SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cada vez más niños con dolor de estómago en emergencias se someten a rayos

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Cada vez más niños con dolor de estómago en emergencias se someten a rayos

Entre 1998 y 2009, el uso de TC aumentó de 1 a 15 por ciento de los casos, muestra un estudio

LUNES, 8 de octubre (HealthDay News) -- El uso de TC en niños que llegan a la sala de emergencias con dolor abdominal ha aumentado desmesuradamente, revela una investigación reciente.

"Las TC en niños que llegan a emergencias con dolor abdominal han aumentado sin control", advirtió el autor del estudio, el Dr. Jahan Fahimi, médico encargado del departamento de medicina de emergencia del Hospital Highland del Centro Médico del Condado de Alameda, en Oakland, California. "Hallamos que en 1998, probablemente en parte como resultado de que las TC estuvieran menos disponibles para los médicos, menos del uno por ciento de esos niños se sometían a TC. Pero ahora, una década más tarde, eso ha aumentado a 15 por ciento", explicó.

"Dicho esto, no ha habido un cambio en el número de niños que acuden a emergencias, ni en la proporción del número de niños que llega con dolor abdominal, ni en el número de niños que son hospitalizados", anotó Fahimi. "Tampoco ha habido un cambio en el número de radiografías o ultrasonidos que se realizan. Esto plantea la pregunta de por qué sucede".

El hallazgo podría ser una alarma de salud pública, dadas las crecientes preocupaciones en la comunidad médica sobre la forma en que la exposición a ese tipo de radiación emitida por los escáneres podría aumentar el riesgo de cáncer entre estos jóvenes pacientes.

Fahimi, quien también es profesor asistente de la Universidad de California, en San Francisco, reportó los hallazgos en línea el 8 de octubre, y en la edición impresa de noviembre de la revista Pediatrics.

Para obtener una instantánea del uso pediátrico de las TC, el equipo utilizó los números recolectados anualmente por las Encuestas nacionales de atención médica ambulatoria hospitalaria, abarcando el periodo de 1998 a 2008. La encuesta da una panorámica nacionalmente representativa de todas las visitas a la mayoría de departamentos de emergencias del país.

Los autores se enfocaron específicamente en los niños menores de 19 años que llegaron al departamento de emergencias con una queja primaria de dolor abdominal, que incluye síntomas como los calambres, los espasmos y la incomodidad general.

El resultado: de las casi 92,000 visitas pediátricas a departamentos de emergencia en el periodo del estudio, se halló que 6 por ciento tenían que ver con dolor abdominal, y la mayoría de esos pacientes eran chicas adolescentes y adolescentes.

Pero a pesar del hecho de que el número de visitas al departamento de emergencias pediátricas siguió más o menos estable durante el periodo del estudio, el equipo observó que, entre todas las herramientas diagnósticas disponibles en los hospitales, solamente el uso de la TC aumentó de forma dramática.

"Pero aunque hay muchos posibles motivos de que esto haya sucedido, este estudio no está diseñado para poder decirnos el por qué", reconoció Fahimi. "Solo puedo postular. Pero me es difícil creer que actualmente proveemos una atención mucho mejor que hace una década. Creo que es probable que hayamos introducido una nueva tecnología a la práctica médica, ampliamente disponible, y que de muchas maneras se haya convertido en una muleta en la medicina de emergencias. Por supuesto, las personas creen que realmente deben proveer una evaluación completa a estos niños. Y las TC pueden ofrecerla. Pero quizás esto signifique que hay una reacción casi automática hacia el uso de esta tecnología", añadió.

"Cualquiera que sea el motivo, no digo de ninguna forma que las TC sean una prueba mala para los pacientes, o que los padres deban asustarse", enfatizó Fahimi. "De hecho, son pruebas muy potentes que proveen mucha claridad. Al mismo tiempo, en términos de la radiación, sabemos que podrían existir algunos riesgos a largo plazo. Aún no sabemos cuáles son esos riesgos en términos reales, pero existe un potencial", continuó.

"Así que creo que los médicos realmente deben cuestionar, en cada caso que les llegue, si de verdad se necesita una TC", declaró Fahimi. "Y los padres deben participar en esa conversación".

La Dra. Marta Hernanz-Schulman, presidenta de la Comisión de Imágenes Pediátricas del Colegio Americano de Radiología (American College of Radiology) y profesora de radiología y pediatría del Hospital Pediátrico Monroe Carell Jr. de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, dijo que "la mejor forma de considerar este trabajo es como una advertencia para que nos aseguremos de revisar nuestra propia práctica y no usemos TC no indicadas". Hernanz-Schulman no participó en el estudio.

"Los padres nunca deben mostrarse tímidos, siempre deben sentirse cómodos de plantear preguntas cuando sus hijos estén en emergencias", aseguró Hernanz-Schulman. "Y el procedimiento siempre debe contar con una justificación. De que es necesaria, y de que no hay otro procedimiento que podría ofrecer la misma información sin recurrir a una TC", añadió.

"Por otro lado, si se necesita una TC entonces realmente se debe hacer", apuntó. "Porque una alternativa puede ser mucho peor. Por ejemplo, supongamos que todos los riesgos potenciales son reales, y que se tiene una probabilidad en 'x' de desarrollar cáncer por una TC de la cabeza. En ese caso, si no le pasa nada malo, probablemente hacerse una TC es un riesgo que no haya que tomar. Por otro lado, si uno tiene un coágulo sanguíneo justo fuera del cerebro las probabilidades de morir si uno no lo sabe son de alrededor del 100 por ciento", explicó.

"Así que si necesita una TC, debe hacérsela", añadió Hernanz-Schulman. "Y la gente no debe tenerle tanto miedo a los riesgos potenciales, riesgos que este estudio ni prueba ni descarta".

Más información

Para más información sobre las TC, visite los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad