SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Unos medicamentos para el TDAH son riesgosos para el corazón de algunos niños

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Unos medicamentos para el TDAH son riesgosos para el corazón de algunos niños

Un estudio encontró unas probabilidades ligeramente más altas de una arritmia cardiaca poco después de comenzar a tomar metilfenidato

MIÉRCOLES, 1 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Ritalin, un popular fármaco para tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), podría aumentar el riesgo de una arritmia cardiaca poco después de que una persona joven comience a tomarlo, sugiere un nuevo estudio.

Los niños y adolescentes a quienes se recetó metilfenidato (vendido bajo las marcas Ritalin, Daytrana y Concerta) tenían un riesgo un 61 por ciento más alto de arritmias en los dos primeros meses de uso, según un análisis de pacientes sudcoreanos.

Pero la mayoría de niños que tomen los medicamentos no deberían experimentar problemas cardiacos, enfatizó la autora principal del estudio, Nicole Pratt, investigadora principal del Centro de Investigación sobre el Uso de Calidad de los Medicamentos y la Farmacia de la Universidad del Sur de Australia.

"En el niño promedio, el riesgo de eventos cardiovasculares graves es extremadamente pequeño [de tres por cada 100,000 por año], y cualquier riesgo absoluto excesivo asociado con el metilfenidato probablemente también sea pequeño", apuntó Pratt.

El estudio tampoco probó que el fármaco provoque la arritmia.

Pero los médicos deben tomar estos hallazgos en cuenta cuando receten metilfenidato a un niño, añadió Pratt.

Los niños con una enfermedad cardiaca congénita existente son los más afectados por el fármaco, con un riesgo de más del triple de problemas con el ritmo cardiaco, encontró el estudio.

"Se debe vigilar la presión arterial y el ritmo cardiaco de los niños que tomen estos fármacos, para ayudar a mitigar el riesgo potencial", planteó Pratt. "Los profesionales sanitarios también deben tomar en cuenta el equilibrio entre los riesgos y los beneficios en los niños con antecedentes de enfermedades cardiacas o que tomen medicamentos que afecten [al ritmo cardiaco], sobre todo si los síntomas de TDAH son leves".

El Ritalin estimula al sistema nervioso central, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Se han planteado preocupaciones de que los estimulantes, como el metilfenidato, puedan afectar a la salud cardiaca, señalaron los autores del estudio.

Y se ha mostrado que otros estimulantes afectan a la frecuencia y al ritmo cardiaco, dijo el Dr. Kabir Bhasin, director de educación clínica de electrofisiología cardiaca del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Les decimos a los pacientes cardiacos que eviten cosas como la cafeína", apuntó Bhasin. "Claramente, el metilfenidato es un estimulante más potente que la cafeína, pero se trata del mismo principio orientador".

Dos estudios anteriores a gran escala en EE. UU. mostraron "señales muy sutiles de que esos medicamentos podrían tener cierto grado de toxicidad cardiovascular", añadió Bhasin.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 31 de mayo de la revista BMJ.

Más o menos la mitad de los niños de EE. UU. diagnosticados con TDAH en 2011 (unos 3.5 millones de niños) recibieron un estimulante (normalmente metilfenidato) para el tratamiento, escribió en un editorial que acompaña al estudio en la revista John Jackson, epidemiólogo de la Universidad de Harvard.

Pratt y sus colaboradores examinaron los posibles efectos nocivos del metilfenidato usando datos de la Base de Datos Nacional de Seguros de Salud de Corea del Sur de más de 114,600 niños de 17 años o menos de edad que habían recibido recientemente una receta de un medicamento para el TDAH.

Entre esos niños, ocurrieron 1,224 eventos cardiacos entre 2008 y 2011: arritmias cardiacas, hipertensión, ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) e insuficiencia cardiaca.

Encontraron que los niños presentaban la máxima vulnerabilidad en los dos primeros meses de tomar metilfenidato.

El riesgo más alto fue en un plazo de tres días tras el inicio de tratamiento, más o menos el doble que en los periodos en que los niños no tomaban metilfenidato.

Los investigadores no encontraron un aumento significativo en el riesgo de ataque cardiaco en esos niños, y tampoco ningún aumento en el riesgo de hipertensión, ACV o insuficiencia cardiaca.

"Siempre les he dicho a los padres que hay que sopesar las ventajas y las desventajas, basándose en la gravedad de la enfermedad", comentó Bhasin. "Si alguien tiene un TDAH muy grave y esta de verdad es la única opción de tratamiento, hay que tomarlo en cuenta. Pero ya hace un tiempo que sabemos que este fármaco no es tan efectivo como se pensaba al principio, así que siempre que es posible les digo que lo reserven como última opción".

A pesar de los hallazgos, Pratt dijo que los padres no deben dejar de darles el medicamento a sus hijos. Los médicos retiran gradualmente el metilfenidato a los pacientes, dado que la descontinuación repentina de su uso puede provocar una depresión grave, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

"Los padres no deben parar el medicamento, sino hablar sobre este estudio y sus preocupaciones con el médico o pediatra", apuntó Pratt. "Hay que vigilar de cerca cualquier señal o síntoma de efectos cardiacos en los niños".

Más información

Para más información sobre los medicamentos para el TDAH, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad