SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Sigue la polémica por las mamografías

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Sigue la polémica por las mamografías

Pero expertos estadounidenses señalan que hacerlas anualmente a partir de los 40 años salva vidas

JUEVES, 8 de noviembre (HealthDay News) -- Las mujeres de 40 años en adelante que siguen la recomendación de una mamografía anual podrían hacerse más daño que bien, según investigadores británicos.

El autor del estudio, James Raftery, profesor de evaluación de tecnologías para la salud en el Instituto Wessex de la Universidad de Southampton, apuntó "esto se debe a una menor calidad de vida entre las mujeres que reciben un diagnóstico que resulta ser falso y las que son tratadas innecesariamente".

Las mujeres que planean hacerse a una mamografía deben estar al tanto del balance entre daños y beneficios y tomarlo en cuenta al momento de decidir si se hacen la prueba o no, destacó.

"Sea consciente de los daños y beneficios de esta prueba para la detección del cáncer", señaló Raftery.

Cuándo y con qué frecuencia la mamografía tiene sentido médico es algo que se está debatiendo actualmente en Estados Unidos y otros países. Algunos expertos piensan que las mujeres deben empezar a hacerlas a partir de los 40 años, mientras otros creen que esta prueba de rutina no debería comenzar hasta los 50 años.

El informe británico aparece en la edición en línea del 8 de diciembre de la revista BMJ.

Raftery y su colega, la becaria de investigación Maria Chorozoglou, revisaron un informe realizado en 1986 titulado Informe Forrest (Forrest Report). Este informe llevó a la introducción de la prueba para la detección del cáncer en Reino Unido, apuntaron.

Además, este informe intentó calcular el número de mujeres que se sometían a la prueba y las que no que sobrevivían cada año durante 15 años. Se midieron los costos y beneficios de la prueba en términos de años de vida ajustados a la calidad, que combina medidas de duración y calidad de vida, pero el informe omitió cualquier daño de la prueba, señalaron los investigadores.

El informe sugirió que la prueba podía reducir las muertes por cáncer de mama en cerca de un tercio con pocos daños y a un bajo costo.

Para determinar si estas predicciones eran acertadas, Raftery y Chorozoglou intentaron actualizar las estimaciones de supervivencia del informe, pero esta vez tomaron en cuenta los beneficios y los daños.

Sus resultados se basaron en una población de 100,000 mujeres de 50 años en adelante que sobrevivieron hasta 20 años después que empezaron a someterse a la prueba.

Cuando los investigadores incluyeron los datos de falsos positivos y de cirugía innecesaria, los beneficios de la prueba se redujeron a la mitad.

Sus mejores estimaciones encontraron una medida de calidad de vida negativa hasta 8 años después de la prueba y solo ganancias modestas después de 10 años.

Luego de 20 años, los beneficios de calidad de vida mejoraron, pero en mucho menor medida de lo que había predicho el Informe Forrest.

"Desde la perspectiva pública, el significado y las implicaciones del sobrediagnósitco y del tratamiento excesivo necesitan ser mejor explicados y comunicados a cualquier mujer que considere la prueba", concluyeron los investigadores.

La doctora Julie Gralow, directora de oncología médica del seno de la Universidad de Washington en Seattle, no está de acuerdo con los hallazgos del nuevo estudio.

"La evidencia acumulada de ensayos clínicos aleatorizados muestra que la mamografía reduce las muertes por cáncer de mama", apuntó. "Y este es un dato objetivo".

Los efectos de los daños de los falsos positivos de las mamografías son muy subjetivos, agregó Gralow. "Se prevé que un determinado porcentaje de mujeres serán llamadas de nuevo, muchas veces la toma de imágenes adicionales es suficiente para resolver el problema sin necesidad de recurrir a una biopsia", aclaró.

"Si se desea detectar muchos cánceres lo más temprano posible, hay que dar seguimiento a cualquier cosa de sospecha moderada. Muchas mujeres lo entienden y aceptan", señaló Gralow.

Una biopsia, que rara vez se hace por cirugía ahora mismo, que muestra una enfermedad benigna tiene el potencial de causar algún daño psicológico, agregó Gralow. "Sin embargo, no se puede comparar ni de cerca con salvar una vida", apuntó.

"Para muchas mujeres la cirugía por un cáncer de mama de bajo riesgo no es una gran cosa", agregó. "Equiparo la cirugía por un cáncer de mama de bajo riesgo con extirpar un pólipo del colon. Puede que cause o no problemas si no se extirpa, pero en general significa que se tiene un mayor riesgo de desarrollar un cáncer en otro lugar".

Los beneficios más allá de las vidas salvadas no son visibles en muchos análisis recientes de mamografías, señaló Gralow.

"Detectar un cáncer en una etapa temprana, cuando es pequeño y antes de que viaje a los ganglios linfáticos o a otros lugares, significa una menor probabilidad de mastectomía y más de tumorectomía, menos necesidad de quimioterapia y otros medicamentos, y también menos necesidad de radioterapia. Necesitar una terapia menos agresiva es un gran beneficio que es difícil de calcular en la ecuación", apuntó.

Otra experta, la doctora Kristin Byrne, directora del servicio de diagnóstico por imagen del seno del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, agregó "el nuevo estudio es absolutamente incorrecto".

Las mujeres deben hacerse una mamografía anual, recomendó Byrne. "Estudios como este generan confusión. Confunden a los médicos y a las pacientes", apuntó. "Sabemos que las mamografías reducen la mortalidad en 30 por ciento".

Más información

Para más información sobre el cáncer de mama, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad