SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vinculan la falta de sueño en la niñez temprana con la obesidad posterior

Por HealthDay -
Vinculan la falta de sueño en la niñez temprana con la obesidad posterior

Los problemas del sueño, como la apnea del sueño, también se asocian con el exceso de peso, halla un estudio

La falta de sueño y los problemas del sueño relacionados con la respiración parecen aumentar el riesgo de obesidad de los niños, halla un estudio reciente.

Pero lo que no está claro a partir del estudio es si los problemas del sueño en realidad provocan obesidad, o si alguna otra cosa podría explicar la asociación entre los problemas del sueño y la obesidad.

Los investigadores analizaron datos de unos 1,900 niños en Inglaterra. Los investigadores contaban con unos 15 años de seguimiento de los niños. Los que menos dormían a los 5 y a los 6 años de edad tenían un aumento de un 60 a un 100 por ciento en el riesgo de obesidad a los 15 años. (Para los niños de 5 o 6 años, menos de 10.5 horas de sueño por noche se considera demasiado poco, según los investigadores).

Los niños que dormían demasiado poco a otras edades no estaban en un riesgo más alto de obesidad, según el estudio.

Los investigadores también hallaron que una cuarta parte de los niños estaban en un riesgo más alto de obesidad debido a problemas respiratorios vinculados con el sueño, como los ronquidos o la apnea del sueño. Los que tenían los problemas respiratorios más graves asociados con el sueño presentaban el doble de probabilidades de hacerse obesos para los 7, los 10 y los 15 años de edad.

El riesgo era ligeramente más elevado en los niños cuyos problemas respiratorios relacionados con el sueño alcanzaron su punto máximo a los 5 o 6 años, pero seguía siendo entre un 60 y un 80 por ciento más alto que entre los que no tenían problemas respiratorios relacionados con el sueño.

Los investigadores no observaron si los niños con ambos factores de riesgo tenían un riesgo más alto de obesidad que los que solo presentaban uno de los factores de riesgo.

"En años recientes, la falta de sueño se ha convertido en un riesgo bien reconocido de obesidad infantil", apuntó en un comunicado de prensa del Colegio de Medicina Albert Einstein la autora del estudio, Karen Bonuck, profesora de medicina familiar y social, obstetricia, ginecología y salud de las mujeres del colegio, en la ciudad de Nueva York.

"Sabemos que el camino a la obesidad con frecuencia comienza a principios de la vida. Nuestra investigación da firmeza a la idea de que el sueño insuficiente y el TSR (trastorno del sueño relacionado con la respiración), sobre todo cuando aparecen en la niñez temprana, aumentan el riesgo de ser obeso más adelante en la niñez", añadió.

"Si se muestra de forma concluyente que las perturbaciones del sueño en la niñez provocan obesidad en el futuro, quizá sea vital que padres y médicos identifiquen pronto los problemas de sueño, de forma que se puedan tomar medidas correctoras y prevenir la obesidad. Dado que la obesidad infantil se acerca al 17 por ciento en Estados Unidos, tenemos la esperanza de que los esfuerzos por abordar ambos factores puedan tener un tremendo impacto de salud pública", concluyó Bonuck.

Una causa común del trastorno del sueño relacionado con la respiración en los niños son unas amígdalas o adenoides hipertrofiadas. Si ese es el problema, pueden extirparse quirúrgicamente. Otra causa posible es una desalineación de la mandíbula y los dientes. Ese problema se puede tratar con un protector dental o un aparato de ortodoncia.

Aprender unos buenos hábitos de sueño puede ayudar a los niños a dormir de forma adecuada, aseguró Bonuck.

El estudio aparece en la edición en línea del 11 de diciembre de la revista The Journal of Pediatrics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la obesidad infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad