SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Salve su vida

Por Consumer Reports -
Salve su vida
CRÉDITO: THINKSTOCK

Existe una sobreventa de las pruebas de detección de cáncer. Conozca qué pruebas realizarse y cuáles omitir.

La detección temprana salva vidas. Esa es la suposición que impulsa fuertes campañas para las pruebas de detección de cáncer. Esto es lo que persuade a las mujeres a realizar “fiestas de mamografías” en las que las amigas se reúnen para compartir con vino, queso, masajes, premios y pruebas de detección de cáncer de seno. Es lo que persuade a los hombres a ofrecer sangre para realizar pruebas de cáncer de próstata en los juegos de jockey o abordo de un gran autobús rojo estacionado en las tiendas de artículos deportivos.

Pero, el gran autobús rojo y otros esfuerzos para realizar pruebas de detección dirigidas al cliente alzan voces de alarma, indican nuestros expertos. Para empezar, es posible que esas campañas no sean completamente altruistas.

A cambio de refrigerios y premios por asistencia, las clínicas de radiología y hospitales, que están frecuentemente detrás de las campañas, se benefician con un nuevo grupo de clientes dispuestos a pagar. Zero, el grupo no lucrativo que ofrece pruebas de detección de cáncer de próstata en eventos alrededor del país, cuenta entre sus socios con médicos y empresas que pueden beneficiarse financieramente de las pruebas y tratamiento contra el cáncer.

Pero, lo más importante, el mensaje de que no tiene nada que perder y mucho que ganar al someterse a las pruebas de detección para cáncer, es decir, que se someta a las pruebas de cáncer antes que tenga síntomas del mismo, simplemente no es verdad.

“La comunidad médica y de salud pública ha exagerado sistemáticamente los beneficios de realizarse pruebas de detección durante años y ha minimizado los daños”, indica el Dr. H. Gilbert Welch, un profesor de medicina en Institute for Health Policy and Clinical Practice en Lebanon, N.H.

En un artículo reciente en el New England Journal of Medicine, el Dr. Welch determinó que el número de casos de cáncer temprano de seno había disminuido desde que la mamografía se convirtió en algo común hace tres décadas, pero que los casos avanzados de cáncer no han reducido mucho. El Dr. Welch calculó que en el 2008 a más de 70,000 mujeres mayores de 40 años de edad les encontraron un cáncer pequeño no agresivo que fue tratado aunque probablemente no pondría en peligro la vida.

Dicho tratamiento, incluyendo la radiación o la extirpación quirúrgica total o parcial del seno, puede ocasionar graves complicaciones como pérdida ósea y síntomas similares a los de la menopausia. Aun cuando no requiera tratamiento, la prueba de detección puede ocasionar biopsias innecesarias, que pueden causar ansiedad e implicar un pequeño riesgo de infección.

“Cuando se trata de pruebas de detección, la mayoría de las personas solo ven el lado positivo”, dice el Dr. Otis Brawley, jefe médico de Sociedad Americana de Cáncer (American Cancer Society, ACS). “No solamente menosprecian lo negativo, ni siquiera saben que existe”.

Por supuesto, para realizar más pruebas, los beneficios claramente superan los riesgos. “La experiencia de mi familia ilustra cómo las pruebas de detección pueden hacer la diferencia” indica Tracy Doss, asistente educativa en Austin, Texas. Doss perdió a su padre y abuelo por cáncer de colon pero probablemente ella no desarrolló la enfermedad debido a que los médicos le detectaron y extirparon crecimientos precancerosos con colonoscopía y ella continuará realizándose pruebas de detección.

Pero, para muchas otras pruebas de cáncer, los beneficios y riesgos están más equilibrados, la decisión final depende de una conversación detallada entre el paciente y el doctor. Además, con algunas pruebas, las pruebas de detección de rutina implican más riesgos que beneficios y conducen a gastos innecesarios.

“El mensaje de mercadeo de que la detección temprana salva vidas es simple y convincente”, dice Laura Nikolaides, M.S., directora de los programas de investigación y cuidado de calidad en National Breast Cancer Coalition. “Pero, la realidad como la comprendemos actualmente es mucho más compleja. El problema es cómo hacer llegar ese mensaje más complejo al público cuando es tan diferente de lo que se cree”.

Para esta investigación, realizamos muchísimos estudios, consultamos expertos médicos, encuestamos a más de 10,000 lectores y hablamos con los pacientes. Consideramos que demasiadas personas se realizan pruebas que no necesitan ni comprenden y muy pocos se realizan aquellas que pueden salvar su vida. Muchos pacientes y hasta algunos médicos pueden confundirse con las pruebas de detección de cáncer. Eso se debe a que:

El cáncer es diferente a lo que alguna vez se pensó

Los médicos solían considerar el cáncer como algo mortal en general, pero los investigadores ahora comprenden que las células del cáncer pueden aparecer y desaparecer por sí mismas o, nunca propagarse. La mayoría de las pruebas de detección no discriminan entre los tipos de células inofensivas y las letales.

Las estadísticas pueden confundir

“Los médicos y pacientes no comprenden los números”, dice el Dr. Jeffrey Starke, director de control de infecciones en el Texas Children’s Hospital en Houston. “Se puede tomar el mismo conjunto de datos y asustar a las personas o darles confianza, dependiendo de cómo se representen los números”. El Dr. Starke conoce de primera mano el daño potencial de las pruebas de detección. Casi se muere de una infección después de lo que ahora considera como una biopsia injustificada cuyo objetivo era detectar cáncer de próstata.

Algunas pruebas simplemente no son tan buenas

Por ejemplo, realizar una prueba de detección de cáncer de páncreas o de ovarios no salva vidas, en parte porque las pruebas raras veces lo detectan en una etapa en la que se pueda curar.

En conclusión:

Es mejor considerar los riesgos y beneficios de las pruebas de detección de cáncer en el contexto de una relación médico-paciente, no en una fiesta o evento deportivo. “No es correcto promover estas pruebas para todos”, indica el Dr. Roger Chou, un profesor asociado de medicina de Oregon Health and Science University en Portland. “La verdad es que algunas veces la decisión de realizar o no pruebas de detección es una decisión complicada”.

Para ler el informe completo, Visite Consumer Reports.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad