dinámicas y sensibles que muchas veces son afectadas por intervenciones que realizan ginecólogos y cirujanos, que maltratan esta región anatómica tan importante y sensible para la vida sexual de la mujer.

"La vagina es un tejido activo y sexualmente muy importante que debe ser respetado", dijo Emmanuel A. Jannini, endocrinólogo y sexólogo de la Universidad de L'Aquila, y coordinador del estudio. 

 El Punto G  y el orgasmo femenino

Fue "descubierto" en 1950 por el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg y fue descrito como  "una zona erógena muy definida" en la pared anterior de la vagina y si bien logró fama y reconocimiento dentro de la comunidad científica, el debate en torno a su existencia nunca desapareció.

Hay libros que hasta orientan sobre cómo localizarlo y quienes lo afirman como centro del placer, aseguran que el punto G sería el responsable de un tipo de orgasmo muy intenso, muy diferente del que produce la estimulación del clítoris. Por ejemplo, Sara Nasserzadeh, terapeuta sexual y autora de “Orgasm Answer Guide” (John Hopkins University Press, 2009), tiene una guía dice que las mujeres cómo pueden buscar este punto y estimularlo.

El Punto G se trataría de un tejido eréctil, de un tercio de pulgada de largo, ubicado en el interior de la vagina, arriba de la uretra y durante la excitación, puede endurecerse dando lugar a una pequeña protuberancia. Sin embargo, hay estudios que aseguran que no se pueden individualizar en todas las mujeres.

El orgasmo femenino no se da en la misma forma, intensidad y cantidad en todas las mujeres, pero los investigadores coinciden en que el clítoris de alguna manera u otra está involucrado y cuando llegan al clímax durante el coito, es probable que lo obtengan por una estimulación indirecta del clítoris. 

Muchos ignoran que si no existiera el clítoris, la mujer no sentiría excitación sexual durante la penetración, ya que la vagina como órgano en sí no tiene terminaciones nerviosas y por ende… no tiene sensibilidad. Todos los orgasmos, según los investigadores Masters y Johnsons “están involucrados directa o indirectamente con el clítoris”.

Los sexólogos han documentado de diferente forma que las mujeres que sólo pueden llegar al orgasmo mediante el sexo oral, manual, con vibradores o estimulación local pero muy raramente sólo con la penetración propiamente dicha. La teoría de una zona erógena más ampliada coincidiría con esta tendencia.

Más información

Cómo descubrir un orgasmo fingido

Cómo tener orgasmos múltiples

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad