SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los riesgos de salud de la tecnología

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Los riesgos de salud de la tecnología

Personas que usan reproductores de MP3 se exponen a cambios temporales de la audición, que con el tiempo podrían resultar en una pérdida auditiva permanente.
La exposición a niveles nocivos de ruido en el lugar de trabajo, sonidos demasiado altos durante largo tiempo, puede conducir a una pérdida auditiva eventual al dañar las células ciliadas del oído interno.

Y lo mismo puede decirse de la música a todo volumen que se escucha a través de los reproductores de MP3, señalan los investigadores.

Para el estudio, un equipo dirigido por Hannah Keppler de la Universidad de Gante expuso a 21 personas a música de rock a través de los audífonos de un MP3, un reproductor de audio digital con archivos MP3, durante seis sesiones. Los participantes utilizaron dos tipos de audífonos y varios ajustes de volumen del reproductor de MP3.

Los investigadores evaluaron la audición de cada persona antes y después de cada sesión de una hora.

El grupo de Keppler encontró cambios sustanciales, aunque temporales, en la sensibilidad auditiva, lo que indica que el ruido afecta a las células ciliadas del oído.

La pérdida auditiva permanente "no se puede predecir a partir de un cambio temporal inicial en el umbral [de la capacidad auditiva], pero dada la reducción de la sensibilidad auditiva después de escuchar un reproductor multimedia portátil, estos dispositivos son potencialmente perjudiciales", concluyeron los investigadores.

Los hallazgos son importantes porque documentan un "cambio temporal preocupante en el umbral" auditivo asociado con reproductores de MP3, dijo Robert Frisina, director asociado del Centro Internacional de Investigación del Habla y la Audición de la Facultad de medicina de la Universidad de Rochester en Nueva York.

En combinación con otro estudio que muestra que una pérdida temporal de la audición puede conducir a un daño permanente aunque diferido de la audición, los resultados "son aún más significativos", apuntó.

"Si uno se vuelve más susceptible al daño causado por ruidos nocivos con el envejecimiento o la pérdida de audición relacionada con la edad, los reproductores de MP3 podrían ser incluso más peligrosos para los adultos de mediana edad y mayores", agregó Frisina, que no participó en el estudio

El informe aparece en la edición de junio de Archives of Otolaryngology - Head & Neck Surgery.

Un experto dice que la tecnología de archivos de música MP3 también podría ser un factor en el daño auditivo observado en este estudio.

Paul R. Kileny, director de la audiología y electrofisiología del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, dijo que además de los niveles de volumen, que pueden causar daños al oído, los MP3 utilizan un sistema de compresión para reducir el tamaño de los archivos de música, una técnica que también puede conducir a la pérdida de la audición.

"Los altos y bajos naturales de la música, que son la salvación para nuestros oídos en términos de exposición, han desaparecido", destacó. "Hay menos bajos y más altos. En cualquier pieza musical se observan menos pausas suaves que las que había en los discos de vinilo o en los CD".

Además, el efecto de colocar audífonos en los conductos auditivos varía con el tamaño del conducto, señaló Kileny. Cuanto más joven sea o menos tamaño tenga, menor será el conducto auditivo externo. Un conducto auditivo pequeño hace que la música se escuche más fuerte que si esta misma música se escucha al mismo volumen en un conducto auditivo más grande, dijo.

Para evitar la pérdida auditiva, Kileny recomienda mantener el volumen bajo y reducir el tiempo de escucha.

"Creo que escuchar música durante un periodo prolongado a un volumen máximo puede provocar pérdida de audición con el tiempo", explicó Kileny. "Es acumulativo, podría tomar entre 20 y 30 años".

Otro experto, Robert Fifer, profesor asociado de audiología y patólogo del habla de la Facultad de medicina Leonard M. Miller de la Universidad de Miami, dijo que "al oído no le importa el tipo de sonido que sea, sino qué tan alto es y durante qué tiempo se escucha".

Fifer aconseja mantener el volumen a un nivel en que pueda oír las conversaciones a su alrededor.

"Si todavía puede oír lo que dice la gente a su alrededor, está en un nivel seguro", señaló. "Si el volumen está tan alto que no puede oír la conversación a su alrededor, o si alguien tiene que subir la voz para llamar su atención a una distancia de unos 2 o 3 pies (más o menos de medio a un metro), entonces está en el rango de ruido peligroso".

Más información

Para más información sobre la pérdida auditiva relacionada con el ruido, visite el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango



 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad