SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dermatitis atópica, uno de cada 10 niños mexicanos la padece

Por -
Dermatitis atópica, uno de cada 10 niños mexicanos la padece
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Enrojecimiento de la piel, comezón intensa, lesiones en la cara, el cuello, pliegues de codos y rodillas, son algunos de los síntomas que se pueden presentar en quienes padecen dermatitis atópica, en México, uno de cada 10 niños sufre de este padecimiento según un estudio sobre la “Incidencia de la dermatitis atópica en la consulta externa de dermatología de la Unidad de Especialidades Médicas”.

La dermatitis atópica ocupa uno de los 5 primeros lugares en enfermedades de la piel en niños, un 60 por ciento de los casos de esta enfermedad aparece antes del primer año de vida, mientras que un 85 por ciento ocurre después de los cinco años y en algunos puede durar hasta la edad adulta, resaltó la doctora Isabel Arias, miembro de la Asociación Mexicana de Dermatología.

La dermatitis atópica se manifiesta por medio de brotes (inflamación y enrojecimiento de la piel) por exposición a diversos agentes: alérgicos, inmunológicos, metabólicos e infecciosos, o bien, por predisposición genética debido a que algún familiar padezca o haya padecido atopia, explicó la especialista.

Este padecimiento genera gran afectación en la calidad de vida tanto de niños como adultos en aspectos fisiológicos, sociológicos y psicológicos, “puede haber afectaciones como bajo rendimiento escolar y alteraciones de sueño, llanto excesivo, frustración, irritabilidad y dolor”, indicó la dermatóloga.

Una enfermedad crónica

De acuerdo con el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIH por sus silgas en inglés), la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel. La palabra “dermatitis” significa hinchazón de la piel. “Atópica” se refiere a una tendencia a desarrollar condiciones alérgicas de la piel.

Es más común en los bebés y los niños, pero cualquiera persona puede tenerla. Quienes viven en ciudades y climas secos pueden ser más susceptibles. En el caso de los niños, la dermatitis atópica puede mejorar o desaparecer con el crecimiento. Sin embargo, es posible que sigan padeciendo de resequedad en la piel o que ésta se irrite con facilidad. En otros casos, la dermatitis atópica puede continuar en la edad adulta.

Entre los agentes irritantes que podrían causar enrojecimiento, picazón o ardor en la piel se encuentra: lana o fibras artificiales, jabones y limpiadores, algunos perfumes y tipos de maquillaje, sustancias como cloro, aceites minerales o solventes, polvo o arena, el humo del cigarrillo.

Algunos alérgenos que podrían desencadenar dermatitis atópica son: el huevo, maní, leche, pescado, soya y trigo, los ácaros de polvo, moho, polen, caspa de perro y gato.

Terapia de humectación

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica que requiere una terapia de humectación diaria para poder aliviar la piel seca y con comezón, debido a que esta piel tiene poca capacidad para retener agua y una sensibilidad aumentada a algunos irritantes. Por ello, el manejo cotidiano de pieles atópicas debe incluir tratamientos que la hidraten y la suavicen constantemente como una parte importante de la terapia, a fin de regular el factor natural de humectación de la piel en el estrato córneo.

Actualmente existen terapias de uso diario que alivian la piel con dermatitis atópica y que pueden ser usados por niños y adultos. Es importante acudir con un especialista (pediatra o dermatólogo) que evalúe los cuidados necesarios del paciente así como, educar a la familia en los hábitos a seguir cuando se tiene dermatitis atópica.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad