SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Es seguro comer copos de nieve?

Por -
¿Es seguro comer copos de nieve?
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Atrapar con la lengua los frescos copos de nieve que van cayendo y comerlos es algo casi inevitable para muchos niños, jóvenes y adultos a quienes les gusta disfrutar del invierno y de la nieve, y aunque pareciera ser algo inofensivo y sólo parte de la diversión, existen ciertos riesgos que deberías tener en cuenta.

Si bien, la nieve es una maravilla de la naturaleza, que deja a su alrededor un hermoso paisaje blanco, aún cuando no han caído al suelo, los copos de nieve pueden tener muchas bacterias y gérmenes, toda vez que para que se formen, el agua se condensa alrededor de objetos minúsculos que flotan en la atmósfera, que puede ser hollín, polvo, polen y otras minúsculas partículas que actúan como anfitriones para la formación de la nieve, según describe el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo.

De acuerdo con el Dr. Jeff Haffney, del Laboratorio Nacional de Argonne, en EE.UU., los copos de nieve pueden contener cualquier tipo de cosas que flotan en el aire, por ejemplo, las sustancias químicas que se encuentran en la lluvia ácida, las bacterias, los sulfatos, nitratos e incluso gasolina con plomo.

En este sentido, Frank Wania, investigador químico ambiental de la Universidad de Toronto, en Canadá, advierte que la atmósfera es extremadamente eficiente en el transporte de contaminantes, de hecho, se estima que los agentes tóxicos que se encuentran en la atmósfera de países como India podrían encontrarse en la nieve de cualquier parte del mundo.

Un estudio del Consejo de Seguridad de Canadá, en el que se analizaron varias muestras de nieve de todo el mundo, encontró altos niveles de bacterias. La más abundante fue la Pseudomonas syringae, una bacteria que causa enfermedades a los frijoles y los tomates, y que podría desencadenar infecciones en nuestro organismo.

Ten en cuenta que por muy blanca que se vea la nieve, la suciedad a veces no es aparente ni las bacterias visibles a simple vista. Su ingesta, además del riesgo por las bacterias y gérmenes, podría ocasionar quemaduras en la boca y los labios de los niños pequeños, y consumida en grandes cantidades, puede disminuir la temperatura central corporal.

No comas la nieve amarilla, rosa o marrón

Probablemente es una de las advertencias que has escuchado sobre el consumo de nieve. La nieve de color amarilla generalmente indica que algún animal ha orinado en ese lugar. A la nieve de color rosa, a menudo se le llama "nieve sandía", sin embargo, su color proviene de microorganismos que viven en ella y que podrían causarte un cuadro de diarrea, de acuerdo con June Fleming, autor del libro "The Well-Fed Backpacker (El mochilero bien alimentado)". Evita la nieve de color marrón y la negra, toda vez que puede estar contaminada con suciedad, barro o residuo de grasa dejados por los vehículos.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad