SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las mujeres podrían ser más obesas de lo que se cree

Por Steven Reinberg, Reportera de Healthday -
Las mujeres podrían ser más obesas de lo que se cree
CRÉDITO: THINKSTOCK

Una nueva medida de la grasa corporal podría identificar mejor la obesidad, sugiere un estudio

La forma en que la obesidad se mide actualmente subestima en gran medida el número real de mujeres obesas, sugiere un estudio reciente.

Casi la mitad de las mujeres que actualmente no se consideran obesas en virtud de su índice de masa corporal (IMC) resultaron ser obesas cuando fueron medidas mediante un método más reciente que se enfoca en el porcentaje de grasa corporal por el peso, hallaron los investigadores.

Los investigadores, el Dr. Eric Braverman, presidente de la Path Foundation en la ciudad de Nueva York, y el Dr. Nirav Shah, el actual comisionado de salud del estado de Nueva York, señalan que una medida precisa de la obesidad debe incluir el porcentaje de grasa corporal además de la proporción entre estatura y peso conocida como IMC.

"Observar la grasa corporal en base al índice de masa corporal es algo en lo que casi no se puede confiar en lo absoluto", advirtió Braverman.

Según el IMC solo, "alrededor de 30 por ciento de los estadounidenses son obesos, pero cuando se usan otros métodos, la cifra se acerca más al 60 por ciento", señaló. "Consideramos que el IMC no es nada confiable", anotó Braverman.

"Somos más gordos de lo que creemos. Lo que hace que uno sea obeso es el porcentaje de grasa corporal, no el IMC", explicó.

El problema se observa sobre todo en mujeres, porque "a medida que las mujeres envejecen, tienden a perder masa ósea y a reemplazar el músculo con grasa", señaló Braverman.

El estudio aparece en la edición en línea del 2 de abril de la revista PLoS ONE.

Braverman y Shah hallaron que cuando las mujeres recibían un escáner especial conocido como absorciometría dual de rayos X (DEXA, por su sigla en inglés), que mide la grasa corporal, la masa muscular y la densidad ósea, el IMC solo subestimaba la obesidad.

Entre más de 1,300 personas que se sometieran a la DEXA en el estudio, casi la mitad de las mujeres (48 por ciento) estaban mal clasificadas como no obesas según el IMC, pero se halló que eran obesas por el porcentaje de grasa corporal hallado con la DEXA.

En contraste, 25 por ciento de los hombres estaban mal clasificados como obesos según el IMC, pero de hecho no eran obesos según el porcentaje de grasa corporal.

En realidad, apuntaron los investigadores, todos los participantes del estudio que la DEXA halló que eran obesos fueron mujeres.

Braverman señaló que la DEXA es costosa, así que no sería práctica para una evaluación rutinaria. Sin embargo, una sencilla prueba de sangre que mide los niveles de leptina puede fungir el mismo propósito, aseguró. La leptina es una hormona que tiene que ver con la regulación del apetito y del metabolismo.

En el estudio, los niveles de leptina se correlacionaron con la grasa corporal. Los investigadores apuntaron que los niveles de leptina se pueden usar junto con el IMC como una medida más precisa de la obesidad.

"La leptina es un mejor marcador de obesidad en las mujeres", enfatizó Braverman, y añadió que una pérdida de peso exitosa depende de la reducción de los niveles de leptina. Sin embargo, dijo que las mujeres pueden desarrollar resistencia a la leptina, un trastorno metabólico que se observa con la mayor frecuencia tras la menopausia, lo que hace que ponerse a dieta sea ineficaz.

Las personas que tienen niveles de leptina por debajo de 5 nanogramos por mililitro (ng/mL) se consideran delgadas, y los niveles de hasta 10 se consideran de peso normal. Los niveles de leptina de 10 a 30 ng/mL se pueden corregir a través de la dieta y el ejercicio, comentó Braverman, pero los niveles extremadamente altos son difíciles de corregir.

El efecto de la leptina no es tan potente en los hombres, apuntó. Pero los hombres con niveles bajos de leptina están muy en forma, añadió.

Braverman considera que eventualmente las pruebas de leptina se harán parte regular del examen físico, y que las personas con niveles altos serán tratadas con varios fármacos y dietas diseñados para reducir los niveles de leptina.

"Todos obtendrán [una lectura de] los niveles de leptina, igual que sucede hoy en día con [la lectura de los niveles del] colesterol", señaló.

En un comentario sobre el estudio, el Dr. William O'Neill, profesor de cardiología y decano ejecutivo de asuntos clínicos de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, dijo que "es un poco alarmante".

"Tradicionalmente, hemos usado el IMC. Pero este estudio señala que el IMC es relativamente preciso en los hombres, pero en las mujeres en realidad subestima cuántas son obesas", lamentó.

Todavía no hay muchos datos sobre los beneficios de salud de reducir la leptina, apuntó O'Neill. "Todavía tenemos que ver si los niveles elevados de leptina son una causa de un mal resultado. Aún no se ha hecho", anotó.

"Ciertamente me sensibiliza a la posibilidad de que averiguar los niveles de leptina en las mujeres que podrían ser obesas quizás valga la pena", agregó O'Neill.

Pero no se sabe si solo reducir los niveles de leptina reducirá la obesidad. "No sabemos si la leptina puede ser un objetivo primario, quizás solo sea un marcador de grasa corporal", sugirió.

Pero las personas con niveles altos de leptina deben perder peso, enfatizó O'Neill.

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad