SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El insomnio despierta antojo de grasas

Por -
El insomnio despierta antojo de grasas
CRÉDITO: THINKSTOCK

Las personas que no duermen bien tienen más ansias de comida chatarra. Así lo certifica un nuevo estudio de la Universidad de California en Berkeley, que halló cuáles son las regiones de cerebro que se relacionan con la elección de alimentos y que se alteran tras una noche de insomnio.

Una noche de desvelo puede llevarte hacia la heladera, pero no para elegir alimentos saludables, sino todo lo contrario. Los científicos descubrieron que el no dormir produce deseo de comidas grasosas o harinas.

En el estudio de la Universidad de California en Berkeley, se examinaron las regiones del cerebro que se relacionan con el control del deseo de alimentos, y los investigadores creen haber encontrado la pista de cómo la falta de sueño se relaciona con la obesidad.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (FMRI), los científicos escanearon los cerebros de 23 adultos jóvenes sanos, la primera después de dormir una noche normal y luego, después de una noche de insomnio.

Y lo que descubrieron fue revelador: en las personas que dormían poco, la actividad del lóbulo frontal del cerebro (que rige la toma de decisiones complejas o pone ciertos frenos) se vio disminuida, pero hubo un aumento de actividad en los centros cerebrales más profundos, los que corresponden a las recompensas y deseos.

Además de poder verse la variación cerebral en el escaner, los participantes se mostraron partidarios de elegir aperitivos poco saludables y comida chatarra, cuando habían dormido poco.

Como conclusión, si se les daba a elegir a los participantes entre frutas y verduras o hamburguesas de alto contenido calórico, pizza y donas, elegían siempre estos tres últimos.

“Los alimentos ricos en calorías fueron mucho más elegidos cuando los participantes estaban privados de sueño. Esta combinación de la actividad cerebral alterada y la toma de decisiones, puede ayudar a explicar por qué las personas que duermen menos, tienden a tener sobrepeso u obesidad”, dijo el profesor Matthew Walker, uno de los autores del estudio.

Otros estudios han relacionado la falta de sueño a un mayor apetito, pero este hallazgo muestra cómo se produce ese mecanismo cerebral específico, y a su vez, eso explica por qué la elección de alimentos cambia para mal después de una noche de insomnio, dijo el profesor Walker.

"Dormir lo suficiente es un factor que puede ayudar a mantener un peso saludable mediante el control del mecanismo cerebral que regula la elección de alimentos adecuados”, concluyó el Doctor Walker.

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad