SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las TC en los niños podrían aumentar el riesgo de cáncer cerebral y leucemia

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -

Aunque el riesgo es pequeño, las dosis de radiación deben mantenerse bajas, señalan expertos

MIÉRCOLES, 6 de junio (HealthDay News) -- Los niños que se someten a TC de la cabeza podrían aumentar su riesgo de desarrollar cáncer cerebral y leucemia más adelante, señala un nuevo estudio.

Aunque las TC múltiples podrían triplicar el riesgo, el riesgo absoluto sigue siendo bajo, con un caso por cada 10,000 escáneres de la cabeza, dijeron los investigadores.

"Hemos mostrado un aumento pequeño en los riesgos asociados con las exposiciones a la radiación de las TC", comentó la coautora del estudio Louise Parker, de la Sociedad Oncológica Canadiense (Canadian Cancer Society), y profesora de medicina y pediatría de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Nueva Escocia.

"Siempre y cuando la TC solo se use cuando esté justificada, los beneficios de la TC, una modalidad que potencialmente salva vidas, superarán a los riesgos casi con toda seguridad", comentó.

La autora líder del estudio Amy Berrington de González, del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., señaló que este estudio es el primero en observar el riesgo real de cáncer a partir de la radiación de las TC.

"Todos los estudios anteriores sobre el riesgo potencial de las TC han sido estudios teóricos que usaban modelos de otras poblaciones expuestas a la radiación", comentó. Específicamente, estudiaban los resultados de la exposición a la radiación tras las bombas atómicas lanzadas en Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Para el nuevo estudio, los investigadores recolectaron datos sobre casi 180,000 pacientes británicos menores de 22 años que se sometieron a TC entre 1985 y 2002. Observaron los casos de leucemia y tumores cerebrales, cuántos escáneres se habían hecho y la dosis de radiación absorbida por el cerebro y la médula ósea.

74 de los pacientes desarrollaron leucemia, y 135 desarrollaron cáncer cerebral. Los investigadores calcularon que el riesgo relativo de leucemia aumenta en 0.036 por cada mili Gray (mGy) adicional utilizado, y el riesgo de tumores cerebrales en 0.023 por cada mGy adicional.

Usando esos datos, calcularon además que una TC de la cabeza antes de los diez años resultaría en un caso adicional de leucemia y en un caso adicional de tumor cerebral por cada 10,000 pacientes en los diez años tras la primera exposición.

Los niños son más sensibles a la radiación que los adultos, señalaron los autores, y añadieron que hay medidas que los padres pueden tomar para ayudar a limitar el riesgo si un médico solicita una TC para un niño.

"Los padres deben hablar con el proveedor de atención de salud y preguntar los motivos del escáner, si se recomienda uno", apuntó Berrington de González. "También pueden revisar si los escáneres de TC están programados adecuadamente para la edad y el tamaño del niño, para asegurar que las dosis sean las óptimas. Si lo hacen, los beneficios del escáner deben superar al pequeño riesgo de cáncer".

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de junio de la revista The Lancet.

Richard Morin, presidente del Registro del Índice de Dosis del Colegio Americano de Radiología (American College of Radiology) y médico jefe de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, apuntó que este estudio es epidemiológico y que muestra una asociación, no necesariamente una relación causal.

Sin embargo, "las TC se deben usar con sabiduría, y debe haber un motivo médico para realizarla. Siempre y cuando haya un motivo médico suficiente, el beneficio supera por mucho al riesgo de la radiación", aseguró. "No es cero. Sin embargo, es un mejor método que la cirugía con sedación y sus posibles complicaciones".

Los padres deben preguntar al médico si el procedimiento es necesario o si hay una prueba distinta que pueda arrojar la misma información sin radiación, como un ultrasonido o una IRM, planteó Morin.

Los padres también deben registrar las pruebas realizadas y los niveles de radiación usados para que puedan mostrarlos a los médicos si su hijo es atendido en distintos centros, aconsejó.

El Colegio Americano de Radiología recomienda que los padres planteen al pediatra u otro proveedor que ordene un escáner para sus hijos las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo mejorará el escáner la atención de mi hijo?
  • ¿Está el centro acreditado por el Colegio Americano de Radiología?
  • ¿Será la dosis de radiación adecuada para un niño?

Hace poco, para asegurar que los niños no sean expuestos a más radiación de lo necesario cuando reciban radiografías o TC, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. pidió a los fabricantes de esos dispositivos que tomen en cuenta la seguridad de los pacientes pediátricos cuando usen las máquinas existentes o diseñen otras nuevas.

Si los fabricantes no pueden demostrar que su equipo es seguro para los niños, la FDA desea que las máquinas tengan etiquetas que lo señalen.

Más información

Para más información sobre las pruebas de imágenes, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad