SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La reforma de salud: Los empleados se enfrentan a una mayor participación en los costos

Por Karen Pallarito, Reportero de Healthday -

Expertos predicen que la nueva ley impulsará cambios en los beneficios de salud subsidiados por el empleador

Los estadounidenses que tienen seguro médico mediante amplios planes de salud subsidiados por las empresas serán testigos de una serie de cambios en el diseño de los planes en 2011, y pagarán más por esa cobertura, señalan empresarios y consultores en beneficios.

"Se verán primas más elevadas y mayores contribuciones de los miembros individuales del plan", apuntó Ronald Bachman, presidente y director ejecutivo de Healthcare Visions, una firma consultora con sede en Atlanta.

"La reforma de salud no cambia el hecho de que los costos están aumentando, y esta desviación de los costos continuará entre la parte del costo que corresponde al empleador y la parte que cubre el individuo", dijo.

Los planes de salud subsidiados por empresas dan cobertura a 159 millones de personas, o al 52 por ciento de la población estadounidense, de acuerdo con un análisis de la Comisión Kaiser sobre Medicaid y los No Asegurados y el Instituto Urbano.

Los empleadores proyectan que los costos de salud aumentarán en promedio 8.9 por ciento en 2011, de acuerdo con un informe publicado el mes pasado por el National Business Group on Health (NBGH). Este año, el incremento promedio fue de 7 por ciento.

El 63 por ciento de las empresas pretende aumentar la parte del costo de la prima que cubren los empleados, en comparación con el 57 por ciento que lo hizo este año, halló la encuesta, mientras que el 47 por ciento se propone aumentar la cantidad máxima que cada empleado debe pagar de su bolsillo, frente al 36 por ciento de este año.

En 2011, más de seis de cada diez empresas ofrecerá un plan de salud dirigido por el consumidor, un tipo de cobertura que combina un plan de salud de deducible alto con una cuenta de ahorro de salud o HSA. (Una HSA permite a los consumidores pagar sus gastos médicos con dólares libres de impuestos). El número de empresas que pretende ofrecer exclusivamente este tipo de plan dirigido por el consumidor, reemplazando otras opciones de planes de salud, se ha duplicado al pasar de 10 por ciento este año a 20 por ciento en 2011.

"Proyectamos que el interés en los planes de salud dirigidos por el consumidor (CDHP), y en especial la sustitución completa de los planes, continuará creciendo en el futuro", señaló en un comunicado de prensa Helen Darling, presidenta del National Business Group on Health.

La encuesta de NBGH, que se basó en las respuestas de 72 de las compañías más grandes del país, indica que más de la mitad de los empleadores siguen adelante con los cambios en sus planes de beneficios a pesar de existir cierta incertidumbre en torno a la forma en que los nuevos reglamentos para la aplicación de la reforma de salud afectarán los planes de salud existentes.

Los crecientes costos de las prestaciones de salud se deben en parte al costo de aplicación de varios requisitos de la reforma de salud.

Una de cada cuatro empresas opina que cumplir con la reforma de salud elevará los costos de los planes de salud en 3 por ciento o más para 2011, de acuerdo con Mercer L.L.C., una firma consultora en beneficios para empleados. Cerca del 40 por ciento de los 791 empleadores encuestados por Mercer cree que la reforma de salud tendrá un modesto impacto, al elevar los costos en 2 por ciento o menos.

Las primas, deducibles y copagos o coaseguro de los empleados pueden variar ampliamente de un plan subsidiado por la empresa a otro. Incluso la serie de beneficios cubiertos podría diferir de un empleador a otro.

"Si piensa en todos los resúmenes de descripción de planes y los folletos de beneficios que describen la parte que cubre la empresa, y los pone uno encima del otro, probablemente superen en altura al edificio Empire State", dijo Bill Rosenberg, director del grupo de soluciones globales en recursos humanos de PricewaterhouseCoopers en la ciudad de Nueva York.

La reforma de salud garantiza que todos los planes de salud, incluso los planes actuales subsidiados por el empleador, ofrezcan algunas protecciones a sus miembros. Por ejemplo, si su plan de salud tiene un límite de dólares de por vida para beneficios esenciales, eso desaparecerá. Si su empleador ofrece cobertura para dependientes, pero sólo hasta, digamos, los 19 años, este requisito deberá ampliarse a adultos jóvenes menores de 26 años.

Los planes de salud que están en vigor desde la aprobación de la reforma de salud en marzo podrían ser "protegidos", o eximidos, de otros requisitos, tales como la cobertura de servicios preventivos recomendados sin variar la participación en los costos.

Aunque a los planes de salud protegidos se les permita hacer pequeños ajustes en los beneficios y costos, no pueden cambiar de compañía de seguros, recortar la cobertura, aumentar los copagos ni reducir la participación de la empresa en la prima.

"Supongamos que el empleador paga el 70 por ciento del costo del plan y el empleado el 30 por ciento", explicó Rosenberg. "El empleador podría reducir su participación en el costo en 5 por ciento. Pero no se le permite ir más allá de eso".

Sin embargo, los resultados publicados el mes pasado sugieren que las empresas no quieren estar sujetas a tales límites. El 90 por ciento de las compañías de EE. UU. esperan que sus planes pierdan el estatus de protegidos en 2014, una mayoría en los próximos dos años, de acuerdo con la firma consultora en beneficios Hewitt Associates.

"Si verá o no un incremento en los costos y la magnitud en que estos costos aumentarán dependerá de cuál era su cobertura antes de la reforma de salud", agregó Chantel Sheaks, directora de la firma consultora en beneficios Buck Consultants en Washington, D.C. Aunque las personas que tienen planes de salud más generosos podrían experimentar menos incremento, "todos pagaremos por esto", dijo.

Más información

La Kaiser Family Foundation tiene más información sobre los seguros de salud subsidiados por la empresa.

Para leer la primera parte de la serie, haga clic aquí.

Para leer la segunda parte de la serie haga clic aquí.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad