SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿El sexo termina o empieza a los 40?

Por -
¿El sexo termina o empieza a los 40?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Es cierto que el sexo cambia con los años, en calidad y en frecuencia pero ¿no será mucho que Miley Cyrus asegure en una entrevista televisiva que a los 40 ya no tendrá más sexo porque será vieja? ¿Qué dicen los expertos?

¿Qué hay de cierto? 

No hay dudas de que el deseo sexual cambia con los años y en muchos casos disminuye notablemente. Falta de deseo, erecciones débiles, lubricación escasa, relaciones dolorosas, pueden ser signos de la edad.

Esto se ve sobre todo en las mujeres después de la menopausia y en los hombres con los cambios producidos por una disminución de la producción de testosterona. 

Sin embargo, la gran mayoría de las personas continúan activas sexualmente y muchos de ellos aseguran vivir su sexualidad con más plenitud.

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal de Medicina de New England, alrededor de un 75% de las personas de entre 57 a 64 años son activos sexualmente. 

El autor del libro "Desnudo a mi edad: hablando en voz alta sobre el sexo en la tercera edad", el escritor Joan Price, de 70 años asegura que los comentarios de Miley nada tienen que ver con la realidad. 

En la población de 65 a 74 años ese porcentaje se redujo a un 53% mientras que un 25% de las personas de 75 a 85 años, mantenían aún relaciones sexuales. 

Las mujeres 

Algunas mujeres viven los cambios hormonales que acompañan la menopausia como dramáticos: sienten molestias al tener sexo, sofocones, sequedad vaginal y menos deseo, explica la sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla. 

Sin embargo, estas molestias pueden superarse con cremas, lubricantes y tratamientos y las creencias cada vez son más refutadas por la experiencia. 

"Al contrario, poco a poco las mujeres están reclamando su derecho a la sexualidad. Si bien envejecemos, el sexo cambia, se transforma, tiene otro ritmo pero no desaparece", agrega la sexóloga autora de varios libros de sexualidad. 

De acuerdo con datos revelados por una investigación del centro de Estudios del Envejecimiento de la Universidad de Duke, en EE.UU, el 72% de las mujeres de más de 40 años de edad reconoce haber mejorado sus orgasmos con los años. 

Los hombres 

Por su parte, los hombres también sufren cambios en su cuerpo y deseo con los años. Disfunción eréctil, falta de deseo y problemas de salud en general muchas veces interfieren con el buen desempeño sexual.

La mala noticia es que la hormona sexual masculina por excelencia, la testosterona, disminuye con la edad y puede traerte algunos síntomas como la falta de apetito sexual. 

La testosterona es además responsable del desarrollo de los testículos y la próstata así como del incremento de la masa muscular y ósea del cuerpo, el crecimiento del vello corporal. 

Se calcula que un 30% de los hombres mayores de 75 años tienen un nivel de testosterona inferior a lo normal, según la Asociación Americana de Endocrinólogos. 

Para cada problema, una solución 

"Creo en que para cada problema existe una solución", explica Price y aconseja a las mujeres simplemente a hacerlo, que los cambios vendrán después, al revés de lo que le recomendamos a los jóvenes. 

Existen lubricantes, tratamientos hormonales, fantasías compartidas, potenciadores del deseo, juguetes sexuales entre las herramientas disponibles para aumentar el deseo sexual. 

Una de las ventajas del sexo después de los 40, aseguran los expertos, es que las personas mayores en general tienen más confianza en sí mismos y conocen mejor su cuerpo, con lo que la sexualidad puede resultar hasta más satisfactoria con la edad. 

Por otro lado, la madurez permite que las cosas se hagan con más tiempo, se disfruta más el camino de las caricias y los cambios en el cuerpo nos obligan a encarar el sexo de una forma más artística, describe Rampolla. "Siempre hay cosas por descubrir", agrega.

Más información

¿Necesitas un seguro de salud?

Las embarazas y el Obamacare

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad