SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tener barriga, una amenaza para el corazón

Por -
Tener barriga, una amenaza para el corazón
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

La grasa que se acumula en la zona del vientre o abdomen es mucho más que una preocupación de imagen y estética, un estudio de la Universidad de Minnesota, en EE.UU., advierte que tener obesidad abdominal elevaría el riesgo de muerte cardíaca súbita (paro cardíaco súbito).

Los hallazgos publicados en Hearth, la revista oficial de la Sociedad Británica de Cardiología, son resultado del seguimiento a 14,941 hombres y mujeres de 54 años de edad en promedio durante casi 13 años. Los participantes fueron sometidos a minuciosos chequeos médicos cinco veces, sin embargo, hubo 253 muertes cardíacas súbitas.

Los investigadores, encabezados por el Dr. Ahmet Selcuk Adabag, descubrieron que independientemente de otros factores de riesgo como la obesidad, hipertensión y colesterol alto, los participantes que murieron de forma repentina tenían una relación cintura-cadera más alta.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el valor máximo saludable del perímetro abdominal es de 34 pulgadas (88 centímetros) en la mujer, mientras que en el hombre es de 40 pulgadas (102 centímetros).

“Sabíamos que la obesidad abdominal es un factor de riesgo cardiovascular. Gracias a este nuevo estudio ahora sabemos que tiene un efecto directo sobre la mortalidad, ya que puede causar el trastorno de muerte súbita”, destacó Selcuk Adabag en declaraciones al diario The New York Times.

Adabag recomendó a los que tienen barriga “hacer un gran esfuerzo y reducir el riesgo cardíaco mediante la pérdida de peso, dieta y ejercicio”. Refirió que según la localización del a grasa, existen dos tipos de obesidad: la periférica (exceso de grasa en glúteos, muslos y brazos) y la central (exceso de grasa abdominal). Esta última es la más perjudicial para la salud y multiplica por dos el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Muerte cardíaca súbita

El paro cardíaco súbito (PCS) también llamado muerte cardíaca súbita, se produce cuando el corazón deja de latir repentinamente, impidiendo que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos. Una persona puede morir de un PCS en cuestión de minutos si no recibe tratamiento inmediato.

El paro cardíaco súbito no es un ataque cardíaco, aunque a veces se use como sinónimo para describirlo. En un ataque cardíaco se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias. Esto produce la muerte del músculo cardíaco. Pero un ataque al corazón no siempre implica que el corazón deja de latir. Un ataque cardíaco puede causar un PCS, pero los dos términos no tienen el mismo significado.

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI), entre 250.000 y 450.000 estadounidenses sufren un PCS cada año. Casi el 95% de ellos muere en cuestión de minutos.

El paro cardíaco súbito es más común en adultos de entre 35 y 45 años de edad. Es dos veces más común en los hombres que en las mujeres. Casi nunca afecta a los niños, a menos que hayan heredado un problema que aumente su riesgo.

Las personas con enfermedades del corazón tienen una mayor probabilidad de sufrir un PCS, pero puede producirse en personas que parecen sanas y no saben que tienen un problema cardíaco.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad