SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Aceptarías tener una relación abierta?

Por -
¿Aceptarías tener una relación abierta?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Muchos hemos escuchado hablar sobre parejas que tienen relaciones abiertas, sin ataduras, que parece que hacen lo que quieren y sin duda, esas relaciones despiertan la curiosidad de hombres y mujeres. Es más, hay personas que creen que es una forma de abrir el juego a la verdad,  ante un mundo cada vez menos monógamo y más infiel.  Una reciente encuesta arrojó datos interesantes:  más de la mitad de los hombres estadounidenses no se oponen a tener una relación de pareja abierta.¿Qué piensan las mujeres? ¿Cómo es ese tipo de relación?

El sondeo analizó las respuestas de 2100 adultos a través de todo el territorio estadounidense y llegó a la conclusión de que la mitad de las personas no se oponen a esta relación. Ahora bien, eso no significa que la aceptan en la realidad. 

Sobre todo los hombres se mostraron más ideológicamente cómodos con la idea  de una relación abierta y un 45% de los entrevistados (48% de los hombres casados) dijeron que se oponían moralmente al concepto de tener una relación abierta. Las mujeres que se opusieron a la idea fueron más, llegando a un 62% de la población estudiada (67% de las casadas). 

Una menor cantidad de hombres dijo que dejaría a sus parejas si ella les pidiera acostarse con alguien más. En sentido opuesto,  el 44% de los hombres dijo que estaría de acuerdo en aceptar esa situación (45% de los hombres casados) comparado con el 66% de las mujeres (70% de las casadas). Estos resultados son una muestra más del cuestionamiento generalizado que existe entre la visión tradicional de la monogamia y las diferentes alternativas para aumentar la satisfacción en una relación.

Sin embargo, uno tendería a pensar que esta necesidad de innovación viene de la mano de la falta de satisfacción en sus relaciones de pareja.  Pero esto no parece ser así: dentro del 70% de adultos estadounidenses que está casado o en una relación estable, nada menos que el 94% dijo que estaba satisfecho con su pareja.

Esto que parece tan moderno e innovador dicen los sexólogos que puede ser una postura o una idealización del tema y no una realidad. La sexóloga y socióloga experta en relaciones Dr. Pepper Schwartz, de la Universidad de Washington, Seattle, lo entiende así.

"Creo que muchos estadounidenses les gusta pensarse a sí mismos como liberados sexualmente y aventureros, pero creo que si bien el tener una relación abierta puede sonar muy sexy, sobre todo para la gente joven. Sin embargo,  el hecho de que el ser humano es territorial y no le gusta compartir y menos a alguien que ama hace esta idea no tan atractiva. Por supuesto que siempre hay excepciones a esta regla pero creo que la mayoría de los hombres y las mujeres sufrirán en su ego el tener una relación abierta y también verán perjudicada su relación de pareja", dijo Schwartz.

Satisfecho pero infiel

Un punto importante para aclarar es que las personas que hablan de estar satisfechos con sus parejas no se refieren con esto a ser fieles. Es más, de la gran mayoría de personas que manifestaron estar bien con sus parejas, uno de cada 6 admitió haberle sido infiel.

Una vez más, los hombres tienen una mayor tendencia a la infidelidad que las mujeres, siendo que un 20% de los hombres encuestados dijeron que habían sido infiel a su mujer sin el permiso de ella, comparado con el 13% de las mujeres que tuvieron su aventura amorosa extra matrimonial.

Estos resultados resultan interesantes porque si bien las personas reportan aceptar la idea de una relación abierta en teoría, han tenido relaciones amorosas fuera del matrimonio en secreto justamente porque en realidad los parámetros de matrimonio más tradicionales son en realidad más fuertes.

Con respecto al divorcio sucede algo parecido, por ejemplo, más hombres que mujeres creen que el divorcio es un pecado, el 15% de los hombres comparado con el 9% de las mujeres.

Por otro lado, con respecto al tema de los hijos, los hombres creen en mayor medida que las mujeres que si hay un niño en el medio, la pareja debería permanecer casada, un 27% de los hombres pensó así comparado con un 16% de las mujeres.

Los hombres, casados y solteros, creen en un 17% que las parejas que tienen niños no deberían divorciarse nunca, no importa cómo se sienten en relación al otro, mientras que son menos las mujeres que creen esto, un 8% (el 9% de las casadas).

Mejor solo que infeliz

 Por otro lado, las mujeres están más de acuerdo con la idea de que es mejor estar sola que infeliz, con un 71% de las mujeres diciendo que prefieren estar solas, felices y ser exitosas que están en una relación de pareja que las hace infeliz (67% de las casadas) , comparado con un 61% de los hombres (55% de los casados) que piensan que es mejor estar solos que infelizmente casado.

Si bien las mujeres creen en su mayoría que el matrimonio no debería ser un objetivo en la vida de todos, creen que cuando uno está en una relación ésta debe durar. Un 75% de las mujeres y un 55% de los hombres creen que las relaciones están hechas para durar en el tiempo y la mayoría de las mujeres (56%) dicen que quieren un documento legal que pruebe el amor de su pareja, mientras que en los hombres lo afirman en un 43%.

"Si bien existen excepciones, en general la mayoría de las mujeres no se siente segura salvo que se casen....El matrimonio es el acto de romance que dice más sobre el voto y la intención de estar juntos para siempre", agregó Schwartz .

Para la experta, tanto hombres como mujeres quieren casarse, pero quizás no es tan fuerte porque no serán la madre del niño que tendrán. "La necesidad de compromiso de la mujer viene de un hecho biológico y es que la mujer necesita estar lo más segura posible de que el padre de su hijo la ama, que quiere permanecer junto a su lado y que ayudará al mantenimiento económico de la familia".

Diferencias regionales

El estudio también midió la existencia de diferencias en las distintas regiones del territorio estadounidense.

En la región de la zona del medio oeste del país, el 10% de los hombres de esa región dice haber sido infiel a su esposa, comparado con el 16% de los hombres del noreste, 17% del sur y un 20% del oeste.

Con respecto al tema de la aceptación de las relaciones abiertas, la costa oeste parece más dispuesta a este tipo de relaciones mientras que la noreste se mostró más en desacuerdo con la idea de que está bien tener una relación abierta.

La encuesta fue realizada por la empresa de marketing y servicios legales Avvo, Inc entre 2100 adultos estadounindenses quienes respondieron una encuesta online sobre este tema

Las reglas de una relación abierta

"El modelo de pareja al que estamos acostumbrados es el monogámico. Ya sea por la época en que vivimos o por nuestra cultura occidental, lo más frecuente es que una pareja estable, unida en matrimonio o no, se limite a mantener relaciones sexuales dentro de la pareja. De lo contrario, se considera que está siendo infiel", explica la sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla, autora de numerosos libros de sexualidad.

Sin embargo, los datos de la realidad muestra que no todos se encuentran cómodos con este modelo y esa especie de contrato implícito o explícito .  

La palabra abierta para hablar de este tipo de relación implica una honestidad, no es que cada uno hace la suya mintiendo. 

La relación abierta se presenta como una opción viable siempre y cuando los dos estén de acuerdo y tenga sus reglas bien claras. Aún así, nada garantiza que la pareja no termine en separación de todas formas, explican los expertos.

Como se trata de seres humanos y de sentimientos, el riesgo mayor es que alguno de los dos, o los dos se enamoren o se vean afectados por los celos.

 La comunicación es una de las claves, es fundamental establecer un acuerdo. Si bien no hay fórmulas ni recetas para eso, saber de antemano qué cosas pueden molestar al otro ayuda. Y si se animan a hacerlo, dicen los sexólogos, hay que estar muy atento a nuestra pareja y ver cómo van las cosas.

"Si bien puede comenzar con mucho entusiasmo por las dos partes, no todos estamos hechos para mantener una relación así, y mientras uno de los dos se encuentra pasándola genial, el otro comienza a sufrir. Entonces, surgen los rencores, los celos y la pareja puede peligrar. Así que eviten el sufrimiento y compartan sus sentimientos", advierte Rampolla.

Si existe un acuerdo, es importante mantenerlo. Por ejemplo, se puede acordar tener sexo casual, volver siempre a dormir a casa, mantener ciertas normas de higiene, alejarse de ese tercero si entran sentimientos en juego. En ese caso, todo lo que se realice fuera del acuerdo, sería ser deshonesto.

Una buena idea es que cada uno escriba sus expectativas y reglas para poder discutirlas en conjunto. Las variantes son muchas y es importante que ambos se sientan cómodos y libres de expresar sus sentimientos.

Otro tema muy importante es la necesidad de cuidado y el practicar en el 100% de las veces sexo seguro, no sólo por el posible contagio, sino también por los posibles embarazos no deseados. 

" Al tener múltiples amantes, las posibilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual son mucho mayores", agregó.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad