SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

A veces, dormirse en el trabajo podría ser algo positivo

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
A veces, dormirse en el trabajo podría ser algo positivo

Las personas que toman una siesta breve rinden mucho más, aseguran expertos en sueño

MIÉRCOLES, 13 de julio (HealthDay News / www.HolaDoctor.com) -- Los altos funcionarios de EE. UU. que han sido tan estrictos con los controladores de tráfico aéreo que toman siestas en el trabajo están perdiendo una oportunidad para mejorar la seguridad aérea, según expertos del sueño.

Los estudios han demostrado que las siestas breves tienen un efecto rejuvenecedor, al mejorar el tiempo de reacción y el pensamiento crítico en personas afectadas por el sueño, señaló el Dr. Alon Avidan, profesor asociado de neurología y director asociado del programa de trastornos del sueño de la Universidad de California en Los Ángeles.

"Los datos muestran que si la gente toma una siesta breve, en realidad rinden mucho mejor", aseguró Avidan. "No trastorna su sueño. No los hace sentirse somnolientos al despertar".

El secretario de transporte de EE. UU. Ray LaHood se opuso a que los controladores de tráfico aéreo tomen siestas. Bajo su guía, la Administración Federal de Aviación de EE. UU. añadió una hora al tiempo que los controladores deben estar libres entre turnos, tras incidentes esta primavera en que se encontró a los controladores durmiendo mientras estaban en turno de noche. Pero la agencia ha mantenido su política de tolerancia cero para los que duermen en el trabajo.

Sin embargo, Avidan dijo que una hora extra no soluciona el problema central. Los controladores de tráfico aéreo, como otros que trabajan turnos de noche, luchan contra una variedad de factores biológicos que impulsan a sus cuerpos a dormir, factores que se fortalecen mientras más permanecen despiertos.

"Mientras más tiempo estamos despiertos, más impulso tenemos a dormir", dijo Avidan. "Se hace cada vez más fuerte mientras pasa el día".

El principal de estos factores es el ritmo circadiano del cuerpo, que ayuda a fijar el ciclo de vigilia y sueño de cada persona.

El ritmo circadiano tiende a reducirse a finales del mediodía, alrededor de las 3 p.m. a las 4 p.m., en alguien que trabaja durante el día. Ese descenso hace que la persona se sienta somnolienta, reduciendo su estado de alerta y capacidades, apuntó Avidan.

"Por eso todos vamos a Starbucks entre las 3 y las 4 p.m.", señaló.

Eventualmente, la gente se libera del bajón circadiano, pero mientras dura se verán ligeramente afectados, aseguró.

Los expertos en sueño creen que es mejor si la gente no lucha contra el ritmo circadiano, sobre todo aquellos cuyos trabajos exigen una vigilancia constante. Creen que sería mejor que las empresas asignaran un espacio, como una sala de descanso o área de trabajo, donde los trabajadores puedan hacer una siesta breve.

"Lo único que se necesita es 15 o 20 minutos pare tener un impacto significativo en el rendimiento", aseguró Avidan.

La siesta tiene que ser corta. Si dura más de 30 minutos, comienza a apropiarse del sueño real y puede tener efectos nocivos sobre el nivel de alerta de la persona, dijo la Dra. Helene A. Emsellem, directora del Centro de Trastornos del Sueño y la Vigilia de Chevy Chase, Maryland.

"Puede ser difícil despertarse de una siesta larga, y no son tan productivas como las cortas", enfatizó Emsellem. Avidan concurrió, y añadió que es probable que las personas que toman siestas más largas se despierten sintiéndose somnolientas.

Sin embargo, las siestas breves no son para todos. A algunas personas les resulta difícil relajarse en el trabajo, dijo Emsellem. Y algunas personas simplemente no toman siestas, aunque las necesiten, debido a las percepciones de la sociedad sobre la gente que duerme en el trabajo, señaló.

"Desafortunadamente, creo que las siestas están estigmatizadas, así que muchos no aprovechan la oportunidad", lamentó. "Tendemos a pensar sobre la gente que tiene sueño como holgazanes".

Por otro lado, los trabajadores no deben prescindir del sueño esperando sustituirlo exitosamente con siestas en el trabajo.

"Una siesta no es una cura para la falta de sueño", dijo Emsellem. "Las siestas breves no son una cura para la falta importante de sueño. Los empleados deben comprender sus necesidades de sueño".

Para algunos, una siesta durante el día de trabajo resultaría útil. La investigación ha encontrado que las empresas están comenzando a comprenderlo, y cada vez más ofrecen a los trabajadores un lugar para tomar siestas breves, apuntó.

"No creo que sea poco razonable ofrecer la opción", dijo Emsellem. "A medida que nos convertimos en una sociedad 24/7, debemos tener el cuidado de ofrecer a las personas la oportunidad de dormir lo que necesitan".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información sobre un sueño saludable.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

© Derechos de autor 2011, HealthDay

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad