SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Nuevo enfoque sobre la circuncisión

Por HolaDoctor -
Nuevo enfoque sobre la circuncisión
CRÉDITO: THINKSTOCK

La Academia Americana de Pediatría apoya la práctica, sin llegar a recomendarla. Su posición es informar a los padres acerca de que los beneficios del procedimiento superan a los riesgos, dejando que cada familia decida si quitar o no el prepucio a sus hijos, en base a su cultura y creencias religiosas.

Si bien la Academia Americana de Pediatría (AAP, su sigla en español) avala esta práctica, en la última declaración -publicada en la revista Pediatrics- aconseja a los padres que conjuguen la información médica junto con sus creencias éticas, culturales y religiosas al tomar la decisión de realizar la circuncisión al recién nacido.

Las nuevas directrices son una especie de corrección del rumbo de la AAP. Su enfoque anterior, que data de 1999, ponía en duda la necesidad médica de la circuncisión.

"Creo que es un paso en la dirección correcta", dice Arleen Leibowitz, investigadora asociada en la Universidad de California, Los Angeles. "Es obviamente una decisión personal que las familias hacen y el paso importante es que la Academia aclara que las pruebas científicas revelan que los beneficios son mucho más fuertes de lo que creíamos previamente ", declaró.

El 75% de los adultos estadounidenses está circuncidado. Se producen más de un millón de estas intervenciones al año, es decir, una cada tres segundos.

Según los CDC, entre el 55 y el 57% de los recién nacidos en el país son circuncidados, y esta cifra está cayendo un 1% anualmente.
Los números varían mucho a lo largo del país: en estados como Nebraska, Iowa, Wisconsin y Kentucky, el 80% está circuncidado, contra un 20% en la Costa Oeste.

Como algunos estados buscan reducir sus gastos de Medicaid, que niega la cobertura para el procedimiento, se ha producido una caída constante en las circuncisiones en los EE.UU.: según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés) el 63% de los recién nacidos fueron circuncidados en 1999, frente al 55% en 2010.

Según otro estudio publicado en agosto de 2012 en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, si la circuncisión sigue bajando a los niveles observados en Europa, en EE.UU. se producirá un aumento del 12% en los hombres infectados con el VIH y grandes aumentos de infecciones en el tracto urinario.

Estudios realizados en África y Europa, señalan que la circuncisión reduce el riesgo de transmisión de enfermedades sexuales, incluido el VIH, el herpes simple y el virus del papiloma humano (VPH). La evidencia también muestra que la circuncisión reduce la tasa de infecciones del tracto urinario, especialmente en el primer año de vida, reduce el riesgo de cáncer de pene, y disminuye el riesgo de cáncer cervical en parejas sexuales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está alentando este procedimiento como parte de su estrategia para reducir el contagio de Sida en África.

En junio de 2012, una corte alemana determinó que la circuncisión era dañina para los menores y constituía una violación de los derechos del niño. La decisión del tribunal fue interpretada por judíos y musulmanes en ese país europeo como un ataque a uno de los fundamentos de su religión.

Pero en Estados Unidos también produjo indignación la noticia. Veinte legisladores de la Cámara de Representantes enviaron una carta al embajador alemán en Washington expresando su "profunda preocupación".

A diferencia de Europa, donde la tasa de circuncisión es menor y suele estar confinada a la comunidad judía y musulmana, este procedimiento es común en EE.UU. Sin embargo, esta tendencia está disminuyendo, debido a que algunos padres deciden romper con la tradición y analizar bien antes de realizarla. Y hasta hay un movimiento de médicos anti-circuncisión.

"Uno está haciendo una intervención sobre un ser que no puede tomar la decisión por sí mismo, es una elección difícil tanto para los padres como para los médicos", dijo el doctor Marvin Wang, codirector del departamento de recién nacidos del Hospital General de Massachusetts, que ha realizado cientos de circuncisiones.

Y agregó que es una decisión más "cultural" que médica, por eso son los padres los que tienen la última palabra; como médico, sólo se pueden mencionar los pros y los contras.

Una de las razones detrás del menor número de circuncisiones es el énfasis que se ha dado en el mundo a los derechos infantiles, expuestos claramente en la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, que entró en vigencia en 1990.

El tribunal alemán justificó su fallo de junio en el marco de la defensa de estos derechos, así como un documento de la Asociación Real de Médicos de Holanda de 2010, que consideró a la circuncisión como un procedimiento que entra en conflicto "con el derecho de los niños a su autonomía y a su integridad física".

En Noruega, el defensor de los derechos infantiles ha recomendado a judíos y musulmanes que opten por un ritual simbólico, en lugar del procedimiento quirúrgico, y algunos legisladores han planteado que sólo se puede realizar esta intervención a mayores de 18 años.

En EE.UU., el movimiento anti-circuncisión ha crecido en los últimos años, según Steven Svoboda, fundador y director ejecutivo de Abogados por los Derechos del Niño, una organización de California.

Los que se oponen a esta intervención, dicen que no es necesaria en términos médicos, pero algunos llegan más lejos, al afirmar que puede afectar la experiencia sexual en el futuro.

"No se trata de un trozo inútil de piel. Es una de las partes más sensibles, sexualmente hablando, del cuerpo del hombre, con miles de terminales nerviosas", afirma Lauren Jecks, fundadora y presidente de The Whole Network, uno de los grupos que hace campaña en contra de la circuncisión.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad