SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños infelices son más materialistas

Por Lisa Esposito, Reportero de Healthday -
Los niños infelices son más materialistas

Una investigación con niños de 8 a 10 años afirma que la televisión tiene mucho que ver con 'malcriar' a los que no están contentos

Los niños infelices son más propensos a convertirse en materialistas que los niños que se sienten felices con sus vidas, sugiere un estudio reciente de los Países Bajos.

Y los anuncios de televisión son un importante instigador, halló el estudio.

"Los niños que estaban menos satisfechos con sus vidas sí se convierten en más materialistas con el tiempo, pero solo cuando son expuestos frecuentemente a la publicidad", apuntó la autora líder del estudio Suzanna Opree. "La publicidad parece enseñar a los niños que las posesiones son una forma de aumentar la felicidad".

Se trata de un hallazgo significativo, porque la investigación en adultos sugiere que los niños materialistas podrían ser menos felices más adelante en sus vidas, señaló Opree, asociada de investigación de la Facultad de Investigación en Comunicaciones de la Universidad de Ámsterdam.

En el estudio, que aparece en la edición en línea del 20 de agosto y en la edición impresa de septiembre de la revista Pediatrics, participaron 466 niños que habían completado encuestas en línea tanto en octubre de 2006 como en octubre de 2007.

¿Qué es exactamente el materialismo? El estudio lo describe como "tener una obsesión con las posesiones, y creer que los productos conllevan felicidad y éxito".

En la encuesta, los niños respondieron a ítems que medían el materialismo, por ejemplo, una autoevaluación de qué tan bien les caían otros niños según si tenían o no más posesiones. Los niños también calificaron qué tan felices eran en sus vidas, en sus hogares, con los padres, con los amigos, con la escuela y con ellos mismos en general.

La exposición a los anuncios se midió por la frecuencia con que los niños veían nueve programas de televisión llenos de anuncios, que incluían a "SpongeBob SquarePants" y a "Patinando con las Estrellas", un programa holandés para la familia.

En general, los niños son bombardeados con muchos anuncios, apuntaron los investigadores.

"Los estimados sobre el número de anuncios de televisión a los que se exponen los niños anualmente varían de 10,000 en Gran Bretaña (según un estudio de 2007) a 40,000 en EE. UU. (según un estudio de 2001)", señaló Opree.

No se trata de que los niños insatisfechos vean más tele, apuntó.

"Los niños infelices no son expuestos a la publicidad con mayor frecuencia que los felices", apuntó Opree. "Simplemente, parecen ser más susceptibles a sus efectos".

Marta Flaum, psicóloga infantil de Chappaqua, N.Y., quien está familiarizada con el estudio, dijo que los "autores plantean el excelente punto de enseñar a nuestros hijos a ser consumidores sabios y críticos.

"De forma que cuando [los niños] vean televisión, revisen los anuncios juntos y conversen al respecto luego", añadió. "Pídales que se imaginen que son el ejecutivo publicitario. Que se pregunten cómo criticarían ese anuncio, qué creen que intentan lograr que hagan, y si piensan que es efectivo".

Los investigadores también aconsejan a los padres ayudar a los niños a enfocarse en otras fuentes de felicidad, como el amor, la amistad y el juego, y a restarle importancia al rol de las posesiones.

"La clave es hacerlo muy pronto, cuando los niños son flexibles y están abiertos a actividades, experiencias y pasatiempos nuevos", apuntó Flaum. "Para cuando el niño tiene 8 o 10 años, quizás sea demasiado tarde pretender que de pronto deseen apagar la tele, levantarse del sofá y comenzar a jugar tenis".

El materialismo y si los niños son malcriados es con frecuencia un tema de conversación en el Condado de Westchester, en Nueva York, donde Flaum tiene su consultorio.

"El momento de abordarlo es cuando son niños pequeños, por ejemplo crearles el hábito de ayudar, de contribuir en el hogar", aconsejó Flaum. "A los niños pequeños les encanta ayudar, no saben que es trabajo. Para ellos, en ese momento, es simplemente una oportunidad de pasar tiempo con los padres. Y hallo que cuando los niños tienen el privilegio y la experiencia de trabajar para ganar algo, esto fomenta un sentido de confianza en sí mismos y de maestría".

Intervenir pronto podría prevenir un ciclo de infelicidad y materialismo en la niñez, concurrió Opree, autora del estudio.

"Estudios anteriores entre adultos no solo indican que las personas con una menor satisfacción vital se hacen más materialistas, sino también que las personas más materialistas se vuelven menos satisfechos con sus vidas", señaló Opree. "Por tanto, aunque no hallamos ningún efecto a corto plazo (tras un año), es probable que el materialismo de los niños lleve a una menor satisfacción vital a una mayor edad".

Más información

La Nemours Foundation ofrece más información sobre el impacto de la televisión en los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad