SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

En qué casos la cirugía puede ser la mejor solución

Por Holadoctor -
En qué casos la cirugía puede ser la mejor solución

Las extremidades suelen tener complicaciones como callos, durezas, juanetes, artrosis y otras. Algunas se pueden solucionar con ayuda de suplementos ortopédicos, otras con medicación o tratamientos caseros. En algunos casos la cirugía es una decisión extrema pero la mejor de las alternativas posibles. 

Juanetes o Hallux Valgus

Se producen cuando el dedo gordo del pie se comprime con frecuencia y se desvía hacia el dedo contiguo. Con el tiempo, esta alteración comienza a causar  dolor ya que el hueso se deforma y provoca una protuberancia en el lado exterior del dedo gordo que se trata con suplementos ortopédicos.  

Si el tratamiento no es efectivo se puede alinear el dedo y eliminar la protuberancia ósea en quirófano. El paciente se opera con anestesia local y puede regresar a su casa el mismo día de la intervención. 

Hay gran diversidad de técnicas; algunas sólo involucran partes blandas como tendones y ligamentos y  tienen una rápida recuperación de entre 7 y 10 días. 

En otros casos se debe eliminar el hueso deformado o las partes lesionadas de la articulación  y la recuperación total puede tomar entre uno y cinco meses. 

Existen técnicas de microcirugía con instrumental que sólo requiere una incisión de un centímetro, y el cirujano puede llegar a utilizar tornillos, alambres o placas metálicas para ayudar a mantener los huesos en su lugar. 

Traumatismos en las manos 

Aparecen por lesiones en los nervios, tendones,  articulaciones, por huesos fracturados, quemaduras, cortes y otros daños en la piel. 

Hay muchas técnicas modernas que permiten restaurar la función y la apariencia original, aun en casos de daños severos. 

Si hay artritis la mejor solución puede ser una operación, aunque no se elimina totalmente el dolor. La intervención consiste en extirpar el tejido inflamado o reposicionar algún tendón si fuera necesario. 

Callos y callosidades en las manos y los pies

Son engrosamientos que produce la piel a modo de protección. En el caso de que los callos y callosidades produzcan dolor, conviene consultar con un podólogo, que procederá a remover una o varia capas de la piel endurecida con ayuda de un bisturí.

Pie diabético

Los pacientes diabéticos tienen deficiencias en su sistema circulatorio y las heridas les resultan muy difíciles de sanar, especialmente en la zona de los pies. 

Como suelen tener pérdida de sensibilidad en esta zona, no perciben dolor si hay lesiones en las plantas de los pies. En el caso de heridas graves o que tarden en sanar, hay que consultar con rapidez al podólogo,  ortopedista o médico de cabecera.

Talón agrietado

Cuando los talones están muy dañados o tienen callos muy severos pueden llegar a sangrar y en este caso conviene consultar con un podólogo, que procederá a remover una o varias capas de la piel endurecida con ayuda de un bisturí. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad