SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Compartir la cama con un bebé no afecta su desarrollo

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Compartir la cama con un bebé no afecta su desarrollo

La práctica no planteó diferencias en pruebas posteriores de aprendizaje y problemas de conducta

LUNES, 18 de julio (HealthDay News) -- Permitir a su bebé que comienza a caminar compartir la cama con usted no lleva a problemas conductuales ni de aprendizaje más adelante, sugiere una investigación reciente.

"La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) aconseja actualmente no compartir cama durante el primer año de vida, debido a un mayor riesgo de SMSL [síndrome de muerte súbita del lactante]", anotó la coautora del estudio Lauren Hale, profesora asociada de medicina preventiva del Programa de Postgrado en Salud Pública de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook. "Sin embargo, se ha hecho muy poca investigación sobre las potenciales consecuencias en el desarrollo de compartir cama en la época en que el niño comienza a caminar", añadió.

"Hallamos que tras ajustar por las características de madre y niño, no hubo diferencias cognitivas ni conductuales observadas entre los niños que compartían cama y los que no", dijo Hale.

Hale y colegas presentan sus hallazgos en la edición de agosto de la revista Pediatrics.

El esfuerzo actual del equipo se enfocó en 944 familias de bajos ingresos que tenían al menos un niño menor de un año al inicio del estudio.

Había más o menos la misma cantidad de niños y niñas entre los participantes. En cuanto a las madres de los niños, alrededor de 30 por ciento eran negras, 25 por ciento hispanas y casi 40 por ciento blancas.

Los autores visitaron a cada familia cuando los niños cumplieron uno, dos y tres años. En esos momentos, las madres proveyeron información sobre la salud de sus hijos, las rutinas de crianza y el lugar donde dormían. A los cinco años, todos los niños se sometieron a pruebas cognitivas y conductuales, con un enfoque en la evaluación de las habilidades matemáticas y de alfabetismo, así como la evaluación de los niveles de hiperactividad y las habilidades sociales.

Los investigadores hallaron que las familias negras e hispanas eran más propensas a compartir cama con los niños pequeños que las blancas.

Independientemente, tras controlar varios factores (como el sexo del niño, el peso al nacer, la etnia, el estatus económico y la educación de la madre) los autores no hallaron una relación entre los bebés que comenzaban a caminar que compartían cama y el inicio de problemas cognitivos o conductuales para los cinco años.

Hale dijo que los hallazgos sugieren que compartir cama no es necesariamente una mala idea para los bebés de esa edad.

Así que aconsejó que "los padres deben tomar las decisiones sobre dónde dormirá el bebé según las circunstancias familiares específicas, con la meta de facilitar el mejor sueño posible para los niños".

La Dra. Nina Sand-Loud, profesora asistente de pediatría de la Facultad de medicina de la Dartmouth y pediatra del desarrollo y la conducta del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock, se mostró de acuerdo.

"Creo que cada familia tiene que determinar qué es lo que más le conviene, en términos de lo que funciona mejor para su hijo y el sueño de su hijo a diario", comentó.

También en un comentario sobre el estudio, Michelle M. Garrison, científica investigadora del Instituto de Investigación Pediátrica de Seattle, se enfocó en la idea de que lo que importa "no es compartir la cama en sí, sino exactamente cómo lo hacen los padres".

Garrison explicó que "algunos niños se duermen solos en las camas de sus padres, y luego los padres van a la cama. Otros se duermen con sus padres en la cama todo el tiempo. Y eso marca una diferencia. Los niños pequeños que se duermen solos tienden a dormir más inquietamente. Y un sueño de buena calidad realmente tiene un impacto sobre los problemas conductuales y cognitivos posteriores", señaló.

"Así que compartir cama no es necesariamente algo que desaconsejar", apuntó Garrison. "En realidad puede ser algo positivo. Se trata de averiguar cómo hacerlo".

De cualquier forma, Sand-Loud enfatizó que los padres no deben interpretar los hallazgos como una exhortación para comenzar a compartir la cama con sus hijos en la infancia.

"Sigue siendo importante enfatizar el mayor riesgo de SMSL antes del año de edad al compartir cama", anotó. "Y me preocupa que la gente malinterprete este trabajo para pensar que está bien compartir la cama con un bebé más pequeño tan solo porque tal vez esté bien hacerlo con bebés que ya caminan. No es así".

Más información

Para más información sobre los niños y el sueño, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

HealthDay

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad