SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La virtud de la suciedad: inmunizar

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
La virtud de la suciedad: inmunizar

Algunos expertos señalan que el organismo debe aprender a tolerar a los gérmenes para protegerse de los problemas de salud

VIERNES, 9 de septiembre (HealthDay News) -- La buena higiene ha salvado millones de vidas, protegiendo a las personas de incontables infecciones bacterianas y virales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero hay una creciente preocupación de que un cumplimiento estricto de una buena higiene, aunque sea un medio valioso de proteger la salud, haya dejado a los humanos vulnerables a otras formas de enfermedad.

Los proponentes de la "hipótesis de la higiene" creen que una exposición reducida a bacterias, virus y parásitos ha afectado la capacidad del sistema inmunitario de responder adecuadamente a los desafíos planteados por el ambiente.

Los investigadores han identificado la hipótesis de la higiene como una posible causa o factor de exacerbación en una variedad de enfermedades y problemas médicos, señaló el Dr. Graham A.W. Rook, profesor del departamento de infecciones del Centro de Microbiología Clínica del Colegio Universitario de Londres. Éstas incluyen:

  • Reacciones alérgicas graves.
  • Trastornos gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad de Crohn.
  • Trastornos autoinmunes, como la diabetes tipo 1 y la esclerosis múltiple.

"La evidencia de todo esto es muy, muy potente", aseguró Rook. "Es muy fácil mostrar que si alguien vive en una granja o tiene un perro, es menos probable que sufra de estos trastornos. Si uno es el hijo más pequeño de una familia grande, hay menos probabilidades de sufrir de estas enfermedades".

La hipótesis de la higiene tiene sus raíces en la teoría de la evolución, señaló.

"La moraleja es que los organismos que se encontraban en el lodo, el agua sin tratar y las heces estaban con nosotros desde el inicio de la humanidad", explicó Rook. Los proponentes de la hipótesis de la higiene consideran que el cuerpo humano se adaptó a estos organismos y comenzó a usarlos como un medio de entrenar al sistema inmunitario.

"Lo que ha sucedido durante la evolución es que, debido a que había que tolerar a esos bichos, comenzaron a activar la tolerancia del sistema inmunitario", dijo Rook. "Son la fuerza policial que evita que el sistema inmunitario ataque a todo lo que se mueva. Básicamente, ahora el sistema inmunitario ataca a cosas que no debe".

El Dr. Mitchell H. Grayson, profesor asociado de pediatría del Colegio Médico de Wisconsin en Milwaukee, apuntó que la hipótesis de la higiene se asocia más firmemente con un aumento en las enfermedades alérgicas y el asma.

"Se piensa que tiene algo que ver con la forma en que el sistema inmunitario se desarrolla y programa", dijo Grayson. Las bacterias del ambiente enseñan al sistema inmunitario una respuesta a los alérgenos que es más moderada y menos grave. "Ante la ausencia de esas bacterias, se cree que el sistema inmunitario se hace más vulnerable a las enfermedades alérgicas", apuntó.

Rook dijo que otros investigadores han usado la hipótesis de la higiene para mostrar que las infecciones parasitarias pueden ayudar en el tratamiento de afecciones como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Crohn.

Por ejemplo, investigadores argentinos han demostrado que la presencia de parásitos intestinales puede moderar el avance de la esclerosis múltiple. Estudios de seguimiento indican que cuando las personas eran tratadas por su infección parasitaria, experimentaban una recaída de la EM.

Un equipo de investigación de la Universidad de Iowa halló resultados similares relacionados con la enfermedad de Crohn. Mostraron que los parásitos intestinales ayudaban a regular la reacción autoinmune que provoca el trastorno intestinal.

Por otro lado, esas revelaciones conllevan riesgos. A los médicos les preocupa que algunas personas usen la hipótesis de la higiene para abandonar una buena higiene, causando un aumento en enfermedades como la disentería y el cólera.

"La salud y la salubridad públicas han sido la mejor mejora en nuestra esperanza de vida", aseguró Grayson. "No recomendaría vivir con menos limpieza".

Por otro lado, la tolerancia a un poco de suciedad de vez en cuando no hace daño.

"Si sus hijos vuelven del jardín con un poco de lodo en las manos, no es algo malo", aseguró Rook. "No tienen necesariamente que lavarse las manos antes de comerse un sándwich".

Pero en general, es mejor mantener una buena higiene global y esperar que los científicos aclaren el asunto, aconsejó. Se están llevando a cabo estudios más grandes para determinar el mecanismo exacto mediante el cual bacterias y parásitos hacen que el sistema inmunitario modere su respuesta, dijo Rook.

"Tenemos que averiguar cómo reemplazar lo que es bueno del ambiente microbiológico al mismo tiempo que mantenemos los avances de la buena higiene, y así obtener lo mejor de ambos mundos", planteó Rook.

Más información

El Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. ofrece más información sobre el papel de microbios y bacterias en la enfermedad y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad