SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vivir en lugares más elevados se asocia con el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante

Por Amy Norton, Reportero de HealthDay -
Vivir en lugares más elevados se asocia con el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante

Un estudio halló que las probabilidades se duplicaban, aunque sigue siendo muy raro incluso en lugares con una altitud más elevada

LUNES, 25 de mayo de 2015 (HealthDay News) -- Los bebés que viven en lugares muy elevados podrían tener un riesgo más alto de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), según sugiere un nuevo estudio.

Los hallazgos se basan en casi 400,000 bebés de Colorado nacidos entre 2007 y 2012. Los bebés de familias que vivían en un lugar con una altitud de 8,000 pies (2,438 metros) o mayor tenían un riesgo de SMSL que era más del doble que el de los bebés de familias que vivían a menos de 6,000 pies (1,828 metros).

Aunque había el doble de probabilidades, el SMSL seguía siendo raro, incuso en las altitudes más altas. Hubo aproximadamente 0.8 muertes por SMSL por cada 1,000 bebés que vivían en los lugares con la mayor altitud.

Los investigadores dijeron que los hallazgos no demuestran que las grandes altitudes realmente contribuyan a las muertes de los bebés. Pero también afirmaron que es plausible que influya el hecho de que el aire sea menos denso en esos lugares elevados.

"Se trata de un llamado para que se investigue más", dijo el investigador principal, el Dr. David Katz, profesor asistente de medicina en la Universidad de Colorado, en Aurora.

"No aconsejaríamos que las personas abandonen los lugares con una altitud mayor en función de este estudio", añadió.

Además, dijo, aunque los bebés que viven en lo alto de las montañas se enfrenten a un riesgo relativamente más alto de SMSL, aún así seguía siendo bastante bajo.

Los hallazgos del estudio fueron publicados en línea el 25 de mayo en la revista Pediatrics.

Cada año, en Estados Unidos, cerca de 3,500 bebés mueren de forma súbita, sin una razón clara, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La mayoría de esas muertes se etiquetan como SMSL, un fenómeno que los investigadores no comprenden del todo.

Pero los expertos sí saben que el entorno en que duerme el bebé es clave, dijo Katz.

En los años 90, los expertos llevaron a cabo campañas públicas para animar a los padres a que pusieran a sus bebés boca arriba al dormir, a sacar la ropa de cama blanda de la cuna, y a tomar otras medidas "para dormir con seguridad". Desde entonces, las muertes por el SMSL en EE. UU. se han reducido en más de un 50 por ciento, según la información de respaldo del estudio.

Algunos otros factores de riesgo (como fumar durante el embarazo) también se han relacionado con el SMSL, pero los investigadores sospechan que hay más factores contribuyentes. Y los nuevos hallazgos sugieren que una altitud elevada podría ser uno de ellos, indicó Katz.

Pero, enfatizó, este es el primer estudio de gran tamaño que sugiere tal cosa.

Es importante que los padres tengan en cuenta que las probabilidades de que se produzca el SMSL siguen siendo bajas, según el Dr. Marcel Deray, neurólogo pediátrico en el Hospital Pediátrico Nicklaus de Miami.

"El riesgo absoluto es muy bajo", dijo Deray, que no participó en el estudio. "No hay razón para entrar en pánico".

Además, al menos en Estados Unidos, hay pocas personas que viven a una altitud de a partir de 8,000 pies, señaló Katz. Incluso en la montañosa Colorado, solamente el 2 por ciento de las familias incluidas en este estudio vivían a dichas altitudes.

Sin embargo, en todo el mundo aproximadamente 63 millones de personas residen a tales altitudes, indicaron los investigadores.

Deray añadió que los hallazgos eran "interesantes", y que la conexión tiene sentido desde el punto de vista biológico.

Normalmente, si no se obtiene el suficiente oxígeno, el cerebro nos despierta del sueño. Se cree que los bebés que fallecen a causa del SMSL tienen una anomalía en ese sistema, explicó Deray.

"A altitudes elevadas", dijo, "ya hay hipoxia [una reducción del suministro de oxígeno]". Y eso podría aumentar el riesgo de SMSL en ciertos bebés que ya sean vulnerables, dijo Deray.

Pero eso simplemente subraya la importancia de que se tomen medidas de seguridad al dormir para todos los bebés, según Deray. En este estudio, el equipo de Katz también halló que la tasa general de SMSL en Colorado se redujo de casi un 2 por cada 1,000 bebés antes de la campaña "Back to Sleep" (A dormir boca arriba), a 0.57 por cada 1,000 en los años siguientes.

En todos los lugares elevados se observaron reducciones parecidas, según el estudio.

Katz dijo que lo mejor que pueden hacer los padres es saber cuáles son los factores de riesgo importantes y modificables del SMSL.

Deray se mostró de acuerdo. "Haga las cosas que sabemos que reducen el riesgo de SMSL", dijo. "Acueste al bebé boca arriba, en una cuna con un colchón firme, sin ropa de cama blanda, ni juguetes ni sábanas".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) tiene más información sobre dormir de manera segura.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad