SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tips para dejar de rechinar los dientes

Por -
Tips para dejar de rechinar los dientes

Rechinar, frotar, entrechocar o apretar los dientes es un hábito que se puede hacer en forma consciente o inconsciente, durante el día o mientras se duerme. Se conoce como bruxismo y hay algunos métodos para controlarlo y evitar daños severos en la dentadura.

El bruxismo es una enfermedad que lleva a frotar, apretar, entrechocar o rechinar los dientes. La Clínica Mayo explica que muchas veces se lo hace en forma inconsciente, tanto de día como durante las horas de sueño. Si es moderado podría no requerir tratamiento, pero si es severo puede causar molestias como dolor de mandíbula, oídos o cabeza, lesiones en la lengua y daños serios en la dentadura.

Los dientes se pueden llegar a astillar, fracturar o incluso caerse, y también se perjudica el esmalte, causando una mayor sensibilidad a los alimentos y bebidas, ya sean frías o calientes. Una vez que se identificó el bruxismo, conviene visitar al odontólogo.

Como afecta a niños y adultos, es importante vigilar si tus hijos rechinan los dientes al dormir, para prevenir o evitar eventuales daños en su dentadura.  

Para evitar o prevenir el bruxismo hay diversos pasos a seguir: 

  • Protectores bucales: el odontólogo puede indicar el uso de protectores bucales (imagen arriba) para mantener los dientes separados, en especial durante la noche. Estos pueden ser de acrílico duro o de materiales suaves como la silicona. Algunos toman solo los dientes de arriba, otros los de abajo y otros únicamente las muelas.
  • Manejo del estrés: muchas personas rechinan los dientes ante situaciones de estrés. Este se puede tratar de controlar o reducir con ayuda de un terapeuta, ejercicio físico, técnicas de meditación o yoga. También puede ayudar escuchar música suave o tomar un baño tibio antes de acostarse.
  • Buenos hábitos de sueño: es importante dormir 8 horas diarias, por eso conviene evitar el consumo de sustancias excitantes como café y alcohol cerca de la hora de ir a dormir.
  • Terapia postural: el odontólogo o kinesiólogo puede indicar ejercicios para cambiar la posición de la boca y la mandíbula. También hay terapias alternativas que pueden ayudar a lograr el control muscular. 
  • Medicación: si bien aún no hay una efectiva y hace falta más investigación, el médico puede indicar un relajante muscular para tomar antes de ir a dormir.  
  • Inyecciones de Bótox, en casos severos donde no responden otros tratamientos, se puede aplicar esta sustancia para quitar movilidad a la zona. 
  • Aplicar frío o calor: la Biblioteca Nacional de Medicina, dependiente de los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU., aconseja aplicar hielo o calor húmedo si hay dolor o tensión en las mandíbulas. Y sugiere no comer alimentos duros como nueces, caramelos y carne y evitar la goma de mascar. 
  • Relajar la zona: durante el día conviene realizar movimientos de relajación en la zona de la mandíbula, la cara y el cuello para aflojar tensiones. 
  • Prevención, visitar regularmente al odontólogo para que revise el esmalte dental y busque indicios de bruxismo. También conviene hablar con el compañero de cama, para que controle si estamos entrechocando los dientes al dormir. Esto puede ayudar a iniciar antes el tratamiento, que ayudará a cuidar la salud de nuestros dientes. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad