SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los remedios caseros no funcionan para tratar cólico

Por Healthday/HolaDoctor -
Los remedios caseros no funcionan para tratar cólico

No existen pruebas contundentes de que los remedios caseros alivien los  cólicos según un análisis de 15 estudios médicos, se necesitan más pruebas sobre los remedios caseros como el hinojo, el té de hierbas y el agua azucarada.

 

Sin embargo, los padres no deben perder esperanzas. Todos los ensayos revisados tenían limitaciones importantes.

"Las pruebas que aportan los ensayos clínicos aleatorizados incluidos, nos respaldan la noción de que cualquier forma de medicina alternativa y complementaria sea eficaz en la actualidad para tratar los cólicos infantiles", escribieron los investigadores del Reino Unido. "Se necesitan más estudios de este tipo para poder sacar conclusiones definitivas".

Sin embargo, si se desmiente la creencia que el extracto de hinojo, ciertos tés de hierbas y el agua azucarada son remedios seguros. Lo que sí, que dado a que no tienen efectos adversos, los pediatras afirman que no tendrían ningún inconveniente en recomendárselos a los padres.

¿Cómo empiezan los cólicos?

Los cólicos suelen empezar cuando el bebé tiene alrededor de tres semanas de edad, comentó el Dr. Ari Brown, pediatra de Austin, Texas. Normalmente, se define como el llanto excesivo e inconsolable que dura por lo menos tres horas díarias y ocurre más de tres veces por semana durante más de tres semanas.

Entre el 5 y el 19 por ciento de los bebés sufren de cólicos en los Estados Unidos.

"Es lamentable tanto para el bebé como para los padres", comentó Brown. "Y si bien los hemos estudiado durante años, nadie ha averiguado las causas, lo que dificulta tratarlos".

"Es razonable que los padres consideren este tipo de intervenciones que suponen algunos beneficios y ningún riesgo conocido", comentó el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría de la conducta y del desarrollo de Steven and Alexandra Cohen Children's Medical Center de Nueva York.

Según el estudio, debido a que los pediatras no están en capacidad de ayudar mayormente a los padres en este sentido –además, casi la totalidad de los bebés superan los cólicos con el tiempo y a medida que crecen—a menudo la desesperación lleva a los padres a recurrir a tratamientos alternativos o complementarios.

En el análisis, los autores del estudio revisaron varias bases de datos de investigaciones médicas y escogieron 15 ensayos clínicos aleatorizados que involucraban tratamientos alternativos para los cólicos. Los estudios habían sido publicados entre 1991 y 2008, procedían de 10 países diferentes e incluían un total de 944 niños.

El último análisis

En varios estudios se analizaba la manipulación de la columna vertebral por parte de un quiropráctico. En tres de dichos estudios, los padres informaron que sus hijos lloraron mucho menos después. Sin embargo, según el análisis reciente, esos estudios eran pequeños y contenían errores, por lo que no puede llegarse a conclusiones acerca de la técnica.

En tres estudios se analizaban los suplementos a base de hierbas. En uno se halló mejoría en los bebés a quienes se les administró extracto de hinojo, en comparación con aquellos que recibieron un placebo. En otro, pareció surtir efecto entre los bebés la administración de té de manzanilla, verbena, regaliz y bálsamo de menta. Mientras que en un tercer estudio se descubrió que los bebés a los que se les administraba té con hinojo, bálsamo de limón y manzanilla lloraban menos que los que recibían un placebo.

Los efectos del hinojo

El hinojo, un "antiespasmódico" intestinal, puede aumentar la velocidad con que los alimentos avanzan por el intestino, comentó Brown.

Esto podría ayudar si la causa subyacente de los cólicos fuera un retortijón o malestar provocado por el desarrollo incompleto del aparato digestivo, aunque se trata solo de una teoría, agregó Brown.

Los efectos del agua con azúcar

En dos estudios se analizó la administración de soluciones de agua azucarada a los bebés, la que según algunos investigadores tiene propiedades analgésicas. Los padres de los bebés que recibieron agua azucarada informaron que estos lloraron mucho menos. (Si los padres quieren hacer una prueba, podrían administrar el agua azucarada con un gotero o verter una pequeña cantidad en un biberón, comentó Adesman).

Los efectos de los probióticos

Un estudio de los probióticos, que tienen fama de ayudar a la digestión, halló que en el 95 por ciento de los bebés que recibieron los probióticos L. reuteria el tiempo promedio de llanto pareció reducirse, en comparación con el 7 por ciento de los bebés a los que se les administró simeticona, que se comercializa para aliviar los gases con los nombres de marca Mylicon y PediaCare Infants' Gas Relief.

Según los autores, "esto es relevante, dado que la simeticona se considera el mejor tratamiento disponible para los cólicos y el más comúnmente recetado, aunque antes se había demostrado que no era más eficaz que el placebo".
Brown comentó que la solidez de ese hallazgo sugiere que vale la pena estudiar más a fondo el L. reuteria.

En un estudio no se halló diferencia en la mejoría de los síntomas entre los bebés cuyos padres aprendieron a hacer masajes infantiles, en comparación con los bebés que fueron colocados en una cuna que vibraba. La fórmula para bebés enriquecida con soya tampoco parecía surtir efecto.

En un estudio pequeño de bebés sometidos a reflexología se mostró alguna mejoría, pero no hubo diferencias en cuanto a si la reflexología estuvo dirigida a los pies, que se consideran terapéuticos para los cólicos, o a otras zonas del cuerpo.

Esto insinúa que la mejoría podría "tener más que ver con el efecto terapéutico del tacto que con la terapia propiamente dicha", escribieron en el informe el Dr. Edzard Ernst, del departamento de medicina complementaria de la Facultad de Medicina Península de Universities of Exeter and Plymouth, en el Reino Unido, y sus colegas.

Más información

Academia de Pediatría de Estados Unidos: http://www.aap.org

Puede obtener más información sobre los cólicos en Nemours Foundation.

FUENTES: Andrew Adesman, M.D., jefe de pediatría de la conducta y del desarrollo de Steven and Alexandra Cohen Children's Medical Center de Nueva York, Lake Success, N.Y.; Ari Brown, M.D., pediatra de Austin, Texas, y coautor de Baby 411; 28 de marzo de 2011, edición en línea de Pediatrics.
Copyright © 2011 HealthDay. Todos los derechos reservados.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad