SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Engañan a mujeres besando y palpando glúteos

Por -
Engañan a mujeres besando y palpando glúteos
CRÉDITO: THINKSTOCK

Un pastor asegura a sus feligresas que un beso suyo en las nalgas les traerá un marido, y un adivino alemán predice el futuro inspeccionando los glúteos. Las conductas que se amparan en la credulidad o la fe, ¿son un abuso de poder?

Un manosanta nigeriano aseguró a sus feligresas solteras que si les besaba el trasero desnudo, seguramente conseguirían marido. Ansiosas por pasar al bando de las casadas, las mujeres se hincaron como Dios las trajo al mundo a la orilla del mar. Y con varios presentes como testigo, esperaron el milagroso regalo del pastor capaz de conducirlas al altar.

El hecho dio la vuelta al mundo, fue comentado y tomado a risa o como una locura. A raíz de esto empezaron a salir a la luz historias similares, como la de otro pastor que exigían a las mujeres jóvenes que asistieran a su iglesia sin ropa interior “para poder recibir mejor al Espíritu Santo”.

En Europa, Ulf Buck, un vidente de la aldea alemana de Meldorf, al noroeste de Hamburgo, asegura que al observar y palpar las nalgas desnudas de sus clientes puede predecir el futuro. Esta seudociencia llamada rumpología, observa y “lee” los pliegues, los lunares y la piel de los glúteos, del mismo modo en que la quiromancia lo hace al leer la palma de las manos. 

Más allá del respeto que merecen las prácticas poco ortodoxas de otras culturas - o de personas que piensan distinto -, algunas parecen exceder la ética. En los casos mencionados, los tratamientos impúdicos se aprovechan de la credulidad de esos creyentes o clientes que se someten mansamente. 

En su libro "Sexo en la zona prohibida: cuando los hombres con poder, terapistas, médicos, clérigos, maestros y otros traicionan la confianza de la mujer", el doctor Peter Rutter relata el dolor y la desilusión de estas víctimas cuando notan que han sido engañadas. Y tras entrevistar a más de 1,000 mujeres seducidas, logró entender las fantasías de estos abusadores, que buscan apoderarse de la voluntad de sus alumnas o pacientes. 

En el caso de los pastores, clérigos y sacerdotes, el abuso religioso lleva a una manipulación psicológica, ya que un jefe espiritual se aprovecha de su posición de autoridad sobre la victima. Los más propensos a sufrir este tipo de atropello son los niños y los adultos vulnerables, y pueden llegar a tener consecuencias psicológicas en el futuro.

Este tipo de personalidad deseosa de trascender a cualquier precio abunda en el universo de manosantas, clarividentes, pastores y curanderos. Cuando la ciencia no da soluciones, algunos pacientes angustiados y desesperados creen en sus promesas, que muchas veces son un fraude y solo les quitan el dinero. 

El Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa dependiente de los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. informa que casi el 40% de los estadounidenses recurre a medicina fuera de lo convencional para lograr su bienestar. 

Hay indicios de que ha reportado ciertos beneficios entre los pacientes, a pesar de que las pruebas científicas son limitadas, La falta de datos confiables dificulta la decisión de aconsejar su uso; por eso la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la Agencia Nacional de Protección del Consumidor, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) consideran importante que la población aprenda a evaluar las ofertas relacionadas con la salud.

Es importante extremar los recaudos cuando se padece una enfermedad grave y se prescriben “curas” no aprobadas ni controladas, o si son llevadas a cabo por personas sin la debida licencia para ejercer o credenciales apropiadas. 

Ante la duda, es mejor apelar al sentido común y meditar un instante: no hay magia ni magos, y menos aún cuando la oferta es demasiado tentadora o promete hacer real lo imposible. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad