SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Si la madre usa metanfetamina, el hijo estará en problemas

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Si la madre usa metanfetamina, el hijo estará en problemas

Un estudio sugiere que la exposición prenatal a la metanfetamina aumenta las probabilidades de TDAH, depresión y ansiedad

LUNES, 19 de marzo (HealthDay News) -- Los niños expuestos a la metanfetamina en el útero se enfrentan a un mayor riesgo de desarrollar problemas conductuales, sugiere un estudio reciente.

Esos problemas pueden incluir depresión, ansiedad y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), informan los investigadores.

"Este es el único estudio sobre la metanfetamina que observó a los niños al nacer y les dio seguimiento en la niñez", afirmó la autora del estudio Linda LaGasse, profesora clínica asistente de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Brown.

El uso prenatal de metanfetamina de las madres "tiene un efecto sobre la conducta muy superior a otras cosas malas que provocan problemas en los niños", advirtió LaGasse.

Se piensa que el estimulante es incluso más potente que la cocaína porque dura más en el organismo, explicó. "La metanfetamina va directamente a la placenta y afecta al cerebro", señaló.

El informe aparece en línea y en la edición del 19 de marzo de la revista Pediatrics.

El Dr. James C. Garbutt, profesor y director médico del Programa de Abuso del Alcohol y Sustancias de la Universidad de Carolina del Norte, afirmó que "estos datos sugieren que la exposición a la metanfetamina en el útero podría llevar a problemas conductuales en los niños, y es algo que debe tomarse en cuenta en investigaciones futuras".

Esta información es otro motivo para que mujeres y hombres eviten la metanfetamina, o si son adictos a ella, se abstengan, apuntó Garbutt.

"Por supuesto hay muchos otros motivos para no usar metanfetamina, que incluyen sus graves consecuencias para la salud física y mental y su poder destructivo general en individuos y familias", añadió.

El equipo de LaGasse evaluó a 166 niños con madres que usaron metanfetamina en el embarazo, y los compararon con 164 niños similares que no habían sido expuestos a la droga.

Para determinar que los resultados realmente se relacionaban con el uso de metanfetamina y no otros factores, los investigadores tomaron en cuenta el uso de tabaco, alcohol y marihuana en ambos grupos de madres.

Los investigadores también observaron el nivel de uso de metanfetamina de las madres, la edad y otros factores ambientales de riesgo.

Los cuidadores de los niños rellenaron una lista de comprobación que los investigadores usaron para evaluar la conducta cuando tenían tres años, y una vez más a los cinco.

En ambas evaluaciones "los niños expuestos a la metanfetamina eran emocionalmente reactivos, o sea, nerviosos y molestos ante el cambio, además de ansiosos y deprimidos", señaló LaGasse.

Para los cinco años, esos niños también mostraban señales de TDAH, y otras conductas de mal comportamiento.

Además, los niños cuyas madres eran usuarias empedernidas de metanfetamina mostraron ambos tipos de problemas en ambas evaluaciones.

El Dr. Bruce Goldman, director de servicios de abuso de sustancias del Hospital Zucker Hillside, parte del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Glen Oaks, Nueva York, comentó sobre el estudio.

"El hallazgo no es muy sorprendente", dijo. "El sentido común dice que si las mujeres usan metanfetamina en el embarazo, sus bebés tendrán algún efecto a largo plazo".

Es lo mismo con otras drogas, advirtió.

"Debemos llegar a las mujeres en edad fértil y ayudar a educarlas sobre las consecuencias a largo plazo del uso continuo de metanfetamina en el embarazo", apuntó Goldman.

Los hijos de los que abusan de drogas tienen un mayor riesgo de por vida de también convertirse en abusadores de sustancias, un riesgo hasta cuatro veces superior, añadió.

"Mientras más pronto podamos comenzar la intervención en estos niños, mayores probabilidades hay de prevenir esas consecuencias a largo plazo", enfatizó Goldman.

LaGasse, autora del estudio, se mostró de acuerdo.

"Hay niños que ya son vulnerables y que llegan a un hogar que también podría ser vulnerable, y se ve [que] para los 3 años la conducta se sale de lo normal", planteó LaGasse.

"Vale la pena abordar esas conductas, sobre todo en familias de alto riesgo", apuntó. "Si no se hace nada, algunos de estos niños terminan usando drogas en la adolescencia y teniendo otros problemas. Padres y maestros deben prestar atención a estos niños".

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre los problemas de conducta de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad